Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4
Análisis

Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4

Para la cuarta entrega de Análisis Express vamos con el mejor (y más chiquito) juego de Game of Thrones, un espectacular tapado que viene de Asia, el Stranger Things del fichín y mucho más.

Avatar del

Por: Malditos Nerds

En 2018 salieron muchísimos juegos. Las tiendas digitales de las consolas se llenaron de contenido, mientras que Steam está alcanzando el punto de la saturación. Y aunque publicamos más de 200 análisis de videojuegos durante este año, muchos nos quedaron afuera.

Algunos los jugamos demasiado tarde y pasaron de esa ventanita de tiempo en la que usualmente se escribe un análisis. Otros los empezamos a tiempo pero por alguna razón se quedaron durante meses dando vueltas hasta que por fin los terminamos. Otros se jugaron en vacaciones, en celular, donde sea - lo que tienen en común es que se jugaron y no escribimos.

Pero ahora que se viene la discusión del juego del año, aprovechamos para revisar todo lo que jugamos y quedó afuera. A lo largo de esta semana publicaremos 5 entregas de estos mix de "análisis express", explorando algunos de esos juegos de los que vale la pena hablar un poco más. Podés leer la primera entrega de esta serie acá.

Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4

5

Fe

Con “EA Originals”, Electronic Arts busca mostrar su cara más humana publicando juegos de autor que buscan transmitir algo más que buen feedback al disparar una AK-47. Pese a las buenas intenciones, la performance de la iniciativa está signada por su cariz irregular, al menos, en lo que a términos de recepción se refiere. Tuvimos dos Unravel, el genial A Way Out, a futuro nos espera el dramático Sea of Solitud y a principios de año el título que nos ocupa: Fe.

Podríamos definir a Fe como una especie de Spyro the Dragon a la “nordic noir”, al menos desde lo conceptual. En Fe hay mucho color, pero el tono es más sombrío y opresivo. Y no jugamos como un dragón, sino como una suerte de zorro que tiene la habilidad de conectar y entenderse con el resto de las especies que habitan en el entorno. Desde esa mecánica irán creciendo en sus habilidades, que utilizará para repeler a “los silentes”: unas misteriosas criaturas que arrasan con la flora y fauna del mágico entorno que nos plantea el título.
Fe cumple sin llegar a encandilar con todos los requisitos que tiene una aventura de plataformas y acción de este tipo: los controles responden bien y el diseño de los niveles ofrecen la variedad suficiente como para no aburrirnos. El problema es su tono pretencioso: está tan enfocado en tratar de conmovernos que termina truncando tanto su propia narrativa, así como su ritmo de juego. (Jeremías Curci)

Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4

4

The Vagrant

Saquémonos el fardo de encima: sí, The Vagrant contiene diseños bastante sugestivos en sus protagonistas, pero si nos quedamos sólo con esa primera impresión estaríamos dejando de lado un juego sorprendentemente competente. Esta aventura de acción con elementos de rol se destaca por un apartado visual impactante y un sistema de combate que, pese a sufrir un par de ligeras falencias, se siente fantástico al machacar enemigos con nuestros ataques.

La joven Vivian oficia de mercenaria, pero oculta su verdadera naturaleza al tiempo que sigue las pistas del viejo diario de su padre para intentar reencontrarse con él. En el camino se topará con mil y un inconvenientes que la llevarán a explorar y combatir a lo largo de un enorme mapa de juego, poco a poco habilitando nuevas habilidades y combos para diversificar su repertorio de movimientos.

El verdadero problema del juego está en su control; no tanto en combate (aunque puede costar hacer algunos combos) sino en los intentos de acción plataformera que el juego intenta encajarnos de vez en cuando, que se vuelven un poco frustrantes. Si superamos eso tendremos en nuestras manos un título que los fanáticos del rol de acción 2D no deben dejar pasar. Se siente casi como un Odin’s Sphere más baratito, pero igual de satisfactorio. (Maximiliano Baldo)

Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4

3

Reigns: Game of Thrones

Cada juego podría resumirse a una lista de decisiones y sus consecuencias ¿nos infiltramos con sigilo o entramos a los tiros? ¿salvamos de los zombis a los miembros más fuertes de nuestro grupo o a los más vulnerables? Reigns simplificó este proceso al extremo, poniéndonos en el rol del rey de un imperio en constante estado de peligro. Lo único que vemos es un mazo de cartas. Cada una nos obliga a tomar una decisión. Si la deslizamos a la derecha es un sí, a la izquierda es un no. Cada decisión afecta cuatro valores que siempre vemos en pantalla y que van desde el apoyo de la iglesia hasta el tesoro de nuestro reino. Una decisión puede ganarnos el aprecio del pueblo pero enfurecer a nuestras fuerzas armadas. Si cualquiera de estos valores llega a cero el rey será depuesto y pasaremos a controlar a su descendiente.

