El regreso del caballerito oscuro
Análisis

ANÁLISIS| Gotham S05E01: Legend of the Dark Knight: Year Zero

La quinta entrega de Gotham será la última y este arranque de temporada no se anda con chiquitas para sumergirnos en la desesperación y el caos que vive la ciudad natal de Bruce Wayne.

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Después de cuatro temporadas, “Gotham” empieza a transitar su quinta y última entrega, más acotada que las anteriores (esta vez serán solo 12 episodios). Nada mal para este drama policial, plagado de acción, héroes y villanos, que desde 2014 intenta contar los orígenes del Hombre Murciélago, desde la perspectiva de un joven e idealista detective James Gordon (Ben McKenzie), y una ciudad caótica y corrompida.

La serie creada por Bruno Heller nunca se preocupó demasiado por el canon y jugó con sus propias reglas dentro del atestado universo de Batman y su inagotable galería de personajes y arcos comiqueros. Lo mejor siempre fue su estética ¿retro vintage? que no sigue ningún parámetro temporal (aunque esté ambientada en la actualidad), y su atención a los detalles, cuanto más bizarros y exagerados, mucho mejor. Ciudad Gótica nunca se pareció tanto a Nueva York (sus locaciones son fácilmente identificables), desde sus vistas y su decadencia.   

El final de la cuarta temporada (titulada “A Dark Knight”) convirtió a Gotham en tierra de nadie. Tras la destrucción de los puentes que conectan la ciudad con el exterior, los villanos se dividieron los restos en diferentes territorios, sembrando la violencia y el pánico entre aquellos que no pudieron abandonar la metrópolis a tiempo. El gobierno decidió darles la espalda y declararla una zona fuera de los límites, por lo que ahora sus habitantes deben luchar por su supervivencia y contra la falta de seguridad y suministros.

 

Las callecitas de Gotham tienen ese no sé qué

 

Gordon y muchos de sus hombres y mujeres decidieron quedarse para cuidar el fuerte y a aquellos inocentes en busca de refugio. El joven Bruce Wayne (David Mazouz) también permaneció de este lado, responsabilizándose a su manera, de lo ocurrido y de lo que está por venir. Y sí, “Legend of the Dark Knight” -título de esta temporada- arranca con “Year Zero”, capítulo dirigido por Danny Cannon (también productor del show), que muestra al multimillonario aspirante a héroe mucho menos conflictuado, más maduro y concentrado en la tarea justiciera a la hora de darle una manito a los habitantes de la ciudad. La misma ciudad que sigue moldeando esta leyenda desde la trágica muerte de sus padres, Thomas y Martha Wayne. Esa parte de la historia ya la conocemos, y seguimos pensando que todavía está demasiado chiquito para calzarse la capa y la capucha.

Los responsables del show prometieron el arribo de Batman al final de este recorrido. Veremos cómo se resuelve esa instancia, pero mientras tanto hay problemas más apremiantes. “Year Zero” comienza con un violentísimo flashforward a casi un año de las explosiones, pero inmediatamente nos lleva al presente, a los 87 días desde No Man’s Land (ahí tienen su referencia comiquera), donde Gordon y los suyos hacen lo imposible para mantener el orden y hacer rendir sus provisiones.

Este arranque funciona, más que nada, para mostrarnos quienes subieron en la escala del poder -Oswald Cobblepot/Penguin (Robin Lord Taylor) atrincherado en la alcaldía; Barbara Kean (Erin Richards) y sus Sirenas proporcionándoles ayuda a las mujeres desde su club; Jonathan Crane/Scarecrow (David W. Thompson) y sus secuaces al Oeste; Victor Fries/Mr. Freeze (Nathan Darrow) en el Norte-, y quienes no, un detalle menor, si tenemos en cuenta que ninguno pierde la oportunidad de enfrentarse, hacer algún trato o cobrar una vieja venganza. Sea como sea, todos pierden en medio de una ciudad cada vez más caótica.

 

Todo se vale en tierra de nadie

 

Por suerte, y por ahora, no hay señales de Jerome Valeska (Cameron Monaghan), principal responsable de esta anarquía desbocada que siempre termina chocando con la tenacidad y la moral cada vez más intacta del capitán James Gordon.

Los puristas del Caballero Oscuro abandonaron este barco desde hace rato, y el público que permaneció fiel a la serie de Fox decidió abrazar esta extraña versión con mucho aire comiquero y neo noir, siempre anclado en la ambigüedad moral de sus héroes y en la falta de escrúpulos (y de honor) de sus antagonistas. La historia de “Batman sin Batman” tiene como objetivo demostrar por qué esta ciudad va a necesitar desesperadamente a su vigilante nocturno, un hecho que se viene acercando peligrosamente, casi tanto como la introducción de los Mutantes, y la versión 2.0 del Joker.

 

 

PUNTAJE: 7.0

 

En esta nota