Publicado el

Ránking | Era por abajo

10 bodrios gigantescos dirigidos por actores

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Mejor dedíquense a actuar, muchaches.

Por cada actor o actriz que triunfa detrás de las cámaras, tenemos varios que la pifiaron fulero. A lo mejor es su primer intento y habría que perdonarlos, pero otras veces tropiezan después de algunos hits, más o menos, decentes. No podemos evitar remarcar estos bodriazos y desearles más suerte en los próximos proyectos. O mejor, que se dediquen a la actuación, que les sale de taquito.

  • 10
    The Brave (Johnny Depp)
    Johnny Depp tiene varias cositas en su currículum como realizador, pero una sola película. “The Brave” (1997) es el mamarracho en cuestión, un drama “existencialista” basado en la novela homónima de Gregory McDonald, que también lo tiene como protagonistas y coescritor del guión. Raphael (Depp) es un nativo americano, alcohólico y desempleado, que vive en un parque de casas rodantes junto a su esposa y sus dos hijos. Convencido de que no tiene nada más para ofrecerle a este mundo, y con el bienestar de su familia en mente, el hombre acepta una cuantiosa suma de dinero para trabajar en una snuff, lo que se traduce en dejar que lo torturen hasta la muerte delante de la cámara. Así, Raphael tiene una semana para compartir con los suyos y despedirse, dejando todos sus asuntos espirituales en orden.
  • 9
    W.E. (Madonna)
    Partamos de la base de que Madonna es una gran artista musical devenida, primero en actriz y después en “realizadora”. No queremos ser malas gentes, pero “El Romance del Siglo” (W.E., 20111) es aún peor que las películas que suele protagonizar la Ciccone, un drama histórico romántico, el cual también produce y coescribe. La historia se divide en dos relatos paralelos: por un lado, el del rey Eduardo VIII, quien decidió abdicar al trono para casarse con la norteamericana y divorciada Wallis Simpson. Y por el otro, uno ambientado en la actualidad, centrado en una mujer casada y maltratada por su marido que, obsesionada con la figura de Simpson, vive un fogoso romance con un refugiado ruso y culto que trabaja como guardia de seguridad.
  • 8
    Loverboy (Kevin Bacon)
    El debut como director de Kevin Bacon, al menos en la pantalla grande, no fue tan auspicioso como el de muchos de sus colegas, o como nosotros hubiéramos deseado (acá se lo re banca, che). El actor arrancó con este drama romántico que lo tiene a él, a Kyra Sedgwick (su esposa) y a sus hijos como protagonistas, en una historia basada en la novela homónima de Victoria Redel. Emily (Sedgwick) fue una hija descuidada por sus padres que, al crecer, se convirtió en una madre posesiva. El relato mega telenovelesco nos lleva por este recorrido, desde la niñez de la mujer, hasta el presente con su pequeño hijo, al cual decidió criar con demasiado amor y sin un padre a la vista.
  • 7
    A Million Ways to Die in the West (Seth McFarlane)
    “Ted” (2012) no es una maravilla, pero entre humoradas y guiños te arranca alguna que otra sonrisa. Con “Pueblo Chico, Pistola Grande” (A Million Ways to Die in the West, 2014) –nos acordamos de esta traducción y nos agarra dolor de muelas-, Seth McFarlane meó un poquito fuera del tarro, y hasta su título rimbombante suena mucho más épico que la película en sí. Es más, si lo pensamos mejor, tal vez es lo único bueno de esta comedia que se cruza con el western, y no es más que una seguidilla de musicales salidos de la nada, referencias pop y chistes flatulentos. No sabemos (ni entendemos) como fue a parar ahí Charlize Theron, pero en el caso del creador de “Padre de Familia”, se anotó uno de los peores fracasos de aquel año.
  • 6
    Lost River (Ryan Gosling)
    Pensábamos que todo lo que toca Ryan Gosling se convierte en oro, hasta que vimos su debut (y hasta ahora, despedida) como director. Tras años de pararse delante de la cámara, el actor decidió probar suerte del otro lado con este drama fantástico neo noir protagonizado por Christina Hendricks, Saoirse Ronan, Iain De Caestecker, Matt Smith, Ben Mendelsohn, Barbara Steele y Eva Mendes. La historia nos lleva hasta la abandonada ciudad de Lost River, donde Billy (Hendricks), madre soltera de dos, debe embarcarse en una cruzada para salvar el hogar de su infancia y mantener unida a su familia. Un cuento de hadas moderno y oscurísimo centrado en el amor, la familia y la supervivencia. Mejor seguí cantando, Ryan.
  • 5
    The Two Jakes (Jack Nicholson)
