Noticias

Inflados: 10 juegos que la crítica aplaudió y hoy nadie quiere jugar

Hay juegos que la crítica adoró en su lanzamiento, rompieron récords en Metacritic pero pasada la emoción del momento quedaron en el olvido. ¿Tenes ganas de jugar a alguno de estos?
Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

Hoy les traigo la contracara del artículo anterior, en el que hablábamos de esos juegos incomprendidos que hoy en día son considerados de culto y, en algunas ocasiones, hasta una obra maestra. Y si bien el título puede sonar un poco escandaloso, porque tampoco es que no haya persona en el mundo con ganas de jugarlos, este listado está lleno de juegos que fueron considerados (y hasta han ganado) para el premio de “El Juego del Año” sólo para perder lustre con el paso del tiempo. La crítica no es más que un punto de vista informado y, en algunas ocasiones, los espejitos de colores y la chapa de pertenecer a una franquicia legendaria nos juega una mala pasada a la hora de analizar. Y de la misma forma solemos tener todas las luces prendidas para ver lo negativo en esas franquicias que nos resultan nuevas o ajenas. Por eso les propongo repasar estos 10 GOTYs que han perdido el brillo y al final de cuentas no eran tan perfectos como pensábamos.

Doom 3

Doom 3

10

Doom 3

En 2004 el Benchmark de la calle definía tu PC en: “Corre Doom 3” y “No puede correr Doom 3”. No exagero si digo que fue uno de los juegos más esperados y nunca voy a olvidar la emoción de ver que mi PC podía correrlo. Todos querían jugarlo, pero cuando finalmente lo hacían se daban cuenta de que la acción no estaba por ningún lado. Las críticas hablaban maravillas de la nueva obra de id Software, de su ambientación y su propuesta orientada al Survival Horror, pero los fans de Doom queríamos reventar cabezas a toda velocidad con nuestra escopeta de doble cañón. Con esto no quiero decir que Doom 3 sea malo, todo lo contrario, con el tiempo lo aprendí a querer, pero de ninguna manera merece los 87/100 que ostenta en Metacritic. Les digo algo más, el último Doom (que realmente es glorioso) tiene dos puntos menos que Doom 3, ¿no les suena a injusticia?
The Witness

The Witness

9

The Witness

The Witness es una propuesta original, algo diferente dentro del género de puzzles que nos invita a explorar una isla y resolver una infinidad de desafíos poniendo a prueba nuestro intelecto. El motor gráfico es realmente hermoso y tiene algunos de los mejores acertijos que vi en mi vida, ¿pero saben qué? El amor dura poco, porque es críptico como pocos. Nunca nos dan las bases del juego, no nos proveen de un contexto ni una dirección, nos dejan solos vagabundeando por el bellísimo escenario mientras nos rompemos la cabeza intentando descifrar por qué esa bolita negra no va en ese agujero cuando en el ejemplo anterior lo resolvimos así. La crítica lo amó, y es un juego que puede cautivar en cuestión de minutos, pero hoy en día se juega poco justamente porque no es divertido de jugar, sino que es frustrante como pocos. Cuando no sabemos qué más hacer hay dos caminos: abandonarlo o rendirse a ver soluciones en YouTube, y créanme que la mejor es la primera, porque lo único bueno de The Witness es la sensación de satisfacción cuando entendemos uno de sus puzzles. Para los curiosos, aún tiene 87/100 en Metacritic, y me pregunto: ¿Cómo nadie remarcó todas estas cosas en su momento?
Dragon Age: Inquisition

Dragon Age: Inquisition

8

Dragon Age: Inquisition

El mejor RPG del año, de hecho el “Mejor Juego del año” en el 2014 fue para Dragon Age: Inquisition. La generación actual de consolas estaba en pañales y estaba buscando su próximo gran juego. Los RPGs tradicionales aún escaseaban en el mercado y, con una mano en el corazón, es un buen juego. No solo es un buen juego, sino el mejor de la saga, pero esa es mi opinión. Sin embargo el hecho de ser bueno no lo hace merecedor de los puntajes perfectos que recibió en la mayoría de los medios. Sí, se deja jugar y es un salto increíble de calidad con respecto a las dos primeras entregas, pero es aburrido y genérico como pocos. Tiene misiones secundarias soporíferas y su verdadero final está bloqueado por un DLC pago. Hubo grandes juegos ese año, de hecho dentro del mismo género, que fueron obviados por no ser tan accesibles para todo el público. Sin embargo Inquisition puede quedarse durmiendo en sus 89/100 de Metacritic, porque es el clásico juego que todos empiezan y abandonan antes de terminar el primer mapa.
Final Fantasy XIII

