Publicado el

Ránking | Una monedita pal indie...

Indie Gold: 10 juegos creados por una sola persona que recaudaron millones

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Desde sus humildes orígenes estos desarrolladores la remaron para sacar éxitos al mercado

Desde hace más de una década el movimiento Indie en la industria gamer explotó de tal forma que todavía hoy es una de las características principales que mantiene vivo al mercado. Lo cierto es que por cada juego AAA podemos encontrar miles de opciones independientes, de mayor o menor calidad, pero opciones al fin y al cabo. Y lo bueno de tener semejante cantidad de opciones es que, tarde o temprano, alguna de esas propuestas va a pegar fuerte para dejar su marca en la historia de la industria.

En algunos de los casos más extremos estos juegos no sólo han recaudado millones, sino que además fueron desarrollados por apenas una persona. Para la siguiente lista destacaremos diez títulos creados y desarrollados por un único individuo, aunque a veces una ayudita para la música o los gráficos no está de más. Veamos, pues…

  • 10
    Braid (Jonathan Blow)
    Uno de los primeros juegos en hacer explotar el interés y popularidad de los juegos Indie es, sin duda, Braid. La creación de Jonathan Blow sorprendió a todos con un concepto fantástico, original y desafiante. Este aparentemente simple juego de plataformas viene con una mecánica muy especial, que es la manipulación del flujo del Tiempo de diversas formas. Nivel tras nivel las reglas cambian, haciéndonos pensar de formas que no esperábamos, tomando el factor del Tiempo como elemento nuevo, estricto a la resolución de algún puzzle en particular.

    El éxito de Braid es indiscutible. Tras la gloria alcanzada en su lanzamiento original para Xbox 360 el juego llegó a nuevas plataformas y multiplicó sus ganancias, dejándole a Blow un suculento monto que invirtió mayormente en su próximo proyecto, The Witness. Más allá de lo económico, Braid fue uno de los principales títulos en demostrar al mundo que el reinado de los AAA tenía un potencial fuerte competidor en los desarrolladores independientes, lo que incentivó a muchos entusiastas programadores a lanzarse a desarrollar sus propias creaciones. Y no sería el único… pero eso ya se verá más adelante.
  • 9
    Fez (Phil Fish)
    Qué triste es recordar a Fez. Incluso diríamos que es medio trampita que aparezca el juego en este listado, pues de todos los títulos que lo componen este es el menos “hecho por una persona” de todos; aunque hay que comprender la base del caso, y es que Phil Fish fue siempre el común denominador en todo el asunto.

    Lo que comenzó como un esfuerzo en conjunto entre el ya mencionado Fish y Shawn McGrath pronto causó una fisura entre ambos involucrados a causa de diferencias creativas, por lo que Fish llevó el concepto general por su lado y le dio forma en su mente a lo que finalmente sería Fez, ese juego plataformero cuya interesante mecánica principal consiste en rotar un mundo 3D dentro de una perspectiva 2D para alterar el terreno. Para ello contrató a un programador, Renaud Bédard, y entre los dos sacaron adelante la aventura del simpático Gomez y su engañoso mundo bidimensional.

    El carisma del juego le valió los elogios y el éxito, convirtiéndolo en uno de los primeros grandes Indies que marcaron el camino a todo lo que vendría. Lamentablemente, Phil Fish se bajó del carro en plena producción de Fez 2 a causa de una discusión que tuvo en Twitter y a su hostigamiento por la negatividad de la comunidad online.
  • 8
    Papers, Please (Lucas Pope)
    Hay que tener un talento muy especial para convertir un rutinario y tedioso trabajo de oficina en uno de los thrillers más atrapantes de la industria gamer. Quién mejor que Lucas Pope para darnos algo de ese calibre. Eso es lo que ocurre con Papers, Please; una especie de simulador de puesto de control fronterizo en una nación ficticia regida por un gobierno dictatorial.

    Con un tono de colores apagados y una severa sensación de opresión, día a día nuestra misión consiste en dejar pasar sólo a aquellos inmigrantes que cumplan con las siempre cambiantes reglas de entrada. A la simple verificación del pasaporte le sigue la confirmación del boleto de entrada, certificado de salud, documento de asilo y la mar en coche; y todo esto cuando la persona al otro lado de la ventanilla tiene ganas de colaborar o no se trata de un contrabandista intentando pasar mercancía de forma ilegal. La cosa se complica con la presencia de un movimiento revolucionario que solicita nuestra asistencia para llevar a cabo sus planes, siendo nosotros los que tendremos la decisión final.

