Publicado el

Analisis | Los Caballeros de la Mesa Inestable

Review: The Order 1886

Volver a la home

Por: Mariano Rizza

Tags:
Los Caballeros de la Mesa Inestable

Temprano en este recien iniciado 2015, The Order 1886, la creacion exclusiva de Ready at Dawn para la nueva consola de Sony, logro transformarse en lo que apunta a ser uno de los titulos mas polemicos del año. Pensado como un titulo de lanzamiento de la consola para demostrar su poderio y capacidades, este titulo que se describe mejor como aventura de accion interactiva fue pospuesto en diferentes ocasiones hasta llegar a las manos de jugadores el 20 de febrero, impactando de maneras mas que diversas.

Para empezar a comprender el paradigma de The Order 1886, ubiquemonos en el universo del juego. La historia que se nos relata nos ubica en una orden de caballeros localizada en Inglaterra, la cual se ocupa de mantener el balance entre nuestro mundo y el de la sombras, asistidos por todo tipo de gadgets que hacen las delicias de los amantes del Steampunk. La ambientacion de esta aventura, que se nos entrega sin ningun tipo de informacion y va creciendo a paso lento pero firme hasta alcanzar dimensiones epopeyicas, es tal vez lo que mas se destaca gracias a su apartado tecnico pero no solo por ser el primer juego que realmente explota las capacidades de la consola a un año y medio de su lanzamiento, sino porque realmente trabaja a favor de la inmersion que hace que nos pongamos en la piel del golpeado Sir Galahad, como pocas veces uno puede percibir el mundo que rodea a estos heroes de accion de pantalla chica. Los escenarios son tan energicos como los personajes, los movimientos son tan naturales como los hombres lobos que enfrentamos son anti-naturales y la iluminacion baña de vida todo lo que toca. Pero el juego, desde ya, tambien tiene su lado oscuro.

Por el lado de la historia, el costado siniestro es el que lentamente vamos desarrollando a medida que nuestra lucha contra lo paranormal lleva a enfrentarnos contra una rebelion anti-monarquica de los barrios bajos de Inglaterra, que en un principio llega a confundir tanto a nuestros personajes como a quien esta jugando, pero con el tiempo va cerrando una historia calculada milimetricamente. El lado oscuro del resto del titulo, es lo poco que hace para que podamos denominarlo como un juego, cuando historia de aventura interactiva es un titulo que lo describe un tanto mejor.

Tengo que decir con firmeza que no puedo identificarme de ninguna manera con las principales aristas de mala prensa que el titulo recibio. No solo mi partida tuvo una duracion de poco mas de nueve horas, sino que en ese tiempo no tuve un solo momento para caer en el lujo de aburrirme. The Order es dinamico, intrigante, oscuro y muy de vez en cuando juega con nosotros encontrando la manera de dejar pistas que apuntan al final de la historia, de manera tan sutil que solo nos damos cuenta al terminar el juego. Sin embargo, juego es justamente la palabra que le queda un tanto grande. A lo largo de sus dieciseis capitulos, las cinematicas no solo se encargan de contar la historia, sino tambien de jugar por nosotros. Los pecados menores como activar una animacion para saltar una caja son aceptados como caprichos esteticos, pero The Order termina abusando de nuestra buena fe cuando permite que un capitulo entero - para poner un ejemplo - sea una animacion de la que no formamos parte. Estas mismas cinematicas dirigidas a la perfeccion, no son aburridas de ver ni mucho menos, pero en ellas se desarrollan acciones que nosotros podriamos llevar a cabo tranquilamente. Todos los momentos de accion que podrian elevar al jugador a ser parte de una aventura epica, son desarrollados por el juego, rompiendo la inmersion que el mismo logra al transformarnos de caballeros de una orden milenaria, a meros espectadores.

 
Cuando nos referimos a "accion" en tercera persona, hablamos del detalle donde de vez en cuando, la historia abandona los pasillos para situarnos en pequeños espacios abiertos donde se produciran enfrentamientos con divertidisimas retro-futuristas armas de fuego, basandose en la mecanica de coberturas de titulos como Gears of War. Lamentablemente, a diferencia del juego mencionado, The Order no nos permite aprovechar las bondades del terreno para utilizarlo a nuestro favor, sino que nos limita a arreglarnos como podamos en la cobertura que mas a mano nos haya quedado cuando termine la cinematica y ahi resistir los ataques enemigos. A su vez, estos suelen dividirse en dos frentes de ataque distintos: las hordas intensas que realmente nos ponen a prueba, rozando el borde de la frustracion y, por otra parte, aquellos que estan compuestos por tres enemigos - como mucho - prometiendo un tiroteo que termina en un tramite de segundos, para luego disparar la siguiente cinematica. De la misma manera, The Order decide cuando el juego es Stealth, The Order decide cuando el juego es de puzzles - a prueba de tontos - y The Order decide cuando utilizamos cada herramienta que tenemos, negandonos la posibilidad de experimentar distintas formas de juego, quedando sumisos a la espera de la proxima orden.

Lo que tiene que quedar en claro, es que no critico la existencia de las cinematicas en si, sino el abuso de las mismas. No solo estan desarrolladas de manera excelente, sino que realmente desenvuelven hechos interesantes que mantienen nuestra atencion. El problema es que el juego resuelve todo por nosotros, encontrando pistas en los momentos no interactivos o sorteando algunas plataformas desde vistosos angulos para la accion, pero sin intervencion de nuestro control. Al suceder en pasillos, la exploracion en el juego es minima y rapidamente aprendemos que si hay una mesa en el escenario, encima de ella tendremos un objeto para analizar, negandonos la posibilidad de exploracion del nivel por completo, al menos hasta los ultimos momentos del juego donde quiza encontramos un cuarto secreto, cuando nuestra intencion y atencion ya es solamente concluir la aventura. En lo que respecta a las batallas, los Quick Time Events estan a la orden del dia y yo, siendo un completo detractor de esta tecnica a esta altura de la industria, los encontre mas que competentes y bien ejecutados al momento de liberar batallas cuerpo a cuerpo, siendo el unico problema el hecho de nunca saber cuando se terminan o cual es nuestro objetivo, ya que los enemigos carecen de una barra de energia, debiendo limitarnos a la danza del QTE hasta que el juego decida que la accion termino.

CONCLUSIÓN:

Mi experiencia con The Order 1886 me imposibilita decir que es un mal juego. La historia es coherente - dentro de los canones de la fantasia y la ciencia ficcion -, interesante y por demas atractiva por su destacable apartado audiovisual y tecnico, minimamente salpicada de tan pocos y tan dispersos bugs que realmente no vale la pena ni mencionarlos. El mayor problema de este titulo - ademas de un final con gusto a poco pero perdonable - es que no nos permite jugarlo. The Order es el equivalente a ver la intro de un juego que no tenemos, desde la vidriera de la jugueteria. Es todo lo que queremos que sea, pero esta completamente fuera de nuestro alcance y, en nuestro pequeño recorte del mundo, pagar mil pesos para que un titulo se juegue solo, es una contradiccion prohibitiva. La mejor recomendacion es entonces esperar. El titulo tiene potencial de franquicia y las fulminantes criticas recibidas - que las dejo a discrecion del jugador - pueden servir de punto de partida para mejorar, pero lejos de escaparle, es un mas que digno candidato para la proxima temporada de ofertas.

PUNTAJE: 7.0