Final Fantasy XIII

7

Final Fantasy XIII

Esta es una historia de amor y decepción. De promesas incumplidas y fracasos estrepitosos. En cada consola generación Squaresoft nos bendecía con una nueva entrega de su saga emblema. Y tras largos años de espera Final Fantasy XIII estaba a la vuelta de la esquina. El apartado técnico nos dejó maravillados, la música y los escenarios nos tenía enamorados y la historia (a pesar de utilizar nombres difíciles de recordar y pronunciar) era cautivadora. Así también recibió los puntajes altos con los brazos abiertos, pero lo que pocos se animaron a decir fue que el juego era aburrido como pocos. Si les digo “pasillero” estaría subestimando su inteligencia, porque no hay forma de perderse en el primer Final Fantasy en el que solo hay que ir hacia adelante, en el que no hay exploración ni bifurcaciones que tomar, en el que el “auto combat” hace todo el trabajo a la hora de pelear y ni siquiera podemos estrategizar con todo el party. Al final del día era la historia la que nos mantenía jugando y, por si esto fuera poco, cuando finalmente se abre el juego es cerca del final y sólo nos invita a grindear por experiencia porque los últimos tramos de la historia se ponen bien picantes. En mi opinión (y la de muchos otros fanáticos) es el peor de toda la saga, de hecho tiene dos continuaciones que son infinitamente mejores.
Mass Effect 3

Mass Effect 3

6

Mass Effect 3

Todos íbamos a comprar Mass Effect 3 a como dé lugar. No había gamer en su sano juicio, al menos entre los que habían jugado la saga (aunque sea solo la entrega anterior), dispuesto a perderse la conclusión de la historia del Comandante Shepard. Y es que Mass Effect nos permitió llevar las aventuras roleras al espacio de la mejor manera posible, creando un universo a la altura de la mejor obra de ciencia ficción y permitiéndonos tomar decisiones importantes en el proceso. Su antecesor había sido realmente uno de los mejores juegos de la última década, y lo sigue siendo, pero Mass Effect 3 no califica por encima del 8/10. Y claro que es un buen juego, mi crítica no viene por el drama de los finales ni la vergonzosa actitud de la comunidad que llevó a que Bioware haga un parche cambiándolo todo, sino a que la esencia del anterior se había perdido. La historia perdía continuidad, el aburridísimo modo multijugador cobró una importancia inusitada para el final verdadero de la campaña y la conclusión nos dejó con sabor a poco. Sí, el combate había mejorado, ¿pero a qué precio? Hoy en día sigue ostentando sus 91/100 en Metacritic, pero les aseguro que muy pocos estarán pensando en rejugarlo.
Halo 3

Halo 3

5

Halo 3

El cliffhanger con el que nos dejaba el final de Halo 2 garantizó que su continuación venda una increíble cantidad de copias. De la misma manera todos estábamos esperando una aventura colosal, que cierre la trilogía original de Master Chief, que nos vuele la cabeza y nos lleve al nirvana gamer. Todas las críticas coincidieron en que era un 10/10, no había nada malo que decir de la conclusión de la saga y para Microsoft y Bungie el mundo era color de rosa. La verdad es que nos entregaron más de lo mismo, con algunas mejoras obligatorias y un modo multijugador mejorado. De hecho, más allá del cierre argumental, lo que salva a Halo 3 es el modo online. Pero hoy en día ya no vale la pena jugar ese modo, no al menos teniendo otras iteraciones más modernas que hacen un trabajo más acorde a los tiempos que corren. Metacritic nos dirá siempre que Halo 3 es un 94/100, pero si nos sentamos a jugarlo hoy veremos que es un buen juego pero de ninguna manera uno casi perfecto.
Call of Duty: Modern Warfare 2

Call of Duty: Modern Warfare 2

4

Call of Duty: Modern Warfare 2

Cuando Infinity Ward llevó a Call of Duty al futuro cercano revolucionó la saga y la elevó por encima de la media. Por eso su continuación nos tenía a todos soñando despiertos, y todo ese hype se tradujo en puntajes perfectos por doquier. Según Metacritic es un juego sin fallos, ostentando un 94/100 y siendo recordado por los fanáticos como una maravilla del gaming. Es fácil pensar así si solo lo comparamos con la propia franquicia, que tiene una buena cantidad de juegos mediocres gracias a la frecuencia anual con la que sacan sus juegos, pero si vemos cuál es la propuesta real de Modern Warfare 2 veremos que no sólo es “más de lo mismo”, sino que todo lo que ganábamos en espectacularidad lo perdíamos en control, en el juego mismo. Hoy en día podemos verlo tal y como siempre fue, un buen shooter que dura 5 horas y nos deja la misma sensación de haber visto una linda película de acción, eso sí, con momentos jugables.
Bioshock Infinite