    El enorme nivel de inmersión que genera este juego, sumado a su enorme originalidad, le dio a Pope toda la gloria que se merece. Ahora esperemos a ver cuándo cuernos lanza Return of the Obra Dinn, su próximo juego, que ya pinta espectacular.
  • 7
    Gunpoint (Tom Francis)
    A veces ocurre que estar tanto tiempo escribiendo sobre videojuegos le da a uno la iniciativa de hacer sus propias aventuras digitales. O sea, puede que haya alguna que otra novela visual por ahí que—PERO EN FIN, estamos hablando de desarrolladores que sí tuvieron éxito (jaja… no, pará…); más precisamente de Tom Francis, editor de la revista PC Gamer en el Reino Unido.

    El buen Tom, en su trabajo escribiendo sobre juegos, notó que muchas veces terminaba haciendo sugerencias de cómo podrían mejorarse algunos aspectos negativos del título de turno. Inspirado parcialmente por esa actitud de resolver problemas y también por el conocimiento de que ya existían grandes juegos desarrollador por individuos gracias a los programas de diseño modernos que le facilitan la vida a más de uno, Francis encaró el desarrollo del que se volvería un inesperado éxito en su carrera: el divertido Gunpoint.

    Esta aventura detectivesca basa sus mecánicas principalmente en el sigilo pero suma un par de elementos que le dan personalidad y originalidad. Uno de ellos es un sistema de “hackeo” en el que podemos reconfigurar la red eléctrica del escenario, ya sea para desactivar cámaras y alarmas como también para dejar alguna que otra sorpresita a los guardias que patrullan por ahí. El otro elemento es que nuestro detective lleva puestos pantalones especiales que lo hacen saltar como pulga gigante, lo cual es extremadamente divertido por todo el caos que puede causar.

    Ah, y si les gustó este juego no dejen de probar Heat Signature, el segundo trabajo de Tom Francis, que es espectacular.
  • 6
    Axiom Verge (Thomas Happ)
    Los Metroidvanias siempre tuvieron un rincón propio en la industria Indie, pero no todos conseguían atrapar la sensación de exploración, libertad y tensión de los juegos que dan origen al nombre del género. Axiom Verge es una maravillosa excepción.

    Thomas Happ, su desarrollador, tiene bien en claro qué hace funcionar a un juego de estas características. Parece haber destilado la esencia de Metroid en las andanzas de Trace, el pobre científico que despierta de súbito en un extraño mundo alienígena tras haber sufrido un accidente en su laboratorio en la Tierra. De aquí en más siguen horas de buen gameplay a lo largo y ancho de un mapa con diseños opacos, opresivos, que nos recuerdan muchísimo a los escenarios que la propia Samus debió recorrer en sus aventuras, homenajeando al clásico de Nintendo y aprovechando para hacer rancho aparte y mostrar suficiente contenido original como para destacarse por cuenta propia.

    Axiom Verge cautivó a críticos y jugadores por igual. Vendió muy bien y terminó lanzando versiones para múltiples plataformas; incluso en Wii U y Nintendo Switch. Total, mientras esperamos el próximo Metroid…
  • 5
    Undertale (Toby Fox)
    Es la opinión de quien les escribe que Undertale solamente tiene un único y verdadero problema: es necesario haber jugado al menos algún otro RPG antes de encarar esta aventura, pues mucho de su humor y temática reside en la deconstrucción de elementos y clichés de este género tan abundante. Pero Undertale es mucho más que eso; es una historia bastante simple en la que el punto fuerte no está en llegar al final de la misma sino en recorrer el camino hacia ese final, conociendo al paso a todo un repertorio de personajes memorables y situaciones que tarde o temprano (y será más temprano que tarde) nos terminarán sacando una sonrisa y hasta puede que una lágrima.

    Hay mucho de amor al género en Undertale; un amor casi ingenuo que Toby Fox derramó sobre su obra. Tras una exitosa campaña en Kickstarter y varios años de desarrollo, este inusual juego de rol nos sumergía en un mundo de fantasía cargado de una emotividad muy difícil de describir correctamente con palabras. No es sólo por su apartado retro o el ingenioso sistema de batalla que mezcla combate típico de RPG por turnos con secuencias de Bullet Hell, o la gran banda sonora compuesta por el propio Fox, algunos de cuyos temas específicos capaces de emocionarnos tan sólo al oírlos y reconocer a qué parte del juego pertenecen; también es la forma en que lleva una historia cargada de moralidad y amistad sin que el jugador se sienta agobiado por esas manipulaciones emocionales.

