Publicado el

Ránking | Multitasking cinematográfico

10 actores que se convirtieron en grandes directores

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Dejen algo para los demás, muchaches.

Ya lo dijo Steven Spielberg: “Todos los actores deberían dirigir y todos los directores deberían actuar, por lo menos una vez”; esto, para entender los miedos y las complejidades del trabajo del otro. Será por eso que, después de años de pararse delante de las cámaras y aprender sobre el proceso, los intérpretes se lanzan a la aventura y prueban suerte con sus propias experiencias directoriales. A veces funcionan, a veces no tanto, pero le dedicamos este primer top a los que dieron el salto de fe y cayeron bien parados.

  • 10
    John Krasinski
    Cansado de hacernos reír con su Jim Halpert en “The Office”, John Krasinski empezó a probar suerte tras las cámaras, primero con la dramedia “Brief Interviews with Hideous Men” (2009) y algunos episodios de la sitcom de NBC, hasta que este año dio el batacazo con “Un Lugar en Silencio” (A Quiet Place, 2018), un genial thriller de terror que protagoniza junto a Emily Blunt, por cierto, su media naranja en la vida real. Krasinski demostró ser mucho más que un tipo gracioso y una cara bonita, involucrándose en varios aspectos de la industria como la producción de “Jack Ryan”, su nuevo protagónico televisivo para Amazon Studios. En 2020 se viene la secuela de los bichos con problemitas auditivos y ya queremos saber que truquitos se guarda bajo la manga.
  • 9
    Angelina Jolie
    Sabemos que está medio chapita, pero nos gana con su talento. Angelina tuvo momentos intensos delante de la cámara, pero dejó escapar su lado más humanitario cuando se acomodó detrás de ellas. La actriz debutó como directora en 2011 con “In the Land of Blood and Honey” y llegó a recibir varios premios con historias de vida como “Inquebrantable” (Unbroken, 2014) y “Primero Asesinaron a mi Padre” (First They Killed My Father, 2017), una coproducción con Camboya. Jolie es una de las realizadoras con más peso en Hollywood, y eso no es poca cosa. No, de “Frente al Mar” ni hablamos, pero echémosle la culpa a Brad Pitt, por las dudas.
  • 8
    Ron Howard
    El colorado todavía usaba pañales cuando arrancó su carrera actoral (¡qué indiscreción!). A lo largo de sus décadas como intérprete forjó personajes inolvidables como el Opie Tayler de “The Andy Griffith Show” y el Richie Cunningham de “Happy Days”, pero un día se cansó de ser el foco de atención y, con la ayuda de un tal Roger Corman, se lanzó a la aventura de la realización. Ron Howard atravesó por casi todos los géneros y, salvo contadas excepciones, quedó muy bien parado. A él le tenemos que agradecer “Splash” (1984), “Coccon” (1985), “Willow” (1988), “Apolo 13” (1995), y algunos bodrios como las adaptaciones de Dan Brown y “Han Solo: Una Historia de Star Wars” (2018). Igual, se lo re quiere. Tuvo su merecido Oscar por “Una Mente Brillante” (2001), grandes capítulos de “Los Simpson” y una parte de responsabilidad por Bryce Dallas Howard.
  • 7
    Julie Delpy
    La Celine de la trilogía de Richard Linklater tiene una amplia carrera detrás de las cámaras, además de coescribir las dos últimas de estas entregas. Delpy arrancó en 2002 con la experimental “Looking for Jimmy”, y siguió aportando su visión particular dirigiendo, escribiendo, produciendo y hasta editando sus propias películas como “2 Días en París” (2 Days in Paris, 2002), que tuvo su secuela -“2 Days in New York”- en el año 2012. “Lolo: El Hijo de mi Novia” (Lolo, 2015) es, hasta ahora, su última incursión en la silla del director, pero ya tiene varios proyectos en carpeta.
  • 6
    Takeshi Kitano
    Entre sus muchas actividades curriculares (actor, comediante, escritor, poeta, pintor y diseñador de videojuegos), Takeshi Kitano también se paró detrás de las cámaras con historias bastante alejadas de sus personajes más cómicos. El realizador japonés tiene predilección por los dramas mafiosas y los policiales violentos, aunque nunca deja de lado el característico y casi inexpresivo humor asiático. El debur de Kitano llegó en 1989 con “Policía Violento” (Sono otoko, kyôbô ni tsuki), pero seguro que lo disfrutaron en joyitas como “Flores de Fuego” (Hana-bi, 1997) y “Zatoichi” (Zatôichi, 2003).
  • 5
    Gene Kelly
