Publicado el

Analisis | La manzana cinéfila

ANÁLISIS: Steve Jobs (Danny Boyle, 2015)

Volver a la home

Por: Leo Valle

Llega a nuestro país la nueva película de Danny Boyle que intenta explorar la vida de uno de los últimos autoproclamados genios de nuestra era.

Como hicieron con Mark Zuckerberg y su red social, Aaron Sorkin y Danny Boyle vuelven a contar una historia de tecnologia con un toque humano – aunque, a diferencia de aquella pelicula, la fragmentacion de Steve Jobs deja al espectador con la idea de que falta contexto para definir ciertos elementos.

Desde su muerte, Steve Jobs ha generado una serie de obras basadas en su vida, que dejaron en evidencia los puntos mas olvidables de un hombre que baso todo su exito y reconocimiento en el concepto de ser un gran “conductor de orquesta”. Jobs fue un personaje extraordinario y su obra marco una epoca, pero tambien fue un ser humano mezquino, insufrible, egocentrico y denigrante. Jobs, como otros “genios”, creyo (con razon o no) estar siempre por encima de aquellos que lo rodeaban, aunque supiera que sin su presencia nada de lo que imaginaba podia volverse realidad.

Sorkin toma el libro de Walter Isaacson y lo desglosa en 3 actos principales, que corresponden con tres lanzamientos/conferencias de presentacion iconicos (aunque no los unicos): 1984, el lanzamiento de la Macintosh, la sucesora de la Apple II; 1988, la presentacion de la NeXT, con Jobs ya afuera de Apple; y 1998, el debut de la linea iMac, el primer producto de Jobs tras regresar a la compañia que fundo.

La gran virtud del guion es conseguir, en esos tres detras de escena, desarrollar una historia basada en las relaciones de Jobs con un puñado de actores principales: Johanna Hoffman (Kate Winslet), la jefa de marketing de sus compañias; Steve Wozniak (Seth Rogen) su compañero de siempre y co-fundador de Apple; John Sculley (Jeff Daniels) el CEO de Apple que el mismo Jobs saco de Pepsi para llevar a su empresa; y Lisa Brennan (interpretada por tres actrices), su hija no reconocida. Todos ellos estan presentes en los tres momentos, y son actores fundamentales tanto en el desarrollo de los eventos que se suceden, como en la alteracion de Jobs como ser humano.

Danny Boyle, fiel a su estilo, saca lo mejor de cada uno de los actores y marca a fuego dialogos certeros y sagaces con un trabajo de camara extraordinario, en el que el protagonista se muestra constantemente como el producto que intenta vender: una maquina afable y accesible, pero logica e implacable. De hecho la tecnologia no es protagonista casi en lo absoluto de la pelicula, y las computadoras y las charlas tecnicas estan relegadas a un segundo plano, como una mera excusa para desarrollar las relaciones entre personajes (de hecho, en un momento se lo muestra a Jobs recitando caracteristicas tecnicas de un equipo como una forma de relajarse, como si de un mantra se tratase).

A lo largo de los tres actos, que se conectan por una narracion de noticias reales en off que cuentan los hechos que llevan de un año a otro (la salida de Jobs de Apple en primera instancia y la caida de la compañia y el regreso de Jobs en la segunda), el protagonista muestra su evolucion personal y la evolucion de su relacion con los diferentes actores. Es ese el foco de la historia. No hablar de tecnologia o la relevancia de Jobs como figura de la industria, sino de su personalidad y su forma de relacionarse con el entorno. En ese punto, cumple su cometido, pero aquellos que esperen una pelicula biografica convencional, se iran decepcionados de la sala – tambien los que esperen ver algunos de los productos que mas de cerca nos tocaron, como son los iPods, iPhones y iMacs.

Steve Jobs es una excelente pelicula, que tiene el sello de Danny Boyle y Aaron Sorkin por todos lados, y que entretiene explorando los rincones mas profundos de un hombre que cambio un rincon del mundo. Gran parte de la pelicula nos toca de lejos, como mito mas que como historia, y eso puede desmotivar a parte del publico. Pero son los personajes lo importante en Steve Jobs, y no la tecnologia. Quiza el animo de redencion que rodea a la pelicula en el final no este a tono con el resto del desarrollo. Pero bueno, hablar mal de los muertos no es del todo apropiado.