Publicado el

Ránking | El último que apague la luz

Cementerio Virtual: 10 ambiciosos MMORPG que tuvieron que cerrar

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

El entretenimiento online masivo tiene incontables propuestas... y no todas sobreviven

Si bien no fue el primero, World of Warcraft sí fue uno de los principales impulsores de un género que le venía llamando la atención a muchos jugadores. Una vez bajo la luz del reflector, el concepto de MMORPG pisó el acelerador y muy pronto muchos estudios intentaban sacarle partido, intentando convertirse en el próximo WoW. Claro que luego uno descubría que existe eso de la Oferta y la Demanda, y ahí es cuando las cosas se empiezan a complicar. Quizá haya un excelente y muy lógico motivo por el que, hoy en día, muy pocos de los MMORPGs de antaño siguen activos.

Hagamos un recorrido, entonces, por este cementerio virtual para rendir homenaje a diez MMORPGs que no sobrevivieron.

  • 10
    City of Heroes / Villains
    Todos soñamos alguna vez con tener superpoderes. A falta de arañas radioactivas, los nerdos tuvimos que conformarnos con contentar nuestras ansias de superhéroe jugando juegos; y si el juego nos deja crear a nuestro protagonista a nuestra medida, mil veces mejor. Esa era la tentadora premisa de City of Heroes, un MMORPG clásico que entretuvo a su público desde su lanzamiento en 2004 hasta el cierre de sus servidores en 2012.

    Con un creador de personajes muy detallado, además de nuestra apariencia física podíamos definir el origen de nuestro héroe y sus poderes principales, personalizando a nuestro avatar hasta que quedara perfecto. Y si lo nuestro no era ser héroe y preferíamos hacer de maloso, en 2005 aparece City of Villains, que era exactamente lo mismo pero desde el lado de los villanos.

    Tras el cierre de los servidores hubo un intento de revivir la marca en 2014, pero al final no hubo caso. Bad Ending.
  • 9
    The Realm Online
    Técnicamente el primer MUD gráfico, desarrollado originalmente por Sierra On-Line en un distante 1996. Este juego servía de puente entre los MUD tradicionales; juegos de texto online; y un apartado gráfico para visualizar personajes y escenarios con sprites decentes y coloridos en lugar de caracteres ASCII, qué embromar.

    The Realm Online tuvo muchísimo éxito, consiguiendo entre 100 y 200 jugadores en sus horas pico. Si les parece que eso es poco, les recuerdo que estamos hablando de 1996 y sus conexiones Dial-Up, así que ese número es bastante importante.

    Si bien el juego fue eventualmente abandonado debido a las comparaciones con Ultima Online y EverQuest, parece que hoy en día se puede seguir jugando… ¡y hasta pagar! ¿¿Lo qué?? Qué mundo generoso, señores…
  • 8
    Star Wars Galaxies
    Aquí tenemos un verdadero clásico. Star Wars Galaxies rigió la galaxia de Internet por casi ocho años, desde su lanzamiento en 2003 hasta el cierre de sus servidores en 2011, y lo que le ofreció a la comunidad de fanáticos fue una de las más hermosas experiencias de Star Wars que hayamos visto en un medio tan masivo.

    Se ubica cronológicamente después de la destrucción de la Estrella de la Muerte en Episodio 4 pero antes de El Imperio Contraataca, aunque es una medida de tiempo medio tramposa porque había eventos y batallas referentes a cosas ocurridas fuera de ese marco temporal. Eso no importaba porque los jugadores tenían todo un universo para explorar, y no es exageración: múltiples planetas reconocidos de la franquicia y varias áreas espaciales para combate con naves; todo para encarar con nuestro avatar, un personaje que podíamos elegir entre una decena de razas. Pese a que los servidores oficiales ya no están, parece ser que hay un movimiento de fanáticos detrás de lo que se conoce como Star Wars Galaxies: Legends, un servidor privado que todavía permite a todo el que posea el juego seguir explorando la galaxia. La Fuerza es fuerte con esta buena gente.
  • 7
    Wildstar
    El chiste de Wildstar es que todavía sigue pateando, así que en lugar de “muerto” podemos decir que está “perdido en acción”; y acción es lo que el juego ofrece: un sistema de combate divertido al que se suma un apartado gráfico bien colorido y estilizado, como si a Blizzard se le ocurriera rediseñar StarCraft con el estilo de Warcraft y le añadiera un toque de Firefly para completar el paquete.

