Publicado el

Noticias | Un genio de la comedia se nos fue antes de…

Adiós Robin Williams

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags:
Un genio de la comedia se nos fue antes de tiempo y nos dejó sin palabras, igual hicimos un esfuerzo y le dedicamos un sentido homenaje. ¡Chau Robin, hasta siempre!

No nos corresponde a nosotros tratar de analizar los motivos por los cuales una persona decide que ya no vale la pena seguir formando parte de este mundo, el de las personas que viven y sobreviven cada dia. Sobre todo una que supo llenar su vida (o al menos su carrera) con tantas alegrias que compartio con la gente, pero no pudo manejar las tristezas y los excesos. A nosotros nos corresponde celebrar sus logros, sus grandes momentos que son, tambien en parte, nuestros grandes momentos cinefilos y televisivos.

Se fue uno de los grandes, de esos que todos recuerdan su nombre, sus frases, sus locos y extraños personajes, dentro y fuera de la pantalla. Se fue un comediante de lujo antes de tiempo y, por eso, la congoja es mas grande. Robin Williams nos dejo a los 63 años, mejor dicho, paso a la inmortalidad que da el estrellato.

La mayoria de nosotros vio, por lo menos, el 90% de sus peliculas, incluso aquellas que no quisieramos admitir. Sus actuaciones, como su personalidad hiperquinetica, eran (son) magneticas e imposibles de pasar por alto.

Graduado de Juilliard en 1973, la carrera de Robin exploto en la decada del setenta, gracias a su talento como artista de stand-up y a “Mork & Mindy” (1978-1982), la historia del alienigena venido desde Ork para estudiar la conducta de los seres humanos.

Sus exitos son demasiados para enumerar. Los ochenta y noventa le pertenecieron gracias a aciertos como “Buenos Dias, Vietnam” (Good Morning, Vietnam, 1987), “La Sociedad de los Poetas Muertos” (Dead Poets Society, 1989) y “Pescador de Ilusiones” (The Fisher King, 1991), donde demostro que sus geniales payasadas tambien podian tomarse en serio, ademas que le valieron sendas nominaciones al Oscar como mejor actor.

“Despertares” (Awakenings, 1990), “Hook” (1991), “Jumanji” (1995), incluso las fallidas “Jack” (1996) de Francis Ford Coppola o la tediosa “Patch Adams” (1998)… y la lista sigue y sigue.

Pero donde mas destacaba y dejaba su huella era cuando daba rienda suelta a su imaginacion (y exageracion) y entregaba esos personajes para la posteridad, 40% guion y 60% improvisacion (y tal vez mas) como la voz del Genio en “Aladdin” (1992), la ‘señora’ de “Papa por Siempre” (Mrs. Doubtfire, 1993) o en la version yanqui de “La Cage Aux Folles” (1978), “La Jaula de los Pajaros” (The Birdcage, 1996).

Un dia se no puso serio y quiso sacar a relucir ese lado oscuro que parece haber querido ocultar a lo largo de toda su existencia. “En Busca del Destino” (Good Will Hunting, 1997) le dio su primer y unico Oscar como mejor actor de reparto, mientras que “Retratos de una Obsesion” (One Hour Photo, 2002) y “Noches Blancas” (Insomnia, 2002) nos mostraron su cara menos amable.

En los ultimos años volvio a acariciar el suceso cinematografico de la mano de su Theodore Roosevelt en la saga de “Una Noche en el Museo” (la tercera entrega de la franquicia “Night at the Museum: Secret of the Tomb”, se estrena el 19 de diciembre), ademas de su breve retorno a la TV junto a Sarah Michelle Gellar en “The Crazy Ones”.

Williams forma parte de la generacion de Billy Crystal, Whoopi Goldberg y Steve Martin, entre otros, genios del humor indiscutidos que solo pueden hacerle bien a este mundo tan poco sarcastico, por eso cuando se van la cosa parece tener menos sentido.

Robin Williams no se fue, solo se volvio a su extraño planeta. “Nanu-nanu” para vos tambien, ahora Ork es un lugar mas calido porque recupero a su astro mas brillante.