Noticias

International Games: 10 países con industria de videojuegos

No todo es Japón, Estados Unidos e Inglaterra: hay otros países con una gran industria.
Avatar de Jeremias Curci

Por: Jeremias Curci

Estamos acostumbrados a hablar siempre de las mismas industrias de desarrollo: Estados Unidos, Japón, Francia, Reino Unido. ¿Pero qué pasa con el resto de los países? También existen industrias saludables, responsables de algunos de los juegos más rompedores de los últimos tiempos, con historias muy interesantes que merecen la pena ser descubiertas. Desde luego, es imposible compactar tanta historia, tantos estudios y creaciones en un par de párrafos.

Con las disculpas anticipadas que pido a aquellos que no están mencionados en este artículo, aclaro que la idea es dar un pantallazo global sobre industrias emergentes o aquellas que ya están establecidas con muchísima fuerza. ¿Cuáles son? Acompáñenme en este viaje alrededor del globo.

Corea del Sur

Corea del Sur

10

Corea del Sur

¿Quién diría que la segunda potencia en juegos MMO a nivel mundial estaría atravesando un momento tan duro como éste? Increíble, pero cierto. El desarrollo en Corea del Sur está atravesando una etapa de crisis, por su poca habilidad para aggiornarse a un mercado que ha cambiado en sus hábitos de consumo y plataformas.

Corea del Sur tiene exponentes muy importantes, como Nexon, NCSOFT, Gravity Corp y Come2US, con juegos como Lineage, Guild Wars, A.V.A., Warlord y tantos otros más. La mayoría son MMORPGs con potentes motores gráficos, profundas mecánicas y pioneros en el modelo freemium o free to play de financiamiento.

Justamente ahí reside la mayor debilidad del mercado, que hasta el momento se ha visto imposibilitado de abordar nuevas formas de financiación, agotando recursos al desarrollar juegos cargados en gráfico y densidad para una audiencia que busca experiencias más simplificadas, o incluso, en el mundo de los dispositivos móviles. Así es que ha caído el índice de ganancias en los últimos años.

Australia

Australia

9

Australia

Lo de Australia es un caso bien atípico: supo tener una industria muy robusta, cuyos mayores exponentes fueron Team Bondi y 2K Australia, quienes en ocasiones tenían sus propiedades pero que la mayor fuente de ingresos tenía que ver con contratos a plazo fijo; talento en alquiler. El cierre de estos estudios insignia estuvo en sintonía con el reviente de la burbuja del desarrollo de fichines en 2012, decayendo en un 80% en el total de ingresos percibidos como también en la cantidad de empleados activos en un mismo porcentaje. Fue una auténtica debacle.

Desde ese entonces el gobierno ha tomado distintas medidas que han sido discutidas arduamente por los distintos partidos en la cúpula de mando: el famoso Fondo Australiano de Juegos Interactivos y distintas medidas fiscales con el objeto de apoyar y fomentar el desarrollo de la industria local. Y a pesar de que este fondo tuvo un recorte de casi el 50 por ciento, el desarrollo australiano sigue creciendo desde entonces, encontrando una nueva etapa comercial y por qué no decirlo, de identidad, con propiedades intelectuales originales y autóctonas.

Este nuevo florecimiento está dado por empresas que pegaron fuerte como Hipster Whale (Crossy Road), HalfBrick (Fruit Ninja), League of Geeks (Armello) y Defiant Development (Handof Fate). Todos los juegos apuntan a distintos mecanismos de comerciales, todos ellos exitosos. Sin embargo, el aporte más grande de este nuevo boom, más allá de que se lograron revertir los números negativos, es la creación de una nueva iniciativa por parte del gobierno llamada The Arcade: un espacio de trabajo compartido para dar apoyo a las pequeñas y medianas compañías dedicadas al desarrollo de juegos.

Ucrania

Ucrania

8

Ucrania

La industria de desarrollo en Ucrania está marcada por varios factores. Vamos primero con los positivos, que en realidad tienen un nombre en común: GSC Game World. La compañía fundada en 1995 fue seminal para una industria que debió hacerse lugar a través de las vicisitudes económicas y sociales de un país complicado, que sigue viviendo los cimbronazos post Unión Soviética.