    Lo cierto es que Wildstar tuvo un lanzamiento muy atropellado que, para colmo, necesitaba de un costo de admisión para jugar. La cosa mejoró tiempo más tarde, cuando al fin pasó a Free-2-Play y los chicos de Carbine Studios empezaron a mejorar notablemente el juego. ¡Qué bueno! Aunque…

    ¿…se acuerdan que les dije que el chiste de Wildstar es que todavía sigue pateando? Bueno, los engañé, porque hace apenas unos días se anunció que se cierra Carbine Studios y, con él, los servidores de Wildstar; aunque todavía no hay fecha específica. ¡Pero che…!
  • 6
    Marvel Heroes
    Si hay una franquicia que la rompería con todo en el mundo de los MMORPGs, esa franquicia es Marvel. Nuestros héroes favoritos de los comics llegaban para deleitarnos con fantásticas aventuras de rol y acción. La enorme variedad de personajes desbloqueables (más de 100) y su formato Free-2-Play incentivaron a miles de fanáticos a despachar malosos con sus enmascarados preferidos. Nada podía malir sal… hasta que las cosas sal malieron.

    Los problemas empezaron alrededor de 2016, con muchas actualizaciones prometidas que llegaban tarde o que directamente no llegaban. Personal de Gazillion Entertainment, los desarrolladores, fueron renunciando a medida que aparecían cargos de acoso hacia el CEO de la empresa, Dave Dohrmann. Llegó a tal punto que, a mediados de Noviembre de 2017, Disney cortaba lazos con Gazillion y los dejaba en la ruta, que a su vez dejaron en pana a Marvel Heroes antes de fin de año. Los usuarios que tanta platita gastaron en el juego, bien, gracias. Que alguien llame a Thanos, a ver si nos presta el guante ese.
  • 5
    Tabula Rasa
    Con la firma de Richard “Lord British” Garriott, Destination Games lanzaba Tabula Rasa en un distante 2007. Esta propuesta MMORPG de ciencia-ficción añadía elementos de magia para narrar la historia de la lucha de la humanidad contra las imponentes fuerzas de los Bane, raza alienígena que llega para romper todo y conquistar.

    El juego se centraba más en la acción en tiempo real, aunque no tan estricta ya que se basaba en tiros de dados para determinar el porcentaje de acierto en los ataques. También se hacía hincapié en su campo de batalla dinámico en el que los bandos están en constante puja por capturar zonas del mapa.

    El tema es que un día cae la noticia de que el buen Richard había abandonado el juego para seguir otros proyectos, lo que no le causó nada de gracia al aludido porque parece que todo era una tramoya de parte de NCsoft (los distribuidores) para sacarse a Garriott de encima… y eso le jugó en contra, porque Richard demandó a NCsoft por la friolera de 24 millones de dólares, y terminó ganando 28 palitos verdes. ¿Y Tabula Rasa? Un par de semanas luego del “anuncio” de la partida de Garriott, NCsoft anunció que iba a cerrar los servidores a fines de Febrero de 2009. Mal, chicos… Muy mal.
  • 4
    EverQuest Next / Landmark
    Hablemos de tragedias. Hablemos de EverQuest Next. El nuevo título de la reconocida franquicia de rol online iba a tener un elemento muy especial: su contenido estaría creado por los jugadores. Esto ocurriría gracias al componente Landmark, que era una herramienta para crear escenarios que luego podrían verse en EverQuest Next; digamos, una especie de Minecraft pero menos cúbico.

    El problema fue que el desarrollo de ambos títulos pasó a manos de Daybreak Game Company, quienes comenzaron a hacer ciertas reestructuraciones en todo el proyecto. Mientras el público esperaba el lanzamiento de Next, Landmark ya estaba disponible en formato Alpha para el deleite de los que abonaron entre 60 y 100 dólares por el privilegio. Lamentablemente, Next nunca llegó a lanzarse y se canceló junto con Landmark en 2016 porque, según Russel Shanks, presidente de Daybreak, “el juego no era divertido”.

