Publicado el

Cine | The big bang theory

ANÁLISIS: Las leyes de la termodinámica (2018)

Volver a la home

Por: Leo Valle

Un poco de amor y un poco de ciencia para el nuevo proyecto de Mateo Gil.

Por casualidad o no, durante estos días me tocó ver dos películas que intentan explicar las relaciones humanas a través de la ciencia. La primera fue The Female Brain (2017), el debut como directora de la guionista y actriz Whitney Cummings, y la segunda fue Las Leyes de la Termodinámica, el último proyecto de Mateo Gil, ex colaborador de Alejandro Amenabar en películas como Abre los Ojos (1997), Mar adentro (2004) y Agora (2009) que desde hace ya varios años empezó a tener vuelo propio. 

Su tercera película, después del western Blackthorn (2011) y el drama existencialista de ciencia ficción Realive (2016), es una comedia romántica que explora la influencia de las tres leyes de la termodinámica en nuestra vida cotidiana y, más importante, en nuestro porvenir romántico. Es un concepto interesante o por lo menos didáctico, pero en última instancia el guión se olvida que más allá de toda la charla de astrofísica hay personajes que desarrollar.

El protagonista y narrador es Manel (Vito Sanz), un astrofísico preparando su tesis que ve su vida como una sucesión de eventos dictados por las relaciones entre las diferentes formas de energía. Es justamente a través de un pequeño tutorial de atracción de los cuerpos sucedido por un accidente digno de un gag de El Chavo del 8 que conocemos a la modelo en ascenso Elena (Berta Vazquez), el playboy y amigo de Manel Pablo (Chino Darín) y la abogada Eva (Vicky Luengo). Después de algunas risas y una salida, las parejas están formadas.

A partir de entonces nos enfrentamos a la clásica relación del chico perdedor e inseguro y la chica inalcanzable, que después de las bondades de los primeros meses se convierte en dependencia y eventualmente muta en una paranoia cuyo resultado es un vínculo tóxico para ambos. Por supuesto Manel busca explicaciones para su alejamiento en la entropía convirtiendo su inseguridad en una profecía autocumplida. Del electromagnetismo al calor y la agitación de partículas y su relación con el estallido nuclear del corazón, pasando por la continuidad de tiempo y espacio, y la física cuántica, la película nos lleva de paseo por una infinidad de conceptos para explicar porqué esta historia de chico-conoce-chica debería o no llegar a buen puerto.

Atrapados en las charlas de física quedan los personajes de Darín y Luengo, que desarrollan una relación digna de una sitcom floja de guión y nunca terminan de definir un rol en función al protagonista. Sus actuaciones nunca se sienten naturales y la química de los personajes (en particular de la pareja protagonista) por momentos es inexistente – prepárense para interpretar si están en un buen o mal momento en base a la distancia física y no tanto la emocional.

Aún así la película se mantiene entretenida hasta el tercer acto que se vuelve un tanto caótico en su construcción y denso en su ejecución pero sale bien parado en gran parte por el formato de falso documental y la edición, que consigue ilustrar los múltiples conceptos a través de gráficos, pantallas divididas y efectos de cámara, ofreciendo una dinámica particular y mantiendo el interés. 

Nada consigue superar, sin embargo, la ausencia de comedia en esta comedia romántica. No hay humor o bienestar casi en lo absoluto y el romance es verdaderamente fugaz. Manel es un personaje atravesado por la obsesión y la neurosis que no consigue generar empatía en ningún momento, y el resto de los personajes simplemente responden de la mejor forma posible a todas esas limitaciones. Es un drama que un Kaufman poco inspirado hubiera dejado en la carpeta de "Ideas para explorar" en su computadora.


Las Leyes de la Termodinámica es una película correcta y poco más. Busca limpiarse de la clásica fórmula del género apelando a otro tipo de leyes, pero necesita bajarle unos puntos a la ciencia y sumarle unos porotos a la humanidad.

 

 

LO MEJOR

+ Es un experimento interesante.

+ Aprendés algo de astrofísica.

LO PEOR

- Las actuaciones son muy flojas.

- Le falta comedia y romance en partes iguales.