Publicado el

Ránking | Explorando desde Japón

Antes de GTA3: 10 extraños juegos japoneses de mundo abierto

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Un género que hoy abunda, antes resultaba una revolución para la industria... ¡incluso en Japón!

Si bien Grand Theft Auto causó una verdadera revolución en la industria Gamer gracias a su sistema de mundo abierto y la libertad con la que el jugador podía acceder al contenido de la aventura, también es cierto que no fue el primero en hacerlo. Japón ya había experimentado con el concepto años antes del icónico lanzamiento de Rockstar, y es un buen momento para sacar a relucir algunas verdaderas joyitas que preceden a la primera aventura 3D por las calles de la ciudad de la furia…

…y quizá también hagamos trampita e incluyamos algún que otro título posterior a GTA3, pero… ssshhh… Vos cállate y leé, que los juegos están buenos igual.

  • 10
    Shenmue I & II (1999/2001)
    No podemos hablar de juegos Japoneses de mundo abierto sin mencionar a la saga Shenmue, así que saquémonosla de encima cuanto antes.

    Sí, la historia de venganza de Ryu Hazuki venía acompañada de un lindo mundo abierto para explorar. Este clásico de Dreamcast estaba claramente adelantado a su tiempo ya que muchas de sus mecánicas características pueden encontrarse hoy en respetadas series modernas (¡Hola, Yakuza!). Mientras el público espera la prometida tercera entrega, Sega finalmente habilitó el juego para sistemas modernos. A pesar de que el juego en sí no va a dejar nunca de ser considerado un clásico, sería demasiado generoso de nuestra parte decir que jugar el port reciente nos muestra varios signos de envejecimiento. Al menos ya podemos dejar de jorobar a Sega con ese tema…

    …y ahora podemos empezar a molestarlo para que largue una remake HD como se debe, ¿no?
  • 9
    Inindo: Way of the Ninja (1991)
    Más allá de tener un mundo abierto para explorar, Inido: Way of the Ninja se comportaba más como un juego de rol más típico del país del Sol Naciente; en todo el sentido de la palabra, ya que aquí nuestro protagonista era un guerrero sin experiencia en el Japón Feudal, que sobrevive a los ataques de las fuerzas del temible Nobunaga por haber sido enviado a advertirle a un pueblo cercano de la amenaza que se venía. Esto termina en que nos quedamos solitos con nuestros deseos de vengarnos del malo de turno, y así comienza nuestra epopeya para entrenar nuestro cuerpo en combates que tomaban mucho de prestado a Final Fantasy.

    El juego tuvo una versión de SNES para Norteamérica en 1993, que es la que más se conoce.
  • 8
    Legacy of the Wizard / Dragon Slayer IV (1987)
    Originalmente lanzado para MSX en Japón en 1987 y luego en NES para el público Norteamericano (1989), Legacy of the Wizard es la historia de una familia de aventureros que debe encontrar la mística espada que puede poner fin al temible dragón que oficia de jefazo final. Claro que para ello primero hay que obtener las cuatro coronas que protegen la famosa espada, porque no es un juego de MSX si no tiene medio millón de vueltas como esa.

    Y para añadir una vuelta más al asunto, nosotros podemos y debemos controlar a los seis miembros de la familia Drasle (“Worzen” en la versión en inglés), ya que cada integrante tiene habilidades únicas que serán de vital necesidad para obtener las dichosas coronas, para luego obtener la dichosa espada y así eliminar al dichoso dragón que, ya que estamos, está en algún lugar de un laberinto. Y si todavía no se dieron cuenta por qué este título está en un Top 10 de juegos de mundo abierto, imaginen que podemos recorrer todo el mapa a nuestro gusto.

    Espero que sepan dibujar mapas, porque de lo contrario se van a perder muchísimo. Esa era una de las mejores cosas de este tipo de juegos en aquella época. En serio.
  • 7
    The Goonies II (1987)
    Estoy bastante seguro que cuando Steven Spielberg se puso a escribir The Goonies no se le había ocurrido mezclar ni una sirena ni elementos de magia; pero parece que para la secuela del juego original de NES ya se había perdido todo tipo de freno moral. Por eso es que The Goonies II nos presenta una situación muy particular: Los malvados criminales, la familia Fratelli, han raptado a los amigos de Mikey y también a la sirena Annie. Sí, “sirena”, como en “mitad mujer, mitad pescado”. Ahora Mikey debe ir a rescatar a todos. Así de elemental.