    A lo mejor deberían haber pensado en eso antes de meter la mano en la caja de engranajes… pero, yo qué sé, ¿no?
  • 3
    Perpetuum
    La historia de Perpetuum es medio tristona pero puede que tenga un final feliz… o al menos agridulce; no tanto en su propio universo como en la vida real. El juego en sí es la lucha de la humanidad por obtener el control de la energía de Nia, hogar de una raza de robots que no tienen ninguna intención de permitir a los visitantes invadir su casa. De aquí en más es una puja entre entes robóticos y humanos subidos a mechs, ambos bandos repartiéndose confites de plomo de todos los calibres. ¿Cómo no nos va a gustar esto?

    El gran problema de Perpetuum fue que su equipo de desarrollo siempre fue reducido; apenas un grupo de entusiastas que, más allá de todo su esfuerzo y buenas intenciones, fueron superados por las circunstancias. Así, a principios del año dieron de baja los servidores principales, dejando al paso un post de despedida en el que narraban el post-morten del juego.

    Y allí terminaría todo… de no ser porque los fanáticos acudieron a la ayuda. Si bien los servidores oficiales ya no están funcionando, los desarrolladores permitieron la creación de servidores privados, así que ahora existe un proyecto para mantener a Perpetuum vivo gracias a sus propios fanáticos. Si eso no es amor…
  • 2
    The Matrix Online
    Creo que de todos los juegos de este listado, The Matrix Online es el único que realmente tiene “sentido”. Es decir, aquí cada jugador interpreta a un avatar para recorrer el mundo virtual; ¡mirá si no es Meta! Además, el juego salió en estado Beta allá por 2004, justo para subirse a la cola de lo que ya había dejado la trilogía fílmica original, de manera que esto era más o menos la secuela de lo que vimos en el cine. ¿Algo más? Sí, el sistema de misiones y eventos tenían lugar en tiempo real, con actualizaciones todas las semanas. ¿Cómo podía fallar algo así?

    Bueno, algo debió pasar, porque hacia 2009 los servidores apenas albergaban a 500 jugadores, por lo que Sony (que había adquirido el juego de Monolith) dio de baja los servidores, dándole a The Matrix Online una enorme píldora azul. Not like this…
  • 1
    Firefall
    Lo más triste de Firefall era que su concepto tenía muchísimo potencial. Tomando lugar en el futuro distante, el juego muestra los esfuerzos de la humanidad por combatir al Melding, una fuerza que corrompe organismos. ¿Y cómo combatimos a los resultados de esta temible fuerza? ¡Pues con nuestra colección de exoesqueletos de combate, por supuesto!

    Cada jugador podía utilizar una serie de armaduras, o “Frames”, para funciones específicas; desde las de Asalto para combates clásicos hasta otras más especializadas, como la de Ingeniero y Tanque. Y si eso no era suficiente para tentarnos, todos los Frames vienen con jetpack, así que la verticalidad del terreno solía no ser un inconveniente. Era un muy lindo concepto.

1. City of Heroes / Villains

Todos soñamos alguna vez con tener superpoderes. A falta de arañas radioactivas, los nerdos tuvimos que conformarnos con contentar nuestras ansias de superhéroe jugando juegos; y si el juego nos deja crear a nuestro protagonista a nuestra medida, mil veces mejor. Esa era la tentadora premisa de City of Heroes, un MMORPG clásico que entretuvo a su público desde su lanzamiento en 2004 hasta el cierre de sus servidores en 2012. Con un creador de personajes muy detallado, además de nuestra apariencia física podíamos definir el origen de nuestro héroe y sus poderes principales, personalizando a nuestro avatar hasta que quedara perfecto. Y si lo nuestro no era ser héroe y preferíamos hacer de maloso, en 2005 aparece City of Villains, que era exactamente lo mismo pero desde el lado de los villanos. Tras el cierre de los servidores hubo un intento de revivir la marca en 2014, pero al final no hubo caso. Bad Ending.
Anterior Siguiente < >