Noticias

10 grandes clásicos disponibles en Qubit

Porque no todo es Netflix, exploramos otro servicio de streaming disponible en nuestro país.
Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Cada plataforma de streaming tiene sus fortalezas y sus puntos flojos. Netflix viene apostando desde hace ya cinco años a las producciones originales que (no tan) lentamente empiezan a ocupar el lugar de las películas y series licenciadas. Esa migración de contenido de terceros ha sido más notoria en el catálogo de clásicos en el conviven Breakfast at Tiffany's (1961), Pretty Woman (1990) y Pulp Fiction (1994).

Es por eso que cuando se me encomendó la tarea de encontrar una buena razón para probar el servicio Qubit solo tuve que recorrer la página principal para entender que es una plataforma destinada a los amantes del cine y no tanto a los amantes de "la charla de redes sociales acerca del serie del momento". 

Esta es, entonces, mi selección de cine clásico. Elegir solo diez películas del enorme catálogo fue tarea difícil. Quedaron muchos realizadores y producciones afuera, pero me tomé la libertad de hacer una segunda recomendación debajo de la principal que puede ser del mismo director, actor, género o corriente.

Espero que la disfruten.

El bueno, el malo y el feo (Sergio Leone, 1966)

El bueno, el malo y el feo (Sergio Leone, 1966)

10

El bueno, el malo y el feo (Sergio Leone, 1966)

Una de las mejores películas de todos los tiempos es una historia épica que representa el punto culmine en materia de ambición para Leone. Durante casi tres horas recorremos junto a tres hombres (Blondie, Angel Eyes y Tuco) el camino que lo separa de un tesoro enterrado en medio de la Guerra Civil nortemericana.
La tercera parte de la Trilogía de los Dólares también fue la última colaboración de Leone y Clint Eastwood, y nos dejó además de una producción impecable una catarata de anécdotas y desastres (como el envenenamiento de uno de los protagonistas).
No tengo mucho para decir de este clásico absoluto del cine. Vayan a verla si es que por alguna razón no lo hicieron aún.

Ver también: Por un puñado de dólares / Por pocos dólares más (Sergio Leone, 1964/1965)
El ocaso de una vida (Billy Wilder, 1950)

El ocaso de una vida (Billy Wilder, 1950)

9

El ocaso de una vida (Billy Wilder, 1950)

El genio Billy Wilder escribe (junto a Charles Brackett) y dirige esta historia que muestra cómo Hollywood oculta sus estrellas del ayer cuando las considera irrelevantes y la dificultad de algunas de ellas para adaptarse a los días en los que las luces ya no apuntan.
El ocaso de una vida es la historia de Norma Desmond (la genial Gloria Swanson), una estrella de cine mudo que vive sola en una enorme mansión con su mayordomo y planea un regreso a la industria que la ha abandonado. Para eso contrata al joven guionista Joe Gillis (William Holden), quien se muda a su casa y termina convirtiéndose en su amante.
Una trágica historia de decadencia que soporta el paso del tiempo.

Ver también: Una eva y dos adanes (Billy Wilder, 1959)
El Ángel Exterminador (Luis Buñuel, 1962)

El Ángel Exterminador (Luis Buñuel, 1962)

8

El Ángel Exterminador (Luis Buñuel, 1962)

Quizá lo más cercano que estuvo Buñuel del cine de terror (aunque a su manera), El Ángel Exterminador también nos ofrece un vistazo del costado surrealista del director, además de confirmar su obsesión con el lado oscuro de la burguesía.
Un grupo de aristócratas se reunen en una mansión para una cena de gala y de repente se encuentran con que todos los empleados y sirvientes abandonaron el lugar. Sin embargo, ninguno de los invitados puede abandonar la mansión aunque nada los mantiene presos más que una forma de psicosis colectiva. Todo se va al carajo cuando aparecen las cabras, el oso y la brujería.
Una hermosa y crítica película llena de delirios y mucho humor negro.

Ver también: Viridiana (Luis Buñuel, 1962)
La General (Clyde Bruckman, 1926)

La General (Clyde Bruckman, 1926)

7

La General (Clyde Bruckman, 1926)

Aunque es considerada por muchos como la obra maestra de Buster Keaton y una de las mejores películas de la historia, La General (titulada como "El General" en el catálogo) fue un fracaso de taquilla en su debut. Su enorme presupuesto (para la época) le costó a Keaton su independencia como realizador.
Johnny Gray (Keaton) es un maquinista que tiene dos grandes amores: Annabelle Lee (Marion Mack) y su locomotora. En medio de la Guerra Civil norteamericana, Johnny se encuentra participando en el conflicto cuando tanto Annabelle como La General son secuestradas por las fuerzas Federales. Su estructura narrativa, la brillante performance de Keaton y la acción cinética la mantienen vigente. Una gran entrada al cine mudo.

