Publicado el

Analisis | Leo va por el Oscar

ANÁLISIS: El renacido (Alejandro González Iñárritu, 2015)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Leo DiCaprio va por el Oscar de la mano de una cruenta historia basada en hechos reales.

El director mexicano busca repetir el Oscar tras el suceso de “Birdman”, esta vez con una historia mucho mas cruenta y descarnada inspirada en hechos reales. Iñarritu somete a sus actores a las condiciones mas extremas, pero mucha de la emocion y la empatia se pierden bajo una capa de violencia innecesaria y un surrealismo que desentona. 

Soy la primera en admitir que Alejandro Gonzalez Iñarritu no es santo de mi devocion. Me cuesta entender su postura (o la falta de ella), y su estilo “eclectico” no me llama para nada la atencion, mucho menos me emociona.

El punto mas fuerte del realizador son sus colaboradores y, es a tipos como el director de fotografia Emmanuel Lubezki, a los que hay que agradecerles que obras como “El Renacido” (The Revenant, 2015) sean mucho mas llevaderas.

No es casualidad que los ultimos trabajos de Terrence Malick hayan sido fotografiados por el “Chivo”. Iñarritu saca ventaja de ello y de alguna forma intenta emular esa “fascinacion” por la naturaleza y cierto tono “surrealista” que, en seguida, nos recuerda al elusivo realizador de “El Nuevo Mundo”, pero aca se pierde, en contraste con la “brutalidad” de los hechos que se nos presentan.

Basada en la novela homonima de Michael Punke, a su vez inspirada en hechos reales, esta dramatica aventura sigue a un grupo de comerciantes de pieles fronterizos a mediados del siglo XIX que, no solo debe lidiar con las extremas condiciones climaticas y la complejidad de su trabajo, sino con la constante amenaza de algunas tribus de nativos americanos que no les facilitan las cosas.

Ya volviendo de una expedicion, el grupo del capitan Andrew Henry (Domhnall Gleeson) es atacado y casi diezmado. Los hombres sobrevivientes deben abandonar su cargamento y atravesar las inclemencias del clima, y un paisaje hostil, comandados por Hugh Glass (Leonardo DiCaprio), hombre que conoce perfectamente estas tierras y el unico que puede guiarlos hasta la seguridad del fuerte.

En un descuido, Glass es atacado brutalmente por un oso, sus heridas casi mortales obligan  al grupo a detenerse quedando, asi, expuestos a sus enemigos y las heladas. Pero el capitan es un hombre piadoso y le ofrece a un par de sus hombres una cuantiosa recompensa para quedarse junto al herido hasta que pueda recibir ayuda o muera a causa de sus lesiones. Lo que ocurra primero.

Esta tarea recae en John Fitzgerald (Tom Hardy), el joven Bridger (Will Poulter) y el hijo mestizo de Glass, Hawk (Forrest Goodluck), que hara lo que sea para mantener a su padre con vida. Pero Fitzgerald no cree que la vida de Hugh valga tanto el riesgo y, empujado por la codicio y cierto odio, decide abandonarlo en mitad de la intemperie y hacerles creer a los demas que cumplio con su mision dandole al difunto una cristiana sepultura.

Fitzgerald comete un gravisimo error y uno aun mas grande al dejarlo con vida. Con lo poco que le queda de aliento, Glass buscara el camino de regreso a casa y la venganza contra aquellos que lo abandonaron.

Si, hay algo mas en juego, pero estariamos entrando en terreno de spoilers. Pero tienen que saber que a Glass lo empuja un sentimiento mucho mas fuerte, que es el amor de un padre por su hijo. Todos tienen una historia dramatica para contar y tratar de justificar sus acciones. Estos tiempos de conquista no son tiempos felices, e Iñarritu se esfuerza al maximo para hacernoslo saber con cada imagen.

Todo es cruento y salvaje al extremo y es ahi donde reside el problema de “El Renacido”. Todo este drama no nos da tiempo a asimilar la violencia, ni conectar en profundidad con estos personajes tan sufridos. DiCaprio se esfuerza, Hardy se esfuerza, pero al final la forma mata al contenido y solo nos queda el morbo exacerbado y unos paisajes bellisimos, claro esta, a cargo de Emmanuel Lubezki.

Habra gente conmovida por las historias personales y por la extrema actuacion de Leo que ya se embolso el Oscar aunque no sea tan merecido, pero a mi no logro convencerme ese falso aire “Terrence Malickiano”, ni mucho menos la carga de cada personaje.

“El Renacido” termina siendo mas una experiencia sensorial cargada de gore, que una historia dramatica que nos invita a empatizar con sus protagonistas. Hay un cortocircuito en el relato que el director trata de recomponer con extrañas secuencias oniricas y algunos flashbacks, pero lo salvaje todo el tiempo termina apabullando lo humano, tal vez, el verdadero objetivo de Iñarritu, pero con el nunca se sabe.

“El Renacido” no es para cualquiera y, al igual que “Birdman”, tendra sus fanaticos y sus detractores. Visualmente es imponente, pero la historia (a pesar de sus casi tres horas de duracion y sus doce nominaciones al Oscar) se queda por el camino.