Publicado el

Analisis | Porque te quiero te stalkeo

ANÁLISIS: You S01E01: Pilot

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tené cuidado del que te atiende en Yenny.

¿Te dan miedo los huevitos de Twitter? Esos followers que ni sabés de dónde salieron? “You”, el nuevo thriller psicológico de la cadena Lifetime te va a dar algo en qué pensar, cada vez que le tires un like a alguien que no conozcas de las redes. La nueva serie de Greg Berlanti (artífice de todo el Arrowverse) y Sera Gamble (“Supernatural”) se basa en la novela homónima de Caroline Kepnes, y con apenas un episodio al aire, ya se aseguró una segunda temporada.

La historia sigue de cerca (y muy en primera persona) la vida de Joe Goldberg (Penn Badgley, la parejita de Emma Stone en “Se Dice de Mí”), joven y perspicaz gerente de una librería de Nueva York que se enamora a primera vista de una de sus clientas, Guinevere Beck (Elizabeth Lail), y piensa ir hasta las últimas consecuencias para que el sentimiento sea recíproco.

Decir que Joe se “obsesiona” con la chica, es poco, y rápidamente adopta la fase más famosa de Jaime Lannister: “Las cosas que hago por amor”.

Goldberg es un Sherlock cualquiera que cree saber todo de una persona con solo mirarla. Claro que también ayuda seguirla en las redes sociales, descubrir sus gustos, donde vive, perseguirla a donde vaya, y hasta colarse en su vivienda cuando está ausente. El pibe es un solitario que tuvo un desamor que le rompió el corazón. Desde entonces, busca la pareja perfecta, aunque tenga que forzar un poquito la situación.

Por su parte, Beck es aspirante a escritora, estudiante y profesora de yoga que apenas puede pagar el costoso departamento donde vive. Tiene amigas falsas, un novio que no la merece y pocas neuronas como para darse cuenta que Joe la está acosando.

El piloto de “You”, dirigido por Lee Toland Krieger y escrito por sus creadores, marca muy bien los ritmos, el suspenso y la narración, más allá de que cae en todos los lugares comunes de este tipo de historias (ojo, también se hace eco de ellos). El problema principal son sus temas, tan a contramano de la coyuntura, donde (un poco generalizando) las mujeres no se exponen de cierta manera, mucho menos cuando se trata de extraños.

Ok, esto es ficción y, a simple vista, Joe es el tipo más bueno sobre la faz de la Tierra, pero el relato en sí parece un conjunto de fantasías machistas, como creer que una mujer random intenta seducir sólo por el hecho de que esa mañana no se puso corpiño, o porque decide masturbarse frente a la ventana que da a la calle… después de haber tenido sexo con su novio frente a esa misma ventana (¿?).   

A “You” la supera el cringe de muchas de sus escenas y los comportamientos de su protagonista, que va a pasar por arriba cualquier obstáculo que lo separe de su presa, perdón, su “amor ideal”. Claro que no hay nada de romántico en este drama criminal que, justamente, atrapa desde lo policial, pero incomoda desde la relación que se está gestando. También molesta que Beck, la “rubia linda”, sea medio tonta, un conjunto de clichés que desentona con la agudeza de Joe y con los productos de Berlanti, siempre a la vanguardia en materia de diversidad e inclusión.

“You” tiene algunos puntos en común con “Ingrid Goes West” (2017) en cuanto a la relevancia y la autodifusión que generan las redes sociales, un arma de doble filo del siglo XXI. Acá no hay análisis ni mea culpas (tampoco el humor negro de la película de Matt Spicer), pero sí una advertencia más ligada a la invasión de la privacidad a través de tus cuentas de Twitter, Facebook o Instagram, la puerta de entrada directa para loquitos como  Goldberg.

Funciona mucho mejor desde el punto de vista del protagonista, de ahí la narración en off y algunos truquitos visuales que ayudan a armar el rompecabezas; pero los encantos de Joe (y la gran actuación de Badgley) en la pantalla, son inversamente proporcionales a la empatía que pueda generar con el público. Volvemos a tener un Walter White entre nosotros: ese tipo de personaje que atrae desde la oscuridad, pero desde el análisis resulta realmente nefasto.  

“You” funciona (y atrae) como historia de género, con todos sus elementos característicos y los escalofríos que genera su protagonista pero, al mismo tiempo, perpetúa las situaciones (y pensamientos) más machistas y misóginas, haciendo que el rechazo (al menos de quien escribe) sea casi instantáneo.