Publicado el

Gratarolama | Un Drive para el ahorro

GRATAROLANDIA: Hoyo en uno para la diversión gratuita

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

El golf es un deporte de concepto simple, así que, ¿por qué no darle un giro con juegos gratuitos?

A veces la idea que define la temática de esta sección cae de rebote. Por ejemplo: investigando juegos para el listado de la semana descubro que hay más títulos relevantes al tema del golf de lo que uno imaginaba. Valía la pena explorar esas posibilidades; lo que resultó en la colección de pequeñas y geniales locuras que les presento a continuación.

Todas ellas tienen al golf como elemento en el que se basan las mecánicas, pero cada título añade algún giro de tuerca para diversificar la jugabilidad. ¿Están listos para unas partiditas de golf? ¡Vamos, pues!

 

Backdoor Golf

Una de las características más reconocidas del golf como deporte es la de ser un entretenimiento calmo y sereno. Bueno, jeje, van a descubrir en este listado que eso no se aplica a estos juegos; especialmente no a Backdoor Golf.

La idea aquí es simple: debemos avanzar tanto como podamos antes de que el reloj llegue a cero. Cada vez que mandamos nuestra bola más allá del límite derecho de la pantalla ganamos puntos—muchos más si la hacemos pasar por el área “Target”. El problema es que una vez que damos el primer golpe todo el juego se vuelve frenético. Nuestro golfista se pondrá a correr y tendremos que calcular el golpe al vuelo, pudiendo elegir entre tres tipos de palo para modificar el ángulo general de cada tiro.

Más aún, las pantallas son aleatorias y están llenas de obstáculos loquísimos. ¿Te pensaste que ibas a relajarte? Uy, no sabés cómo le erraste. Empezá a correr, amigo.

 

Air Sea Golf

La vieja y querida Atari 2600 tenía el enorme carisma de su fantástica simplicidad. Sus juegos no requerían de demasiados elementos o reglas para entretenernos por horas, limitándonos a ideas concretas y mecánicas bastante directas. Por ejemplo, había un popular juego en el que debíamos disparar un cañón desde tierra para destruir a los aviones enemigos que pasaban volando. ¡Clásico! Pero, ¿y si en lugar de un proyectil el cañón lanzara una bola de golf? Esto suena a Air Sea Golf.

En este adorable émulo de Atari 2600 nuestro objetivo es disparar nuestra bala para que caiga en el hoyo. Además de que cada nivel es procedural, el juego presenta un sistema de ángulo y poder de tiro extremadamente sensible, de tal forma que extender el medidor un píxel de más puede ser la diferencia entre que nuestra bala caiga a dos metros o que se propulse a la estratósfera. Es en esa dificultad en la que el juego nos deja pegados a la pantalla, tratando de calcular a ojo el punto perfecto para el tiro ganador. Un título ideal para pasar cinco minutos… o quedarnos enviciados por más tiempo. Ah, y es un golazo para los más nostálgicos, porque hasta los sonidos son los clásicos de Atari 2600. Sí, gracias.

 

Zero G Golf

Es bien sabido que la gravedad y la inercia son dos de los factores que afectan directamente a la trayectoria de nuestra bola de golf. Pero, ¿y si no existieran? Tal vez debamos jugar Zero G Golf para descubrir el dolor de cabeza que eso puede causar. Esto no es otra cosa que una especie de golf en gravedad cero, pero en lugar de tener que meter la bola en el hoyo debemos presionar los botones correctos… o morir.

Epa, ¿morir? Sí, digamos que hay un poco de tensión inherente en el objetivo de este juego. Desde nuestro punto de lanzamiento hemos de disparar la bola en una dirección y fuerza determinada, intentando hacer que active todos los botones verdes para dar por completado el nivel. El primer problema es que la falta de inercia hace que las bolas no paren nunca, y eso puede hacer que vuelvan a golpear el mismo botón verde, apagándolo. O peor aún, que terminen activando los botones rojos. Nunca pasa nada nuevo cuando se activa un botón rojo.