    Esto se convierte en un juego de exploración en el que la mitad del tiempo estamos saltando de plataforma a plataforma, para luego entrar en secuencias de exploración en primera persona que recuerdan mucho a las que veíamos en el juego de NES de Friday the 13th… aunque ese saldría en 1989, así que The Goonies II es un precursos. ¡Ja! En fin, Mikey va a tener que explorar un enorme mapa de juego, encontrando herramientas para acceder a nuevas áreas y descubriendo la ubicación de sus amigos Goonies para rescatarlos.

    Ah, sí, y a Annie también. La sirena esa, o sea. Cosa rara…
  • 6
    Terranigma (1995)
    Entre los grandes RPG clásicos de la vieja y querida SNES podemos destacar a varios sospechosos conocidos, como Final Fantasy VI, Chrono Trigger y Secret of Mana; pero hubo uno que no llegó a las costas Americanas que, sin embargo, se volvió uno de los favoritos de Japón y Europa: Terranigma.

    Este juego sirve como tercera y última instancia de la trilogía de Quintet, cuyos primeros dos títulos fueron Soul Blazer e Illusion of Gaia. En esta oportunidad, y siguiendo con las temáticas que Quintet iba desarrollando por aquel entonces, la historia tiene mucho que ver con mundos paralelos y la codependencia entre ellos para mantenerse viables. En este caso vemos una versión de la Tierra que resulta ser hueca, dando lugar a dos mundos interconectados: la superficie (o “Dios”) y el mundo subterráneo (o “Diablo”… ya se pueden imaginar cómo iban a censurar este juego de haber salido en Norteamérica, ¿verdad?); ambos presentando distintos estados de evolución, ambos enfrascados en una lucha entre sí.

    Los eventos se disparan cuando nuestro protagonista, Ark, descubre un demonio buenito escondido en una caja oculta, lo que causa que todos los habitantes de su pueblo queden congelados. Ahora intentando encontrar una solución a este problema, Ark debe abandonar su pueblo (algo que jamás se había hecho) y salir a explorar el mundo. Y claro, todo esto es apenas la excusa para ir desarrollando un argumento muchísimo más complejo. Terranigma nos llevaba a explorar sus mundos de fantasía haciendo uso de un sistema de combate en tiempo real, con los golpes de nuestro protagonista dependiendo de la acción que realizara al momento de efectuarlos. Por ejemplo, un puñetazo simple no es lo mismo que un puñetazo efectuado en plena carrera.

    Quizá esto sea mucho más RPG que Mundo Abierto, pero está claro que la exploración de estos mundos nos daba muchísimas libertades. Digamos que cuenta, porque así de paso les recordamos a todos que existe esta hermosa joyita en el catálogo de la SNES. Y dale.
  • 5
    Uncharted Waters: New Horizons (1993)
    Podemos resumir a la serie Uncharted Waters de KOEI como “Sid Meier’s Pirates!, pero versión animé”. El primer juego ya ofrecía un mundo abierto por el cual explorar los océanos pero su secuela, New Horizons, multiplicaba el contenido del juego original en considerables cantidades. El jugador podía elegir entre seis historias a seguir, desde estudiosos entusiastas deseosos de dibujar un mapa de todo el océano hasta piratas hechos y derechos cuyos objetivos primordiales constaban de atacar barcos mercantes y llenarse de oro.

    El juego se dividía en visitar puertos donde comprar y vender mercancías, reclutar nueva tripulación, reparar y adquirir nuevos navíos y ver qué noticias y rumores podemos obtener. Por supuesto que la principal atracción son los viajes marítimos, momentos en los que los encontronazos con otras naves resultaban en combates estratégicos por turnos, pudiendo incluso abordar la nave enemiga. En este caso uno no sentía ninguna culpa de ser pirata.
  • 4
    Germs: Nerawareta Machi (1999)
    Allá por 1999 los Japoneses lanzaban al Mercado un juego tan extraño que, como se imaginarán, jamás salió de las costas del país. El juego en cuestión, Germs: Nerawareta Machi, era una Aventura de mundo abierto en primera persona en la que nuestro protagonista, un reportero que regresa a su pueblo tras años de ausencia para investigar unas extrañas luces que han aparecido en las montañas cercanas, que no serían gran cosa de no ser porque ciertos extraños comportamientos han empezado a hacerse notar en los habitantes de la urbe.

