Publicado el

Analisis | El final del principio

ANÁLISIS: Shadow of the Tomb Raider (PS4, XONE, PC)

Volver a la home

Por: Mariano Rizza

A la sombra de si misma.

Luego de una largo pero necesario descanso, Tomb Raider regresó a la escena de los videojuegos en 2013 con el planteo de una nueva saga enfocada en reinventar a Lara bajo los cánones del siglo veintiuno. Y mientras que con Tomb Raider y Rise of the Tomb Raider se logró redefinir al personaje, siempre quedaron asperezas por terminar de limar. Siendo el capítulo final, Shadow of the Tomb Raider tiene la presión de cumplir con todas las expectativas, atar los cabos sueltos y cerrar el arco argumental que prometía contar los orígenes de la Lara Croft que todos conocemos, tarea tanto o más grande que las aventuras que la misma exploradora de tumbas suele enfrentar.

Para acelerar los trámites, este tercer capítulo se sube a todo lo ya construído y nos pone en la embarrada musculosa de una Lara en acción, buscando adelantarse a los planes de la Trinidad y su búsqueda de artefactos místicos para establecer el nuevo orden mundial. De México a Perú haciendo escala en cuanta selva, cueva y pantano se nos ocurra, Lara y su amistoso gigante maorí llamado Jonah, van a tentar a la muerte de mil maneras distintas en búsqueda de un artefacto que pueda detener el apocalipsis - literalmente - desatado por la ambición de nuestra protagonista al ponerse a jugar con algunos elementos desconocidos que tendría que haber dejado en paz.

Esto, por más que no haya sido intencional, nos pone no sólo en ambiente sino al tanto del estado mental de Lara. En la búsqueda de ignorar todos sus traumas, esta joven arqueóloga pone su vida en riesgo una y otra vez, escapando constantemente de diferentes peligros física y emocionalmente. Desde ya, no lo hace sin herramientas. A la hora de explorar el mundo más grande en la saga hasta el momento, contaremos con las armas y habilidades de siempre, empezando por los ya emblemáticos picos, arcos y flechas. Sumado a esto, para lograr abarcar la inmensidad del mundo ofrecido, Lara ahora puede hacer rappel para acceder a distintas superficies, como también hizo un curso de buceo intensivo, lo que nos permitirá explorar diversas locaciones subacuáticas que otorgan una verticalidad al juego, además de una aún mayor superficie a explorar. Y mientras que de buenas a primeras, esto puede llegar a sonar tedioso en un principio - después de todo, a nadie en su sano juicio le gustan los niveles de agua -, estas secciones están muy bien elaboradas, al punto que aún cuando suman segmentos de sigilo bajo el agua, los mismos son realmente entretenidos.  

Image result for shadow of the tomb raider

No puedo dejar de notar que sucediendo esta historia dos meses luego del último juego, es extraño que el árbol de habilidades a destrabar este conformado en gran parte por las mismas perks de las últimas entregas. Entiendo que Lara se golpee la cabeza constantemente, pero dudo que por eso se olvide cada 60 días de como tensar mejor el arco o como rastrear a una bestia salvaje. Lo bueno es que a la hora de hablar de sus nuevas técnicas, estas si se sienten un aprendizaje orgánico ya que por más que las veamos en nuestro menú, no podremos acceder a las mismas hasta encontrar la teoría de cómo realizarlas resolviendo puzzles en las decenas de tumbas que tendremos que explorar, incentivando así el turismo por este mundo maravillosamente construido, en el cuál se nota todo lo experimentado y aprendido en el segundo juego de la saga.

Otra de las nuevas habilidades de Lara consiste en cubrirse de barro para pasar completamente desapercibida ante el inminente peligro de los mercenarios de turno. Esta habilidad que en ningún momento tiene vergüenza de confesar su inspiración en películas como Rambo o Depredador, es particularmente útil cuando nuestro personaje se ve sumido en su inentendible furia asesina. Por que si antes la sed de sangre de Croft nos resultaba extraña, ahora directamente estamos frente a una descendiente de Vlad el Empalador. Sin darnos realmente lugar a tomar una acción diferente, nos vamos a ver convertidos en asesinos a sangre fría a quienes el pulso no les tiembla a la hora de destripar sea a un indefenso mono en la selva o a uno de los honchos de turno, por más que ni siquiera nos estén atacando. En este juego Lara mata con la naturalidad que uno pide la hora en la calle y por momentos hasta nos obligan a degollar por la espalda a personajes que están parados solos en una habitación, sin cumplir otra función que no sea la de evitar que pasemos más de diez minutos sin quitarle la vida a alguien. Y por más que mi reclamo se asemeje a uno de noticiero vespertino hablando de Mortal Kombat en los noventas, el problema acá es que la historia jamás se hace cargo. Nuestro compañero de aventuras llega a decir un “Lara, calmate” en algún momento, pero ante la negativa de la exploradora, la tensión se disipa inmediatamente y volvemos a nuestro frenesí homicida en menos de lo que se tarda en eviscerar a un Jaguar peruano en peligro de extinción.