Ver también: Sherlock Jr. (Buster Keaton, 1926)
El Tercer Hombre (Carol Reed, 1949)

El Tercer Hombre (Carol Reed, 1949)

6

El Tercer Hombre (Carol Reed, 1949)

Quizá la más personal de las elecciones de esta lista, El Tercer Hombre es una película muy particular y bastante difícil de tragar. Es una historia sencilla de traición que se sostiene por sus buenas actuaciones, la edición y dirección y particularmente fotografía de Robert Krasker. El uso del ángulo holandés (plano inclinado), la icónica musicalización y los elementos que remiten al expresionismo alemán le otorgan un tono único y la convierten en una verdadera experiencia.
Como decía, la historia es simple: el novelista Holly Martins (Joseph Cotten) llega a una Viena de post-guerra ocupada por los Aliados en busca de su amigo de la infancia, Harry Lime (Orson Welles), quien le ofreció un trabajo. Pero cuando llega, Martins se entera que Harry murió en un accidente automovilístico. El problema es que las historias no cierran.
Es un laburo genial de Welles (aunque me quedo con "Touch of Evil", que no está en el catálogo de la plataforma).

Ver también: El ciudadano (Orson Welles, 1941)
El gran dictador (Charles Chaplin, 1940)

El gran dictador (Charles Chaplin, 1940)

5

El gran dictador (Charles Chaplin, 1940)

La obra maestra de Charles Chaplin (y su primera película sonora) se mantiene, desgraciadamente, vigente como el primer día. Por partida doble, en los roles de un dictador fascista y un peluquero judío, el director, guionista y actor, realiza una sátira condenatoria tan graciosa como trágica de los regímenes y dictadores que azotaron al mundo durante la primera mitad del siglo pasado.
Por supuesto la película levantó tremenda polvareda en su época. Entró en producción antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial y se estrenó en medio del conflicto –en tiempos de paz entre la Alemania nazi y los Estados Unidos– y su proyección fue prohibida en el Reino Unido. LOS HUEVOS de Chaplin para delirar a Hitler y Mussolini en su mejor momento... mamadera.
Y en los tiempos que corren, el monólogo final se siente más poderoso que nunca.

Ver también: Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936)
Drácula (Tod Browning, 1931)

Drácula (Tod Browning, 1931)

4

Drácula (Tod Browning, 1931)

Bela Lugosi lleva al cine el rol que lo hizo famoso en Broadway y junta su enigmático y carismático Conde con la intimista dirección de Tod Browning para construir una versión de personaje que se ha vuelto eterno. Parte fundamental de la era dorada del cine de terror de principios del siglo XX, la película no solo dejó un legado sino también una incontable cantidad de anécdotas como parte de su problemática producción.

Ver también: La novia de Frankenstein (James Whale, 1935)
Los Siete Samurais (Akira Kurosawa, 1954)

Los Siete Samurais (Akira Kurosawa, 1954)

3

Los Siete Samurais (Akira Kurosawa, 1954)

Mi película favorita de Kurosawa fue en su momento la producción más cara de la historia de Japón, con una duración original de 207 minutos que fue recortada en la versión presentada inicialmente en el occidente. La historia de estos siete samurais sin señor que son contratados por una pequeña aldea para protegerla de los constantes ataques de bandidos también inspiró una versión norteamericana ("The Magnificent Seven"), que es la que muchos probablemente hayan visto.
Kurosawa saca toda su maestría durante las épicas batallas, la filmación en escenarios naturales y la obsesiva recreación de sets y elementos (armas y trajes) de la época.

Ver también: Rashomon (Akira Kurosawa, 1950)
Confidencialmente tuya (François Truffaut, 1983)

Confidencialmente tuya (François Truffaut, 1983)

2

Confidencialmente tuya (François Truffaut, 1983)

La última película de Truffaut antes de morir en 1984 es un policial noir que rinde homenaje a sus primeros trabajos. Basada en una novela ("The Long Saturday Night" de Charles William), Confidencialmente tuya ("Vivement Dimanche!") sigue a Barbara Becker (la bella Fanny Ardant), la secretaria de un agente de bienes raíces (Jean-Louis Trintignant) acusado de un doble homicidio que no está dispuesta a creer en la culpabilidad de su jefe y se pone a cargo del caso.
La obra de Truffaut es vasta, pero esta despedida evocativa de la obra de Hitchcock y Hawks es una maravilla en blanco y negro que no hay que dejar pasar.

Ver también: Alphaville (Jean-Luc Godard, 1965)
El Pozo y el Péndulo (Roger Corman, 1961)

El Pozo y el Péndulo (Roger Corman, 1961)

1

El Pozo y el Péndulo (Roger Corman, 1961)

Después del éxito de House of Usher, Corman y Vincent Price vuelven a juntarse para adaptar otra obra de Edgar Allan Poe, aunque en este caso, dado que era una historia corta, hay pocas similitudes entre ambas.
En la película Francis Barnard (John Kerr) viaja a España después de enterarse que su hermana Elizabeth ha muerto. Y aunque su esposo Nicholas (Price) le asegura que murió de una enfermedad sanguínea, todo parece indicar que Elizabeth fue enterrada viva. Un quilombo.
Una película extraordinaria, con guión del Richard Matheson (autor de "I am legend"), que es considerada una de las más influyentes del género y también inspiró a una generación de realizadores de cine giallo.

Ver también: El Palacio Encantado (Roger Corman, 1963)
En esta nota
  • cine clasico
  • qubit

Comentarios