GSC Game World encontró la aprobación de los fans con Cossacks: un juego que tomaba muchísimos elementos de Age of Empires, pero que contaba con elementos suficientes que lo hacían único en su clase. Fue en el año 2005 que llegaron a un público masivo con el primer S.T.A.L.K.E.R., una franquicia que se volvería mítica. Un año más tarde, sin embargo, parte del equipo decidió dar un paso al costado para fundar 4A Games: responsables de la excelentísima saga conocida como Metro.

Un montón de factores distintos más allá de las situaciones concretas del país hicieron que estos grandes estudios cierren sus puertas, dando un ejemplo concreto de todo lo que uno no debería hacer a la hora de gestionar empresas de este tipo; además de asociaciones no muy fructíferas, como las que 4A tuvo con THQ. La actualidad de la escena ucraniana tiene a GSC y a 4A Games con Cossacks 3 y un juego no anunciado respectivamente; habrá que ver qué tan bien les va en este nuevo ciclo.

México

México

7

México

Resulta llamativo, cuanto menos, que uno de los países más importantes del cono sur (de hecho, después de Brasil es el mercado más grande de Latinoamérica) en términos de fichines sea el que menos se animó a aportar su talento a través de la creación de juegos. La industria del desarrollo de fichines en México es relativamente joven, pero según se puede observar, está tratando de ponerse a tiro de la manera más rápida posible.

El estudio más longevo en la escena mexicana fue Evoga Entertainment, responsables de Lucha Libre AAA 2010: editado para consolas, dirigido a un público masivo, tras una buena cantidad de años de desarrollo. Pero no fueron ellos los que encendieron la llama del interés, sino que fue el boom del desarrollo independiente, con Braid, Fez y Super Meatboy a la cabeza.

Distintos organismos como la Electronic Software Association, en conjunto con el gobierno Mexicano fomentaron el crecimiento de una industria que hoy rebosa de grandes prospectos independientes. A través de distintos game jams y certámenes con premios, cursos y capacitaciones, el desarrollo de juegos se convirtió en algo viable para todos los interesados. El caso de éxito más grande es el fenomenal Kerbal Space Program, rompedor en ventas en Steam y con versiones consoleras en el horizonte.

Se suman además Militant, de Xibalba Studios, Randall, de We the Force, Realm, de Authentic Ilusions y BitUp, de Cosmogonia. En su mayoría, juegos que abordan distintas temáticas desde una perspectiva bidimensional con un nivel artístico deslumbrante, que llegarán a consolas como PlayStation 4, Vita, Xbox One y Steam: si hay algo que no pude decirse, es que la nueva camada de desarrolladores no apunta alto; todo lo contrario. La industria mexicana de videojuegos es joven y tiene todo por delante, pero posee sólidos cimientos y lo más importante, una identidad bien marcada.

Alemania

Alemania

6

Alemania

Uno de los mercados más saludables del mundo en cuanto al fichín se refiere es sin lugar a dudas, el alemán. Según un censo que data de 2013, la mitad de la población consume videojuegos y de esa mitad, el 70% son jugadores que pagan por sus juegos, donde el gaming en PC y consolas prevalece como lo más popular, más allá del boom de los dispositivos móviles. Esto hace que, naturalmente, también sea terreno propicio para compañías. En la actualidad, hay más de 320 empresas fundadas de toda clase de envergadura, empleando a más de 10.000 personas.

Por esto es que poco a poco, Gamescom se convirtió en una cita obligada para cualquier entusiasta y por sobre todas las cosas, para cualquier compañía que quiera figurar en las primeras planas del mundo del videojuego: Gamescom forma parte integral del plan comunicacional de empresas como Sony y Microsoft, quienes se guardan bombazos para sorprender allí mismo.

En cuanto a las compañías más importantes, tenemos a Crytek, que si bien no es el gigante que supo ser, sigue dando que hablar con su motor gráfico, además de legar sagas como Far Cry, Crysis y Ryse: Son of Rome. Deep Silver se convirtió en uno de los publishers más grandes; Kalypso por su parte funciona como desarrollador y publisher con juegos como Tropico 5, Omerta o Dungeons 2. El desarrollo para móviles y juegos web tiene a un gigante como Wooga, responsable de un montón juegos famosos para Facebook. O Daedaelic, un monstruo del desarrollo y publicación de algunas de las aventuras más grosas del estilo point and click moderno: en Alemania, hay algo para todos.