Bioshock Infinite

3

Bioshock Infinite

Kev Levine y la máquina de hacer GOTYs. Nadie esperaba menos del creador de uno de las mejores experiencias narrativas de la generación pasada. Y es que el Bioshock original era la mezcla ideal entre un shooter arcadoso (que nos querían vender como profundo y con rasgos de RPG) y un plot complejo dentro de una ciudad submarina abandonada. Levine quiso subir la apuesta y soñó a lo grande, llevando esta vez el contexto hacia los cielos. Una ciudad flotando en las nubes donde una utopía se llevaba a cabo con éxito. Pronto la verdadera cara de Columbia quedaría en evidencia, tanto argumental como lúdicamente, pero muy pocos se animarían a criticarlo. La realidad es que mientras todo se ve y se escucha espectacular, y la historia realmente es increíble, el apartado jugable de Bioshock Infinite hacía agua por todos lados. Secciones narrativas y pasilleras dan paso a zonas abiertas en las que debemos aguantar oleada tras oleada de enemigos, y ni siquiera es necesario usar todos los tónicos ya que con un par bien usados podemos arrasar a la gran mayoría de los oponentes. En su camino a la grandeza Bioshock perdió el componente lúdico y no merece los 94/100 que tiene en Metacritic, por eso es que el sistema de puntuación termina siendo perjudicial.
LittleBigPlanet

LittleBigPlanet

2

LittleBigPlanet

La obra de Media Molecule conquistó los corazones de una base de usuarios que buscaban encarecidamente justificar la compra de su PlayStation 3. En 2008 Sony aún luchaba por conseguir franquicias rompedoras y el plataformero protagonizado por simpáticos muñecos de trapo parecía tenerlo todo. Nos dejaba crear nuestros propios niveles e incentivó una comunidad de creadores que hacían hasta juegos dentro del mismo juego. Pero su punto más fuerte era su hermoso apartado técnico que parecía hecho de recortes de cartón y lana, enamorando a grandes y chicos a primera vista. Pero la verdad es que, si no teníamos ganas de crear niveles, era un plataformero de lo más mediocre. Jugar online de a 4 jugadores provocaba risas al comienzo y terminaba todo en un ataque de nervios, los controles eran imprecisos y la detección de colisiones fallaba generando muertes innecesarias y volviendo un infierno las secciones de plataformas más puras. Hace 10 años la crítica se encargó de decirnos que era un sueño hecho realidad, pero con el paso del tiempo fue quedando en el olvido, sepultando así las posibilidades de su tercera parte y seguramente el futuro de la saga.
The Legend of Zelda: Twilight Princess

The Legend of Zelda: Twilight Princess

1

The Legend of Zelda: Twilight Princess

Nintendo es intocable, todo lo que hace es de oro puro, tiene un ejército de fanáticos en todo el mundo que está siempre listo para elevar todos los juegos de sus franquicias clásicas al estrellato. De hecho, y aunque me pese admitirlo, cuando sale un nuevo Mario o Zelda internamente espero la perfección (y a veces me decepciono justo por eso). Pero la realidad es muy diferente, la gran N no es infalible ni siquiera en sus sagas emblemáticas. Twilight Princess fue lanzado en simultáneo para Gamecube y Wii en 2006 y todas las reseñas decían que era “perfecto”, de hecho fue el juego con mejor puntuado en Metacritic durante un buen período de tiempo. Pero con el paso del tiempo comenzaron a salir las críticas, porque en realidad es un gran juego pero de ninguna manera era la panacea que nos quisieron vender. Las secciones de Link transformado en lobo son tediosas y demasiado largas, el mundo es enorme pero está absolutamente vacío, no incluyó voice acting (tuvimos que esperar a The Breath of the Wild para verlo finalmente) y la banda sonora ni siquiera estaba orquestada. Pero más allá de los gustos de cada uno, si sacamos del medio al nefasto Zelda 2 de NES, está considerado el peor de toda la franquicia y todos sabemos que la saga no tiene demasiados juegos que ameriten un 96/100.
En esta nota
  • gaming
  • incompredidos o supervalorados
  • inflados

Comentarios