Tops

GAMING 2018: Mejor Boss

Los monstruos. Los jefes. Las gordas. Esas pesadillas que nos esperan al final de cada nivel también se merecen un premio.

Avatar del

Por: Malditos Nerds

GAMING 2018: Mejor Boss

GAMING 2018: Mejor Boss

Los bosses (jefes de final de nivel) nacieron en la década de los ‘80 para robar nuestras escasas moneditas en los salones de fichines. Son el pico de un nivel perfecto, el examen final para las habilidades que fuimos entrenando hasta ese momento. Estos son los cinco mejores del año, y salen de juegos de acción en 3D, de RPGs, y de ambiciosos mundos abiertos.

GAMING 2018: Mejor Boss

5

Medusa (Assassin’s Creed Odyssey)

Assassin's Creed Odyssey se despechó con varios jefes interesantes, los mejores de ellos opcionales, y si vamos a elegir solo uno, ese será la Medusa, la más poderosa de las criaturas griegas, que libra una batalla digna del end-game de un buen videojuego.
¿Qué es lo más icónico de la Medusa? Si tenés una mínima idea de mitología griega, probablemente hayas pensado en seguida en su habilidad de petrificación. Ubisoft trasladó de manera muy interesante el mito a las mecánicas, dándonos una pelea contra jefe muy vertiginosa. Medusa nos lanza soldados petrificados y busca convertirnos en piedra con su mirada petrificadora. Si logra convertirnos en piedra, no morimos –lo cual hubiese convertido a la pelea en un “prueba y error” estresante–, sino que podemos seguir moviéndonos y peleando, aunque con los movimientos más de pata dura que viste en un Assassin’s Creed. La pelea, al final, es divertida y desafiante. Junto al Cíclope, Medusa es la jefa más memorable del juego. (Florencia Orsetti)

GAMING 2018: Mejor Boss

4

Pereza (Darksiders III)

Aún con todos los problemas que presentó en su lanzamiento esta secuela de bajo presupuesto disfrazada de AAA, el estudio Gunpoint games hizo honor a la saga en lo que a jefes de final de nivel respecta. La misión de la jinete Furia es cazar a los siete pecados capitales, libres en el mundo de juego, y cada una de las peleas es satisfactoria a su manera. Codicia es un “hoarder” que salta a atacarnos de entre sus pilas de basura. Envidia acumula odio que nos lanza en forma de explosión de energía. Gula es tan grande que solo al final de la batalla veremos su cuerpo completo, pero el mejor de todos es Pereza, un diseño brillante, grotesco, y cargado de humor negro.

Pereza es una especie de escarabajo obeso, que no está particularmente interesado en pelear con Furia, y durante la mitad de la pelea ni siquiera se mueve de su trono, arrastrado por un ejército de cangrejos que protegen a su jefe de los ataques de la jinete. Aún en sus fases finales, los ataques de Pereza se mantienen poderosos pero pensados, cansinos, mientras el Pecado intenta convencernos de abandonar tanto tedioso combate. A juzgar por el esto del juego, un poco de razón tiene. (Ignacio Esains)

GAMING 2018: Mejor Boss

3

Oakenhart (Ni No Kuni II)

En la mitología de este vibrante RPG, cada reino tiene un gobernante que protege su tierra gracias a un pacto con un “Kingmaker”, poderosas criaturas fantásticas que (¡sorpresa!) tendremos que derrotar en distintos puntos del juego. La pelea contra Oakenhart (“el caminante de los bosques”) fue nuestra favorita del juego, un monstruo ridículamente grande, que para colmo es veloz y logra tener un alcance difícil de calcular gracias a su extensa cola. Pero las habilidades de Oakenhart no terminan ahí, y de a poco sumará ataques usando los poderes del bosque: plantas, raíces, lo que se te ocurra. Es un combate clásico de RPG contra un monstruo tan estéticamente logrado que te dan más ganas de tenerlo de mascota que de enemigo. Para colmo la lucha llega después de una escena emocionante que involucra la historia de Evan y su padre Leonhard, lo que le agrega un grado de drama y tensión a una pelea que de por sí va a requerir nuestra atención completa (bue, si lo jugamos en hard). (Ignacio Esains)

GAMING 2018: Mejor Boss

2

Primera Pelea Contra el Extraño (God of War)

Quizás a esta altura del año, luego de las premiaciones y casi 8 meses de un bombardeo incesante de información, podemos estar de acuerdo con que el cambio de dirección que Cory Barlog decidió para God of War fue más que acertado. Sin embargo los cambios radicales conllevan riesgos y generan dudas que necesitan ser despejadas a través del juego en sí. En este caso la responsable de elevar nuestras expectativas hasta las nubes fue la primer pelea importante del juego. El combate es brutal, Kratos y el Extraño destruyen el entorno con una violencia tan real y contundente que el resto de la franquicia palidece en comparación, como si se tratara de un juego para niños. El contraste entre el prólogo, que se nutre del duelo para mostrarnos la faceta paterna y humana del exiliado Dios de la Guerra, y este primer jefe es tal que al finalizarla cualquier persona con sangre en las venas debería estar temblando de emoción. Así de impresionante es esta pelea y por eso se gana un lugar entre las mejores del año. (Sebastián Cigarreta)

GAMING 2018: Mejor Boss

1

Nergigante (Monster Hunter World)

Obviamente el ganador del año tenía que salir de un juego que consiste básicamente de extensas peleas contra bichos gigantes. Y a pesar de que por la naturaleza del juego cada una de estas peleas será repetida mil veces, la primera siempre parece una montaña imposible de subir. El Nergigante es el primer dragón anciano que enfrentamos, majestuoso y terrorífico. Tiene LAS alas, tiene LAS garras, y todo su cuerpo parece estar cubierto de espinas. La pelea puede durar casi una hora y si no sos cuidadoso, te puede matar de un solo golpe. No te va a dejar respirar un solo segundo, y cada fase del combate esconde nuevas trampas y obstáculos, en especial un final que será fatal para el que se apresure. Es el examen que cada jugador de Monster Hunter World tiene que pasar para demostrar que conoce todos los sistemas del juego, y nunca te vas a olvidar del momento en que finalmente caiga abatido. (Ignacio Esains)

En esta nota