    Todos lo tenemos como el gran actor, cantante, bailarían y coreógrafo que enalteció el género musical desde la década del cuarenta. Pero Gene Kelly también hizo su gran aporte detrás de las cámaras, arrancando en 1949 con “Un Día en Nueva York” (On the Town), en colaboración con Stanley Donen. La dupla haría historia con “Cantando bajo la Lluvia” (Singin' in the Rain, 1952) y seguiría con “Siempre Hay un Día Feliz” (It's Always Fair Weather, 1955). En “Invitation to the Dance” (1956) se cortó solo, y siguió dirigiendo hasta mediados de la década del setenta metiendo cositas como “Hello, Dolly!” (1969). Claro, nada superó sus trabajos junto a Donen, pero quien le quita lo bailado (no pun intended).
  • 4
    Greta Gerwig
    Greta Gerwig es la actriz indie por excelencia, y apasionada por el séptimo arte, que dio el salto tras las cámaras, primero en compañía de Joe Swanberg con “Nights and Weekends” (2008), y después en solitario con la maravillosa y multipremiada “Lady Bird” (2017). Un poco trasladando sus propias experiencias de juventud en Sacramento, la realizadora nos conquistó con la historia de Christine y la relación con su madre. Ahora, no vemos la hora de que llegue su versión de “Mujercitas” (Little Women, 2019), con el encore de Saoirse Ronan y Timothée Chalamet, más Emma Watson, Meryl Streep, Laura Dern y Florence Pugh, entre otros.
  • 3
    Robert Redford
    Parece que el amigo Roberto planea retirarse de la actuación con la inminente y ya aclamada “The Old Man & the Gun” (2018). Pero, ¿seguirá como realizador? El creador del Festival de Cine de Sundance, que siempre vio potencial en las películas independientes, comenzó su carrera detrás de las cámaras con “Gente como Uno” (Ordinary People, 1980), un dramón familiar que se llevó cuatro premios Oscar, incluyendo Mejor Película y Mejor Director para el debutante Redford. Después siguieron cositas como “El Secreto de Milagro” (1988), “Nada es para Siempre” (1992) y “Quiz Show - El Dilema” (1994), películas correctas y bien recibidas por la crítica y el público pero, seamos sincero, ninguna es para rasgarse las vestiduras.
  • 2
    Jodie Foster
    Jodie creció ante nuestros ojos y ya era toda una experta actriz cuando apareció en “Taxi Driver” (1976). Después de un par de incursiones televisivas, decidió dar el salto y pararse detrás de las cámaras de la pantalla grande debutando con la magnífica “Mentes que Brillan” (Little Man Tate, 1991), el relato de una madre soltera que lucha con la genialidad de su pequeño hijo, un nene con trastornos del espectro autista. La directora Foster no tiene muchas películas dentro de su currículum, pero todas tienen lo suyo. Lo mejor es su paso por la TV, al hacerse cargo de varios episodios de “Black Mirror”, “Orange Is the New Black” y “House of Cards”. Necesitamos más de ese talento femenino.
  • 1
    Clint Eastwood
    Entre los spaghetti western y su papel como Harry Callahan en la saga de películas de “Harry, el Sucio” (Dirty Harry), Clint Eastwood se convirtió en toda una estrella, un ícono de la pantalla grande, y toda una representación del “macho” a lo largo de casi tres décadas de cine (bah, medio que lo sigue siendo, ¿no?). En los setenta empezó su carrera como director, muchas veces relacionado a esos mismos policiales y películas del Lejano Oeste que le dieron tanta fama. A pesar de varios éxitos y películas destacadas, su carrera como realizador no comenzó a ser tomada en serio hasta los noventa con hits como “Los Imperdonables” (Unforgiven, 1992), que le dio su primer Oscar como director y Mejor Película; una hazaña doble que repetiría con “Million Dollar Baby” (2004). “Los Puentes de Madison”, “Río Místico”, “Gran Torino”, “Sully: Hazaña en el Hudson”, unas cuarenta historias que abarcan casi todos los géneros. Mucho prestigio para el bueno de Clint aunque, en varias oportunidades, deje escapar esa ideología un tanto derechista y conservadora que se le nota a la legua.

1. John Krasinski

Cansado de hacernos reír con su Jim Halpert en “The Office”, John Krasinski empezó a probar suerte tras las cámaras, primero con la dramedia “Brief Interviews with Hideous Men” (2009) y algunos episodios de la sitcom de NBC, hasta que este año dio el batacazo con “Un Lugar en Silencio” (A Quiet Place, 2018), un genial thriller de terror que protagoniza junto a Emily Blunt, por cierto, su media naranja en la vida real. Krasinski demostró ser mucho más que un tipo gracioso y una cara bonita, involucrándose en varios aspectos de la industria como la producción de “Jack Ryan”, su nuevo protagónico televisivo para Amazon Studios. En 2020 se viene la secuela de los bichos con problemitas auditivos y ya queremos saber que truquitos se guarda bajo la manga.
Anterior Siguiente < >