Image result for shadow of the tomb raider

Siguiendo con esta lógica de videojuego pero de una manera un tanto más optimista, las muertes humanas no nos darán más que puntos de experiencia, pero las de los animales nos permitirán craftear tanto accesorios, como trajes que nos otorgaran distintas habilidades orientadas al sigilo y la exploración. Sumado a esto, el título incorpora un sistema de intercambio y comercio, donde podemos hacernos con los elementos que necesitamos sin necesidad de ponernos en peligro. Inventado el supermercado, se acabaron los cazadores y cuando estás corriendo contra el reloj del fin del mundo, a veces es más práctico comprar esas plumas de cóndor albino que salir a buscarlas en terrenos desconocidos. Cada uno tiene su manera de abordar estos juegos y los desarrolladores lo saben bien, por lo cual no sólo dan esta opción, sino que ya desde el menú nos permiten customizar la aventura casi por completo, permitiéndonos optar por distintos niveles de dificultad ya sea en los acertijos, el combate y la exploración.

Y explorar, haciendo honor al nombre del juego, es el punto más alto de esta experiencia. Los mapas tienen una complejidad exquisita que nos puede brindar tranquilamente más de 20 horas de juego y cada uno de sus elementos complementa y supera al anterior. La flora y la fauna son la envidia de cualquier título del género y por más que en realidad sea un compendio enciclopédico de escenas scripteadas, no hay un segundo donde no esté pasando algo en el rabillo de nuestros ojos, ya sea una mera interacción entre dos aldeanos o un peligro que nos está acechando desde mucho antes que se gatille la escena en cuestión. Es por esto también que más allá de un televisor 4K, el mejor complemento para este título es un buen par de auriculares ya que es dueño de lo que debe ser el mejor diseño de sonido de los últimos años. Es la ambientación lograda por Shadow of the Tomb Raider lo que nos obliga a jugarlo sentados al borde de la silla y siempre arriesgarnos a ir un poco más allá, por más que eso nos conduzca a una inevitable y ridículamente violenta muerte.

Image result for shadow of the tomb raider

Porque mientras que todo lo que corresponde al gameplay es meritorio de galardones, la historia se cae a pedazos tal y como cada risco sospechoso en el que lara intenta hacer pie. Mientras que la violencia selvática hace parecer a Holocausto Caníbal como un episodio de Peppa Pig, todo lo demás es más similar a un mega balde de pochoclos marca Michael Bay. El viaje de Lara a través de toda la saga no termina de ser una excusa mal contada para llegar a los majestuosos escenarios y todo los lugares comunes habidos y por haber son revisitados a través de unas interpretaciones de personajes estereotípicos que como mucho pueden ser tildadas de correctas. Quienes sean fans de la franquicia desde el comienzo podrán disfrutar de las referencias a juegos como Tomb Raider II o The Last Revelation pero más allá de eso, los cómo y por qué del viaje de esta heroína brillan por su ausencia y por momentos las incoherencias balbuceadas en cinemáticas innecesariamente largas confunden más de lo que aportan. Todo lo que vemos en este juego se ve, escucha y siente genial. El diseño de los personajes y la fantasía Inca es digna de remeras y tatuajes, pero las motivaciones y desarrollo de los mismos son lisa y llanamente inexistentes, detalle que se comparte con los pequeños argumentos de las misiones secundarias, las cuales en clima e importancia van completamente en contra de la urgencia de la historia principal.

Shadow of the Tomb Raider sacrifica lógica por espectacularidad y realmente es celebrable que siendo una apuesta tan arriesgada, le termine saliendo bien. Lamentablemente, jamás vimos el desarrollo y crecimiento prometido para Lara, pero si vimos el de la trilogía en sí. Con aciertos e imperfecciones, cada entrega demuestra con claridad sus intenciones - sea que las cumplan o no -, como también lo aprendido en las experiencias anteriores. Con cierto pesar, confieso que no veo en esta nuevo arco el regreso triunfal que se nos vendió, pero en la búsqueda de intentarlo, Eidos encontró oro en varios aspectos que son universalmente bien recibidos y dejan una huella que identifica a estos tres juegos como una de las mejores sagas de esta generación.


LO MEJOR

  • Las locaciones y sus mapas.
  • El imaginario y las mitologías.
  • La invitación a explorar.
  • Se juega al borde de la silla.

LO PEOR

  • La historia no tiene pies ni cabeza.
  • La violencia gratuita rompe el ambiente.
  • Las misiones secundarias desentonan.