El juego está muy bien diseñado y cuenta con una linda selección de niveles. Además incluye un par de modos de juego para variar un poco las cosas y complicarnos la vida; en especial con el modo “One Shot” en el que literalmente tenemos sólo un tiro para superar el nivel. ¿Listos para sufrir? ¡A jugar!

 

Wasteland Golf

En la pequeña montaña de juegos de golf que pude ver para esta colección encontré varios que intentaban mezclar elementos de supervivencia con el clásico deporte que es el foco de interés de esta semana. Lamentablemente la gran mayoría de estos juegos en particular no pasaban de ser meras buenas ideas con potencial desperdiciado… excepto quizá Wasteland Golf.

Esta versión post-apocalíptica del juego presenta recorridos colmados de obstáculos. Nuestro pobre mártir ha de jugarse la vida en cada tiro, ya que una vez que la bola está en movimiento nuestro sobreviviente comenzará a caminar en su dirección, agarrando todos los ítems que encuentre a su paso pero también sucumbiendo ante potenciales peligros en la ruta.

El juego es bastante difícil, hay que decirlo, pero su concepto es muy sólido y el sistema de física (y especialmente el sistema para golpear la bola) están bien implementados. De hecho, los desarrolladores están tan encantados con la buena repercusión que tuvo su jueguito que ahora están trabajando en mejorarlo, lo cual es una muy buena noticia. Ojalá saquen algo todavía mejor.

 

Robot Golf

Casi podríamos decir que el golf, en su núcleo, es una especie de deporte puzzle. La solución a cada desafío está en determinar el camino más directo hacia el objetivo. Algo así ocurre en Robot Golf pero con un par de salvedades: primero, es un juego de golf mezclado con plataformero de puzles; segundo, nuestro protagonista es un robot.

Sí, un adorable robot y su todavía más adorable amigo-perruno-mecánico deciden intentar aprender de los humanos mediante el juego de golf, para lo cual nuestro personaje utilizará un pequeño cañón para lanzar una bola especial, a la cual podremos transportar nuestro cuerpo para definir el próximo disparo. El objetivo de cada nivel es presionar el botón presente, ya sea con la bola o con nuestro robot, dentro de la cantidad de tiros predeterminada.

Además de una presentación muy buena y unos protagonistas simpatiquísimos, la física de la bola en cada tiro se siente suave. Da gusto experimentar una jugabilidad tan bien calibrada. Vayan y jueguen, que no tiene desperdicio.

 

One Button Real Time Twenty-Six Player Party Golfing

Culminemos esta selección de locuras golfistas (o sea, de golf) con una de las más delirantes de todas; tan delirante como su extenso nombre lo indica: One Button Real Time Twenty-Six Player Party Golfing. Qué locura…

Imaginen el clásico Desert Golfing… pero con hasta 26 jugadores a la vez, en tiempo real. Es un absoluto caos, ¿verdad? Vamos de a poco: cada jugador elije una tecla del teclado, la cual será el botón que deben mantener presionado para ir cargando el tiro. Cuando el ángulo de disparo y la potencia llegan al nivel deseado, soltamos para que nuestra bolita se propulse en dicha dirección. Imaginen eso, pero multiplicado por 26.

Ahora, existe un gran problema, y es que es imposible que un teclado acepte demasiadas teclas presionadas a la vez. Con el mío pude mantener tres jugadores pulsando al mismo tiempo, de manera que lo de “26 jugadores” en el título es una alegación técnicamente correcta, pero también bastante mentirosa. Los desarrolladores dicen que es posible encajar más teclados USB para tener más jugadores. Che, hay que decirle a los de DoBoToNe que hagan un control especial para permitir la utopía de 26 jugadores en simultáneo. Eso sí que sería una fiesta.