El diseño de por sí es brillante, pero lo que hace realmente especial a la serie Reigns es un minimalismo visual sumado a un feroz sentido del humor, algo que resulta ideal para esta deliciosa nueva entrega, ambientada en el universo de las novelas de George R.R. Martin.  El humor negro de los libros del viejo George se adapta con naturalidad a la lógica implacable de las mecánicas de Reigns, pero como suele pasar con las invocaciones del Dios de la Luz, el hechizo es breve e insatisfactorio. Aunque el precio justifica cuatro o cinco horas divertidísimas, la repetición llega demasiado pronto y las innovaciones al formato resultan forzadas y limitantes. Los que quieran disfrutar el mejor Reigns todavía tendran que recurrir al insuperable Her Majesty y sus expansiones, mientras que los fanáticos de Game of Thrones agradecemos este aperitivo pero seguimos esperando con ansias ese gran juego que haga honor a la saga. (Ignacio Esains)

Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4

2

Crossing Souls

Crossing Souls es un tributo a la década de los 80s. La nostalgia está de moda y no hay mejor época para un título como este, que llega de la mano del estudio español Fourattic. La trama sigue a una pandilla de niños que encuentran un poderoso artefacto egipcio, el Duat, que terminarán usando para jugar con la muerte. Crossing Souls es una historia sobre dos mundos, el terrenal y el espiritual.

Estamos ante una aventura en perspectiva isométrica, en la que tomamos control de los cinco niños del grupo, cada uno de ellos con su propia habilidad especial. Crossing Souls es una aventura cuyos referentes más directos son A Link To The Past y Earthbound, aunque apuesta por una mezcla de géneros bastante única. Básicamente, exploramos el pueblo donde vive el grupo y sorteamos secuencias de plataformas, nos batimos a piñas al mejor estilo beat ‘em up y resolvemos algunos puzles.

Mientras que sobre el papel Crossing Souls debería funcionar por combinar tantas mecánicas y ofrecer retos variados, en la práctica, termina teniendo momentos algo aburridos. Las mecánicas jugables terminan siendo muy simples y, al final, cuando estamos ante un enemigo o situación a resolver, siempre resulta obvio a qué personaje recurrir.

Al final, Crossing Souls gana por la presentación y por la historia, además de por su dirección de arte. Pero en lo jugable, hace aguas, engañándonos al hacernos creer que teniendo tantos personajes y habilidades, quizás, la progresión y la dificultad podrían haber sido más complejas. (Florencia Orsetti)

Análisis Express 2018 // Los juegos que quedaron afuera, parte 4

1

The Adventure Pals

En anteriores generaciones juegos para chicos o chicas no sólo eran moneda corriente sino que eran de los mejores y más queridos juegos de una industria que era igual de infante. Hoy por hoy el panorama parece haber cambiado y todo se ha vuelto más maduro y serio (incluso cuando muchas veces realmente no lo es). En ese contexto ese tipo de juegos y de aventuras han perdido terreno contra las grandes producciones triple A de mundo abierto que ya son una plaga a esta altura. Así es como nos encontramos con The Adventure Pals, un juego que tiene todo para acaparar a un público que no recibe tanto amor.

Es un juego de plataformas y acción en 2D con un estilo artístico similar a varios dibujos animados que la rompen en la actualidad (Adventure Time, Steven Universe, Gravity Falls, etc). Tiene mucho encanto y un humor bastante ridículo pero efectivo; esta es la gran búsqueda de nuestro protagonista por evitar que el mal triunfe y convierta a su padre y un montón de otros (principalmente) ancianos en panchos. Sí, derrocha simpatía y así es todo el mundo en general. Cada nivel consiste en completarlo al 100% y de esa manera poder ir destrabando otros niveles mientras exploramos un mundo muy al estilo de RPGs clásicos, completando quests que nos dan los distintos personajes con los que nos cruzamos.

Incluso con lo recomendable que es para usuarios de temprana edad que recién se inician en el gaming, lo simplificado que está el combate, lo flotados que se sienten los controles, lo poco precisos que son y el diseño repetitivo y poco inspirado de niveles, hacen que no sea una experiencia sobresaliente. The Adventure Pals tenía la gran chance de convertirse en una alternativa a los juegos de Lego, que parecen ser los únicos adecuados para un público más chico. Se queda a mitad de camino en muchísimos aspectos pero su bajo precio lo vuelve una opción viable para el rango de edad indicado.

(Guillermo Leoz)

En esta nota

Comentarios