Finlandia

Finlandia

5

Finlandia

Si pensamos en Finlandia, lo primero que se nos viene a la cabeza es lógicamente, Nokia. Y no está mal porque justamente, es una de las empresas más fuertes y significativas del país, que se fueron gestando paulatinamente alrededor del éxito de este gigante de la telefonía celular.

Supercell y Rovio son las empresas más grandes de la actualidad: dos gigantes del desarrollo para teléfonos móviles, con Clash of Clans y Angry Birds respectivamente, aunque también hay talento para las consolas mayores, de la mano de estudios independientes como Housemarque (Super Stardust, Resogun), Frozenbyte (la serie Trine y Shadwen) y talento para las ligas mayores, como Remedy Entertainment (Max Payne, Alan Wake y Quantum Break).

Se trata de una de las industrias de más rápido crecimiento en los últimos años, con más de 150 estudios fundados en los últimos cinco años, alcanzando un crecimiento global de más de un billón de dólares, quebrando un récord el año pasado. El futuro de la escena de desarrollo en Finlandia es sumamente prometedor, cuyos prospectos ya le dieron doscientas mil vueltas a la viborita de Nokia.

España

España

4

España

La península ibérica tiene uno de los grandes exponentes actuales del desarrollo: por un lado, MercurySteam, responsables del revival tridimensional de Castlevania con la serie Lords of Shadow y por el otro, Tequila Works, responsables por su parte del genial Deadlight y en estos momentos, del enigmático Rime. Y aunque son dos prospectos súper interesantes, palidecen respecto a lo que fue la industria del país, otrora una de las más atractivas del mundo.

Para hablar de España como uno de los epicentros de la industria, tenemos que subirnos al DeLorean y viajar hacia los años ochenta, década que tuvo lo que muchos conocen como la Edad Dorada del desarrollo de videojuegos en España. De todos los estudios que florecieron, el más popular y exitoso fue Opera Soft, que sacudieron los cimientos con la genial aventura llamada Livingstone, Supongo, para luego explotar con el popular La Abadía del Crimen: una suerte de juego no oficial de El Nombre de la Rosa.

El suceso de Opera Soft allanó el terreno para el desembarco de otras empresas que también brillaron una década más tarde: Dinamic Multimedia con un amplio catálogo de soft con sus conocidísimos simuladores de gestión deportiva, tales como PC Fútbol o PC Basquet; Dinamic Software con juegos como Hundra, Phantomas o Arctic Moves; Péndulo Studios con la serie Runaway y Hollywood Monsters, o Pyro y la recordada serie de Commandos.

Los años 2000 tuvo al cierre de compañías y extrañas transiciones de capitales como protagonistas, que resultaron en el colapso de una industria que supo ser gigante. La escena de desarrollo española sigue en pie al día de hoy gracias a la obra de los dos estudios mencionados al inicio, además de algún que otro creador independiente como Fran Téllez de Meneses, responsable de UnEpic. ¿Volverán esos tiempos de gloria? Más allá de ciertas facilidades que da el estado Español, parece muy complicado.

Polonia

Polonia

3

Polonia

Otro de los grandes núcleos de desarrollo a nivel global se da en Polonia: un país que supo sobreponerse al impacto que tuvo la Segunda Guerra Mundial, la cual dejó secuelas que se extendieron incluso hasta en la década de los ochenta. En aquellos tiempos, había varios emprendimientos que, aunque querían meterse en el desarrollo, hicieron sus primeras ganancias a través de la localización y modificación de juegos por izquierda, y la piratería.

CD Projekt Red era uno de esos pequeños emprendimientos, al igual que Techland, aunque para el año 1987 todo cambió, y en un intento por amigarse con la Unión Europea, el gobierno promulgó una ley que convertía a la piratería en un crimen penado por la ley. Así es como se desintegraron muchas de las empresas, salvo aquellas como CD Projekt o Techland, que supieron adaptarse a las nuevas reglas de juego, convirtiéndose en algo mucho más importante.