    Más allá de sus gráficos ultra-poligonales, el juego se destacaba por el diseño del pueblo donde transcurre la acción, que está colmado de negocios y edificios de interés, como almacenes y hospitales. Tal vez sería muy interesante ver una remake de este título, aunque sea con traducción al inglés.
  • 3
    D2 (2000)
    Laura no la está pasando muy bien. Lo que comenzó como un viaje en avión terminó en una usurpación por terroristas supernaturales y la llegada a Tierra de un meteorito que—oh, casualidad—le pega justo al avión en el que viajaba nuestra protagonista, que obviamente se va a pique. Diez días más tarde Laura despierta en una cabaña perdida en las nevadas montañas Canadienses, rescatada por otra pasajera del vuelo, y ahora deben encontrar la forma de sobrevivir. ¿Cómo podría ponerse peor esta situación? Fácil: los pasajeros del vuelo andan pululando por la zona… pero ya no son precisamente humanos.

    La idea aquí es sobrevivir a la intemperie y a los bichos que el juego nos tiraba a la cara, haciendo especial énfasis en salir a cazar para obtener alimentos. Este clásico de culto de Dreamcast dividió al público entre aquellos que admiraron el apartado audiovisual de la experiencia contra aquellos otros que decían que la jugabilidad se volvía muy repetitiva y que las cinemáticas estaban por todas partes. Y eso que el primer Metal Gear Solid ya había salido hacía un par de años antes, así que imagínate.
  • 2
    Tail of the Sun (1996)
    Este curioso juego nos pone en los zapat—No, ehh… en los pies desnudos (eso) de un cavernícola. Nuestra misión es “sencilla”; cazar mamuts para utilizar sus colmillos en la construcción de una gigantesca torre hasta alcanzar la epónima “cola del sol”, Cosa de cavernarios, ¿viste?

    La parte difícil es la de cazar mamuts porque estos bichos son muy fuertes. Por eso primero debemos recorrer el mundo abierto en el que nos encontramos, recolectando alimentos para mejorar las propiedades de nuestro protagonista y luego cazando algunas criaturitas de menor porte- Y después sí, a lanzarnos a la cacería de enormes elefantes peludos.

    El juego fue relanzado en 2006 en PlayStation Network, para PlayStation 3 y PSP, pero solamente en Japón. La versión de 1996 había tenido su iteración para Norteamérica en 1997.
  • 1
    Mizzurna Falls (1998)
    Aquí tenemos uno de los mejores casos de Clásico de Culto en este listado. Qué, ¿nunca escuchaste hablar de Mizzurna Falls? Uy, te cuento… Este juego ve la luz en 1998, sólo para el mercado Japonés de PlayStation, así que empezamos bien. Se trata de la investigación de una extra muerte en los bosques cercanos al titular pueblo de Mizzurna Falls, en Colorado. Poco después de hallar el cuerpo sin vida de una joven, aparentemente atacada por un oso, la policía recibe una denuncia de que otra joven acaba de desaparecer. Esto lleva a nuestro protagonista, Matthew, compañero de escuela de ambas muchachas; la víctima y la desaparecida; quien decide investigar por su cuenta y ver qué cuernos pasó en realidad.

    El título se destaca por su mundo abierto, el pueblo de Mizzurna Falls, cuya infraestructura y habitantes se ven afectados por el ciclo Día/Noche que rige el juego. Matthew tiene un tiempo límite para descubrir la verdad detrás de estos crímenes y el reloj que avanza en tiempo real no es precisamente su mejor amigo; menos todavía cuando los negocios obedecen horarios de trabajo, los hospitales no dejan entrar visitas de noche y cada uno de los NPCs tiene su día planeado al segundo.

    ¿Quieren otra razón para darle una oportunidad a este juego? Okay: nuestro protagonista maneja un Fitito. Ah, y la comunidad de fanáticos se mandó un parche que traduce el juego al inglés. Bien ahí.

1. Shenmue I & II (1999/2001)

No podemos hablar de juegos Japoneses de mundo abierto sin mencionar a la saga Shenmue, así que saquémonosla de encima cuanto antes. Sí, la historia de venganza de Ryu Hazuki venía acompañada de un lindo mundo abierto para explorar. Este clásico de Dreamcast estaba claramente adelantado a su tiempo ya que muchas de sus mecánicas características pueden encontrarse hoy en respetadas series modernas (¡Hola, Yakuza!). Mientras el público espera la prometida tercera entrega, Sega finalmente habilitó el juego para sistemas modernos. A pesar de que el juego en sí no va a dejar nunca de ser considerado un clásico, sería demasiado generoso de nuestra parte decir que jugar el port reciente nos muestra varios signos de envejecimiento. Al menos ya podemos dejar de jorobar a Sega con ese tema… …y ahora podemos empezar a molestarlo para que largue una remake HD como se debe, ¿no?
Anterior Siguiente < >