    Jack Nicholson tuvo la brillante idea de despedirse de la dirección con la secuela de “Barrio Chino” (Chinatown, 1974). “The Two Jakes” (1990) lo vuelve a tener como protagonista y, encima, acompañado de un gran elenco entre los que figuran Harvey Keitel, Meg Tilly, Madeleine Stowe, Richard Farnsworth, Rubén Blades, Tracey Walter y Eli Wallach. Después de la guerra, Jake Gittes consigue un nuevo caso: probar la infidelidad de Kitty, esposa de Jake Berman, un corredor de bienes raíces. Gittes prepara la trampa para sorprenderla in fraganti, pero en la conmoción Berman asesina al amante de su mujer que, ups, resulta ser su socio de negocios. El detective privado queda metido en un gran embrollo, y un bodrio cinematográfico que canceló de raíz la tercera entrega.
  • 4
    Assassination Tango (Robert Duvall, 2002)
    A esta altura, Robert Duvall es un argentino más y quiso celebrar su amor por nuestro país con esta, su tercera incursión como director. Este drama criminal filmado en Buenos Aires, lo tiene también como protagonista y guionista, y cuenta la historia de un tal John J., matón a sueldo oriundo de Brooklyn, un tanto excéntrico y temperamental, contratado por una familia local para asesinar a un general retirado. Pero su objetivo está tardando en regresar al país y, mientras tanto, despunta el vicio por el baile y se apasiona por Manuela (Luciana Pedraza), una joven y elegante instructora de tango.
  • 3
    I’m Still Here (Casey Affleck)
    No hay familia más disfuncional (¿?) que los Affleck. Sabemos muy bien, a esta altura, que Ben es el que dirige bien y Casey el que la rompe delante de la cámara (adjunte aquí machete parecido al de “Lenny = Blanco, Carl = Negro”). Mientras que el hermano mayor juntó premios con cositas como “Argo” (2012) y “Desapareció una Noche” (Gone Baby Gone, 2007), el menor quiso seguir sus pasos y se despachó con “I'm Still Here” (2010), un mockumentary (falso documental) que recopila la transición de Joaquin Phoenix desde el mundo de la actuación hasta su “creciente” carrera como aspirante a rapero. Un chiste que muchos se creyeron, pero las risas terminaron cuando varias de sus compañeras de trabajo reportaron acusaciones de abuso sexual y conducta indecente por parte del actor devenido en realizador. Sin comentarios.
  • 2
    Sonny (Nicolas Cage)
    Para el año 2002, la carrera de Nicolas Cage ya venía en franca decadencia y el actor quiso dar el volantazo y probar suerte tras las cámaras, tal vez, para que lo tomasen un toquecito más en serio. Así surgió “Sonny”, un drama criminal protagonizado por James Franco, Harry Dean Stanton, Brenda Blethyn y Mena Suvari. No se dejen engañar por semejante elenco. La historia es un fiasco: Sonny Phillips, soldado con baja honorable, vuelve a su hogar en Nueva Orleans con la intención de alejarse de una vida de prostitución impuesta por su madre, dueña de un burdel, que tiene planes muy diferentes para su retoño. Ese cringe no te lo robo, amigue.
  • 1
    Star Trek V: La Frontera Final (William Shatner)
    William Shatner no es el primer actor de la saga de Gene Roddenberry en incursionar en esto de la dirección. Antes que él, Leonard Nimoy se despachó con dos buenas entregas, de ahí (suponemos) que le haya picado el bichito cinematográfico al capitán Kirk. “Star Trek V: La Frontera Final” (Star Trek V: The Final Frontier, 1989) es de lo más flojito de la franquicia (digámoslo, es la peor), una historia centrada en los tripulantes de la Enterprise que, acá, deben lidiar con Sybok, un vulcano que reniega de la filosofía de la lógica pura y que, además, resulta ser el hermano perdido de Spock. Este villano de turno termina secuestrando la nave y a sus ocupantes con una misión bastante clara (y extraña): la búsqueda del ser superior, o sea Dios, en el centro de la galaxia.

1. The Brave (Johnny Depp)

Johnny Depp tiene varias cositas en su currículum como realizador, pero una sola película. “The Brave” (1997) es el mamarracho en cuestión, un drama “existencialista” basado en la novela homónima de Gregory McDonald, que también lo tiene como protagonistas y coescritor del guión. Raphael (Depp) es un nativo americano, alcohólico y desempleado, que vive en un parque de casas rodantes junto a su esposa y sus dos hijos. Convencido de que no tiene nada más para ofrecerle a este mundo, y con el bienestar de su familia en mente, el hombre acepta una cuantiosa suma de dinero para trabajar en una snuff, lo que se traduce en dejar que lo torturen hasta la muerte delante de la cámara. Así, Raphael tiene una semana para compartir con los suyos y despedirse, dejando todos sus asuntos espirituales en orden.
Anterior Siguiente < >