Los siguientes gobiernos ayudaron bastante: en Polonia, el desarrollo de videojuegos es una actividad muy valorada. Existen diversos programas estatales para fomentar la industria; incluso una bolsa de valores donde inversores pueden apostar por los prospectos más prometedores, como los genios de 11 bit con This War of Mine.

De hecho, en 2012 Obama visitó Polonia, y el jefe de estado le presentó a uno de los capos de CD Projekt RED, quien le regaló una copia especial de The Witcher 2. ¿Cuánto nos dice eso de lo importante que es la industria para el país? Además de los creadores de The Witcher, tenemos a los mencionados Techland con Dead Island y el fenomenal Dying Light; People Can Fly con Painkiller y participaciones en los primeros Gears of War, TopWare uno de los grandes publishers y desarrolladores de la región, sin dejar de mencionar a Bloober Team, indies creadores de Layers of Fear. Polonia, de esta forma, se posiciona como uno de los paraísos para cualquiera que decida dedicarse al desarrollo de fichines.

Argentina

Argentina

2

Argentina

Argentina también tiene industria del videojuego. Sus orígenes datan desde los ochentas y noventas, pero el primer estallido vino de la mano de la crisis económica de 2001. Por la devaluación, Argentina se volvió un país con talento y un precio competitivo, haciendo que la tercerización y exportación de talento se vuelva algo más factible para las empresas extranjeras que, en tiempos de cambio equitativo respecto al dólar, veían en Argentina una plaza imposible.

Compañías como Sabarasa, Three Melons, QB9 y NGD fueron algunas de las primeras en realizar juegos para el exterior y algunos originales como el famoso Regnum Online. Luego llegaron empresas como Globant (donde reside una de las tres bases globales de testing de Electronic Arts) o incluso Gameloft para el desarrollo de juegos mobile: la industria argentina empezaba a dar signos de posibilidades y oportunidades.

Hace ya algunos años, la realidad es muy distinta. Si bien hay tercerización, también hay muchos juegos originales. Desde juegos como Project Root y DOGOS (publicados en consolas y PC) del longevo estudio OPQAM, el aclamado Storyteller (y el prometedor Ernesto) de Daniel Benmergui, Okhlos de Coffee Powered Machine, Doorways de Saibot Studios, las aventuras de Senscape y el prometedor Asylum, Sixt Vowel con el genial Element Space, Blue Rider de Ravegan, el bombazo de Master of Orion de NGD y tantos otros más, nos hablan de una industria que, de menos a más, se anima a mostrar sus ideas, obteniendo el reconocimiento del ámbito internacional.

Suecia

Suecia

1

Suecia

El país escandinavo se fue convirtiendo paulatinamente en uno de los epicentros de la industria actual del videojuego a nivel global. Como en la mayoría de los países de Europa que hoy forman parte activa de la escena, Suecia tuvo sus inicios con pequeñas compañías que se dedicaban a exprimir al máximo las acotadas cualidades técnicas de equipos como Amiga. De allí surgió Digital Illusions (DICE) con su primer fichín, Pinball Dreams.

Suecia además posee un sentido cooperativista: creen en el suceso grupal, no personal. Esta filosofía está aplicada a rajatabla en el ámbito del desarrollo. El éxito de DICE fue fundamental para la actualidad de la industria sueca, ya que fue gracias a las reuniones, game jams y capacitaciones que hicieron (y continúan haciendo) que surgieron compañías como King, Mohjang, y tantas otras más.

La diversidad es otro de los factores más importantes de la industria del fichín en Suecia: estudios de primera línea como DICE (Mirror’s Edge, Battlefield, Battlefront, el motor Frostbite), Avalanche Studios, Overkill, Paradox Entertainment (gigantes en la estrategia), Starbreeze, entre otros, como también empresas como King (reyes del mundo móvil con Candy Crush a la cabeza), o indies que buscan experimentar nuevos horizontes como Dennaton Games (Hotline Miami), Simogo (alucinantes experiencias en móviles), Frictional Games o Coffe Stain. De todo y para todos, en una industria que sigue creciendo en todos los aspectos posibles.

En esta nota
  • international games
  • industria del videojuego