Publicado el

Analisis | Todo concluye, al fin

ANÁLISIS: Far Cry 5 - Dead Living Zombies (PC, PS4, XONE)

Volver a la home

Por: Jeremias Curci

El contenido adicional de Far Cry 5 se despide con un sinsabor a tono con el resto del paquete.

Era la última esperanza. No de la humanidad, de cara a un nuevo holocausto zombie, sino de Ubisoft, en la gesta por mejorar un poco el mal aspecto que viene teniendo todo el contenido lanzado como parte del Season Pass de Far Cry 5, que tanto prometía cuando fue anunciado. Hemos pasado por todo: Vietnam, Marte, una visita de regreso a las Islas Rook, pero siempre nos quedamos con que el turismo podría haber sido mucho mejor.

Lo cual es una auténtica pena porque lo que tiene Dead Living Zombies a su favor es la inventiva de cara a la construcción de una aventura nueva. La premisa es la más interesante de todas: Guy Marvel (el frustrado director de cine que nos da alguna que otra misión copada en el juego principal) tiene una epifanía que le lleva a concluir que los zombies y las explosiones son la clave del éxito para triunfar en el cine. Así es que decide acosar a una serie de celebridades entre actores y directores, para venderles su idea de la película ideal.

Así, en un recurso narrativo que nos recuerda al genial Call of Juarez: Gunslinger, Guy Marvel nos va conduciendo por cada uno de los niveles que componen esta aventura, narrando los sucesos y cambiando de vez en cuando el formato de lo que vemos en pantalla. A veces puede ser una estructura, armamento o distintos elementos del escenario, de acuerdo al feedback que le aportan los interlocutores. Por ejemplo, uno de los actores sugiere que un camión cisterna es mejor para generar una explosión, y ahí vemos en tiempo real cómo el juego suplanta una cosa por otra.

Es un truco que funciona bien durante los primeros compases, pero después, se torna repetitivo y pierde su gracia. Dead Living Zombies apela a esto y a algunos toques de humor absurdo que no logran sazonar la acción que nos presenta, que si bien no carece de explosiones, tiene el mismo rictus que el más rancio de los zombies. Este DLC está compuesto por un total de 7 “micro películas” inspiradas en hits como Rápido y Furioso o Romeo y Julieta, con guiños a autores como Shyamalan o sagas como Resident Evil.

Estos niveles duran entre 10 y 20 minutos y por lo general, involucran atravesar segmentos lineales bajando infectados a mansalva. Dead Living Zombies no se guarda nada: nos regala con armamento de alto calibre, además de municiones prácticamente ilimitadas. Pero hay dos problemas fundamentales. Primero, los zombies fallan en darnos un desafío digno de recordarse incluso cuando vienen en oleadas intensas. Segundo, la jugabilidad. Far Cry es un juego absorbente cuando sumamos todas y cada una de sus partes: el mundo abierto, el descubrimiento y la acción.

Por separado, estos elementos se tambalean a más no poder, como es el caso de la jugabilidad. Disparar no es tan satisfactorio como, por ejemplo,  Doom. Todo lo contrario: le falta peso, le falta feedback satisfactorio. Sin todas las capas que lo apuntalan y le dan solidez, la jugabilidad como protagonista principal hace un papel que cumple con lo justo: lejos de una nominación al Oscar.

Si sacan cuentas, Dead Living Zombies se termina rápidamente en un par de horas. Lo que puede llegar a darles un poco más de recorrido es el modo cooperativo, en la búsqueda de un puntaje superior que dividido en tres niveles, desbloquea mejoras para tener armamento superior y algunas cositas estéticas para embellecer a los personajes. Nada muy fuerte ni significativo: si no se enamoraron de estas películas en la primera pasada, seguramente van a tener algo mejor que jugar con amigos.


Y así se termina el soporte de Ubisoft a Far Cry 5. Un pase de temporada que prometía el oro y el moro, y algunos (como yo) compramos. En tan sólo cinco meses sacaron estos cuatro contenidos de la única forma que era posible hacerlo: a las apuradas. Así es como se sienten cada una de estas incursiones, incluyendo la “remake” de Far Cry 3: apresuradas, terminadas con lo justo. La pregunta es inevitable: ¿era necesario hacerlo de este modo? Como sea, lo hecho, hecho está. El Season Pass no vale lo que cuesta, y es recomendable comprarlo junto con Far Cry 5 en alguna mega oferta de esas que nunca faltan.

 

LO MEJOR

  • Es corto
  • La premisa es original
  • Su humor por momentos funciona

LO PEOR

  • Niveles olvidables
  • La jugabilidad no logra sostenerse por sí misma
  • Aburre a los pocos minutos de empezarlo