Tops

CINE 2018: La peor película del año

No todo son rosas en la temporada cinematográfica. Le tocó el turno a lo peorcito y no podíamos esconder la mano.  

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

En el espacio nos oirán refunfuñar(NETFLIX, Copyright 1999 Adobe Systems Incorporated)

En el espacio nos oirán refunfuñar | NETFLIX, Copyright 1999 Adobe Systems Incorporated

Ningún resumen anual está completo si no “destacamos” también los tropiezos cinematográficos. En algunos casos, bochornos indefendibles. En otros, decepciones gigantescas, aunque hayan recaudado sus buenos palitos verdes. Acá no nos importa la taquilla, pero sí la calidad de lo que vemos. Por eso le ponemos el cono de la vergüenza a estas historias que prometían, e hicieron agua durante este 2018.

CINE 2018: La peor película del año

5

El Cascanueces y los Cuatro Reinos (Lasse Hallström, Joe Johnston, 2018)

Mientras Disney la junta con pala cuando se trata de superhéroes, versiones live action de sus clásicos animados y el universo de esa galaxia tan lejana, no suele dar pie con bola en materia fantástica. “Un Viaje en el Tiempo” (A Wrinkle in Time, Ava DuVernay, 2018) no cumplió con ninguna expectativa, pero mucho peor le fue a esta aventura familiar con moraleja, cuya recaudación mundial apenas se acercó a su costo de producción millonario. Lasse Hallström (“Chocolate”) y Joe Johnston (“Capitán América: El Primer Vengador”) querían transformar a la heroína de esta adaptación de “El Cascanueces y el Rey de los Ratones” (Nussknacker und Mausekönig) de E.T.A. Hoffmann -y el famoso ballet de Piotr Ilich Chaikovski-, en una nueva Alicia o Dorothy, pero la pobre Clara (Mackenzie Foy, la Murph de “Interestelar”) no tiene mucho que hacer en esta tierra de fantasía recargada de musiquita y escenarios rimbombantes. La idea de la travesía y el autodescubrimiento nunca funcionan, en parte, porque “El Cascanueces y los Cuatro Reinos” (The Nutcracker and the Four Realms, 2018) parece una historia desarrollada a medias.

CINE 2018: La peor película del año

4

Rascacielos (Skyscraper, Rawson Marshall Thurber, 2018)

Dwayne Johnson no deja de meterse en problemas… y en historias descerebradas. Este año lo vimos enfrentarse a animales mutantes y gigantescos en “Rampage: Devastación”, pero le fue mucho peor cuando le tocó hacerle frente al edificio más alto del mundo (¿?)… o algo por el estilo. Will Sawyer (The Rock) es un ex veterano de guerra y experto en rehenes del FBI, pero por estos días se dedica a la seguridad de diferentes rascacielos, y su nueva misión lo lleva hasta Hong Kong y a una gran oportunidad de negocios. De pronto, el edificio más alto y seguro es atacado por las llamas y la culpa recae sobre él, así que no le queda otra que convertirse en fugitivo, mientras trata de encontrar a los verdaderos culpables y rescatar a su familia, que quedó en medio de este lío. Dwayne nos suele ganar con su carisma y sus aventuras de súper acción, pero este falso “Infierno en la Torre” (The Towering Inferno, 1974) tiene menos credibilidad que el enorme gorila albino de su otro bochorno 2018.  

CINE 2018: La peor película del año

3

Jurassic World: El Reino Caído (Jurassic World: Fallen Kingdom, J.A. Bayona, 2018)

Tras la partida de Colin Trevorrow, J.A. Bayona tomó la responsabilidad de seguir adelante con la franquicia iniciada por Steven Spielberg más de dos décadas atrás. Este cambiazo iluminó nuestras esperanzas para los dinos después del mamarracho de “Jurassic World” (2015), pero a pesar del buen manejo de los climas más terroríficos y la estética visual del realizador español, esta quinta entrega vuelve a decepcionar –más allá del triunfo en la taquilla- con una historia que repite los errores del pasado. Tres años después de la clausura del parque temático, Owen (Chris Pratt) y Claire (Bryce Dallas Howard) deben volver a la Isla Nublar para salvar a los bichos de la inminente explosión de un volcán que amenaza con extinguirlos a todos. Ah, por el camino descubren una conspiración que puede poner en peligro el orden natural del planeta, un grupo de científicos malos, mercenarios más malos y algunos híbridos… ¡¿otra vez híbridos?!

CINE 2018: La peor película del año

2

Matar o Morir (Peppermint, Pierre Morel, 2018)

Jennifer Garner vuelve al terreno de patear traseros de la mano de Pierre Morel, responsable de “Búsqueda Implacable” (Taken, 2008) y de la revitalizada carrera como action hero de Liam Neeson. Jen también va por el camino de la venganza, ya que a cinco años de la muerte de su esposo y su hija en medio de un acto de violencia sin sentido, decide regresar de su autoexilio y tomar en sus propias manos la aplicación de la justicia contra los responsables, y el sistema que los dejó en libertad. Una historia bastante trillada, incoherente y repleta de lugares comunes que da un pasito pa trás en esto del “empoderamiento femenino”. Nos encanta que las chicas se luzcan en la pantalla, pero media pila con ese argumento, muchachos. Sabemos que Morel filma muy bien cuando se trata de este tipo de historias de súper acción, y que Garner se le planta a cualquier desafío, pero acá hace lo que puede con lo que tiene que, en realidad, es bastante poco.

CINE 2018: La peor película del año

1

The Cloverfield Paradox (Julius Onah, 2018)

¿Se acuerdan cuando nos entusiasmamos con ese nuevo y misterioso proyecto de J.J. Abrams titulado “God Particle”? En algún punto, pasó a formar parte de la franquicia “Cloverfield” entusiasmándonos un poco más (sobre todo después de “Avenida Cloverfield 10”), y sorprendió con un estreno exclusivo mundial para Netflix, evitando las salas cinematográficas. Bien por esa decisión, mal por todo lo demás. El thriller de ciencia ficción dirigido por el casi debutante Julius Onah, está ambientado en un futuro cercano al borde de la guerra por culpa de la crisis energética, y se centra en un grupo de astronautas que orbitan el planeta y que, buscando una solución al problema, se topan con un descubrimiento que los obliga a luchar por su supervivencia. Los muchachos están en una estación espacial y, tras un accidente con un acelerador de partículas, se dan cuenta que la Tierra ya no existe y que fueron a parar a una dimensión paralela. Sin palabras. Nos da pena que David Oyelowo, Gugu Mbatha-Raw, Elizabeth Debicki, Chris O'Dowd y Daniel Bruhl hayan quedado pegados a este fracaso tan rotundo, pero teníamos que decirlo.

En esta nota