Publicado el

Gratarolama | Juegos con sueño y poco espacio

GRATAROLANDIA: Estacionando pasajeros exhaustos en el expreso euclidiano

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Cajas que se acumulan, una tienda de basura y hasta un juego que les va a cruzar los ojos

Semana tras semana tengo el gusto de presentarles un puñado de pequeños juegos de considerable interés. La selección de esta semana es una de mis favoritas en los últimos meses, ya que todos los elementos que la componen poseen gran jugabilidad o, al menos, enorme potencial. Por ejemplo, un negocio de venta de chatarra, un estresante trabajo de enviar cajas al lugar correcto, y hasta un viaje por los planos de la Perspectiva de Escher. No se diga más. ¡A jugar!

 

Little Shop Of Junk

Comencemos con nuestro propio negocio, incluso si el negocio en cuestión es venderle chatarra a los clientes en este basurero, pero bien dicen que la basura de algunos es el tesoro de otros; tal es el concepto detrás de Little Shop Of Junk.

Día tras día un grupo de interesados acudirá a nuestro encuentro para solicitar algunos ítems, los cuales habrá que recoger y entregar en el mostrador. Claro que el stock no conseguirá suplir toda la demanda, pero para eso existe la infame palanca que descarga una nueva tanda de ítems para vender, aunque puede que no sean todos los que necesitamos.

Aquí comienza el verdadero desafío, ya que los clientes no son los más pacientes del mundo y no tolerarán retrasos de nuestra parte. Poco a poco la demanda llega a niveles elevados y tendremos que hacer un verdadero acto de malabarismo para mover piezas de aquí para allá. Ah, y los explosivos que caigan de la máquina ya están activados, así que hay que tratar de venderlos rapidito o mantenernos alejados de ellos. Dale, que el tiempo es oro.

 

Fragments of Euclid

Imaginen por un momento que el universo de Portal colisiona de frente con los conceptos de M. C. Escher. ¿Listo? Bueno, si sobrevivieron a su cerebro retorciéndose en quince direcciones a la vez, seguramente alcanzaron a imaginar algo como Fragments of Euclid.

Este breve juego de ingenio en primera persona basa su perspectiva en la famosa litografía “Relatividad” del buen Escher; sí, ese dibujo de las escaleras que van para todas partes. Para todas partes justamente vamos a ir nosotros en este mundo de geometrías imposibles, debiendo abrir puertas mediante cubos y botones.

El apartado estético es bastante impresionante y también puede generar mareos en algunos jugadores. Hay variantes en la pantalla de Opciones y se recomienda a todos que vayan a configurar el estilo para que no les afecte tanto. Pero no importa qué estilo usen, el diseño del mapa y la estructura del mismo será más que suficiente para darles un mareo de los mil demonios. ¿Recomendado? Sí, pero… vayan con cuidado.

 

Parking Spaces

Salgamos de ese oscuro mundo de mareos y mejor dediquémonos a una experiencia más… estática. Algo simple, pero desafiante. A ver, algo como Parking Spaces, sí…

Aquí las reglas son extremadamente simples: una infinita cantidad de vehículos deberá estacionarse en los espacios suministrados y nosotros debemos indicarles dónde hacerlo. Los autos simples ocupan una casilla, adelante o atrás, pero los autos con acoplados o vehículos largos requerirán sí o sí un espacio doble libre. Si las barreras a ambos lados se abren tendremos un poquito de tiempo para mandar uno o dos vehículos por allí y librarnos del problema, pero si calculamos mal y la barrera se le cierra encima a un vehículo, perdimos.

Por si esto no era suficiente hay otra regla a tener en cuenta: cada vehículo posee un número que indica cuánto tiempo estarán estacionados, tras lo cual volverán a avanzar. Si bien esto es fantástico para liberar espacios, estacionar en la fila de atrás a un vehículo destinado a salir ANTES que el vehículo que tiene delante causará una colisión, de manera que también tenemos que prestar atención a este detallito. Es un tránsito caótico y de nosotros depende organizar las cosas.

 

Rooster Express

Hablando de cosas caóticas, ¿qué tal trabajar en un servicio de correo? Sí, el epónimo Rooster Express, que nos va a hacer correr de aquí para allá para mover paquetes tan rápido como podamos.

Una creciente cantidad de encomiendas deberá ser organizada y entregada en la salida correcta. Para ello tendremos que tomar un paquete y examinarlo con detención, determinando a qué distrito debe ser enviado. Pero cuidado, que cada cierto tiempo los distritos son reemplazados por tipos de entrega. Finalmente, todo lo que no sea paquete ha de ser enviado al incinerador.

El sistema de juego es muy entretenido y poco a poco el jugador va ganando experiencia y velocidad en la examinación de los paquetes; pero no importa qué tan bien lo hagamos, el juego culmina con una montaña de trabajo esperando y un único nivel que podemos repetir todas las veces que queramos. Este es uno de esos juegos que tienen muchísimo potencial, y ojalá veamos en una versión más trabajada.

 

Passengers Tetris

¿Cuántos pasajeros se pueden apretujar en un espacio reducido? Quizá dependa de cómo los hagamos caer en esta cosa tan divertida que es Passenger Tetris.

Nuestras “piezas” en este émulo del clásico juego de bloques son pasajeros que deben encajar como puedan en nuestra área limitada. ¿Cómo liberar espacio? Muy fácil: cada cierta cantidad de piezas el juego verificará si hay tres cabezas en fila vertical u horizontal. Si es así, los bloques que ocupan los pasajeros involucrados desaparecen, liberando el preciado espacio.

Ese es todo el concepto de este juego; muy simple, pero muy entretenido. Muchas veces esto es todo lo que hace falta, y este es uno de esos casos.

 

Yet Another Exhausting Day

Hace ya varios meses atrás, en esta misma sección, les hablé sobre Yet Another Exhausting Day, un original juego en el que un adormecido personaje debía arrastrarse por pisos, paredes y muebles para llegar a la puerta de la casa. La excelente repercusión de aquel concepto inspiró a su desarrollador y, ahora con un equipo de trabajo de fondo, planean sacar un juego completo con esta mecánica; y así nace la nueva versión de Yet Another Exhausting Day.

La mecánica principal sigue siendo la misma: nuestro protagonista no puede dormir y debe arrastrarse por toda la casa. Cada nivel es un campo minado de almohadones que hay que evitar y algunos otros objetos de interés, como las macetas contra las que podemos darnos cabezazos para mantenernos “inconscientes”. Se añade una nueva mecánica, que es la de rodar de costado; muy útil para superar algunos segmentos.

Además de la evidente mejora a nivel gráfica el juego presenta múltiples personajes protagonistas, cada uno con una motivación y niveles propios. ¡Y esto es sólo el prototipo! De verdad, les deseamos toda la suerte a estos muchachos y ojalá no se duerman en los laureles, jajaja… perdón…

Nosotros tampoco hemos de dormirnos, así que volveremos la próxima semana con una nueva colección de jueguitos gratuitos y originales. ¡Hasta entonces!