    Toby Fox consiguió crear un juego de rol en el que el jugador termina queriendo no eliminar a nadie. Piensen en eso. Es un verdadero logro. Logro como el del juego en sí, que no sólo se volvió un clásico inmediato en PC, también expandió su éxito hacia otras consolas sin perder el carisma. Gracias, Toby.
  • 4
    Stardew Valley (Eric Barone)
    Durante muchos años los fanáticos de la saga Harvest Moon esperamos ver algo similar en PC, pero parece que ningún juego de aquella serie tenía intención de pasar por Steam, GOG, itch.io y otros portales similares. Pues bien, si la montaña no va a Mahoma…

    Eric “ConcernedApe” Barone anunció el proyecto oficialmente en 2012 y, tras recibir una considerable aceptación de parte del público, empezó a trabajar en lo que se volvería su obra maestra. Fueron cuatro años de desarrollo en el que Eric programó, dibujó y compuso cada elemento de su juego, y el resultado fue un rotundo éxito. Nuestro simulador de granja 2D pixelart retro añadía al concepto básico de Harvest Moon una serie de mecánicas y elementos tomados de otros juegos, como la fabricación de ítems y la exploración de cavernas; y todo eso sumó para convertir a Stardew Valley en uno de los juegos mejor recibidos al momento de su lanzamiento.

    El éxito de su aparición en PC consiguió expandir el alcance del juego a otras plataformas, donde solamente podía encontrar éxitos. Para culminar, tras su esperada actualización con modo Multijugador, Stardew Valley recibió otra generosa dosis de usuarios y más laureles de los que podía plantar.
  • 3
    RollerCoaster Tycoon (Chris Sawyer)
    Años antes de la explosión indie en la industria, muchos entusiastas desarrolladores ya hacían cosas muy interesantes en diversas plataformas. Algunos llegaron a volverse muy reconocidos, como el caso de Chris Sawyer. Este reconocido desarrollador Escocés es responsable de todo un catálogo de juegos entre los cuales se destacan particularmente la serie Tycoon, con Transport Tycoon en 1944 como primera instancia. Sin embargo, es el RollerCoaster Tycoon de 1999 lo que le dio uno de sus mayores éxitos.

    Este simulador de parque de diversiones venía con un elemento muy específico, que era un motor para construir montañas rusas a nuestro gusto y capricho. La enorme flexibilidad del editor encantó a los jugadores y sorprendió a los críticos, que no podían dejar de fabricar toda clase de entretenimientos desquiciados. No tan desquiciado como el propio Sawyer, que programó casi todo el juego en Lenguaje Ensamblador. Los que entiendan un poco de programación posiblemente estén ahora tratando de recuperar el aire; los demás imaginen esculpir una estatua con un alfiler. Es más o menos lo mismo; le llevó dos añitos desarrollar todo. Así se ligó más de treinta millones de dólares en ganancias; más que justificado.
  • 2
    Minecraft (Markus Persson)
    Por supuesto que no podía faltar. La obra de Markus “Notch” Persson no sólo es uno de los primeros grandes ejemplos de juego Indie que conquista las masas, también es uno de los más lucrativos. A los logros de este juego de exploración y supervivencia de mundo abierto deben sumarse justamente la exploración de sus terrenos procedurales, la búsqueda de recursos y hasta la fabricación de armas, herramientas y otros ítems; todos estos elementos, si bien ya existían en juegos anteriores, fue Minecraft el que consiguió ese balance tan perfecto en su jugabilidad y gráficos extremadamente cúbicos.

    Ya de por sí Minecraft había vendido como loco incluso cuando el juego no estaba técnicamente terminado, lo que significa que este también fue uno de los mayores impulsores del formato que luego conoceríamos como “Early Access”. La flexibilidad general del juego y la accesibilidad de Notch mediante los posts de Updates y su presencia en las redes sociales le daba un aire muy especial a todo el proyecto.

    Por si acaso todas las ventas del juego no eran suficientes, en 2014 Notch aceptó una oferta de Microsoft para comprar la propiedad intelectual de Minecraft por la nada despreciable suma de $2.500 millones, y ahí Markus se hizo la América… y quizá hasta un poquito de Europa, por qué no. Diríamos que fue un negocio redondo, pero en el juego solamente se manejan cubos así que… Plín, caja.

    No, no podía no terminar con un chiste malo. ¿Qué esperan ustedes de mí?
  • 1
    Tetris (Alexey Pajitnov)
    Culminemos este listado volviendo atrás en el Tiempo; no, ya hablamos de Braid; estamos yendo más atrás… mucho más atrás. Pasamos la barrera del Milenio, allá está 1990, seguimos de largo y, finalmente, aterrizamos en 1984. El lugar: Moscú, Rusia. El nombre: Alexey Pajitnov. El juego: Tetris.

    Alexey Pajitnov, trabajando en el Centro de Cómputos Dorodnitsyn de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética, desarrollaba pequeños juegos para probar el hardware de algunos sistemas nuevos. Así surge el simple juego de acoplar piezas tetraédricas en un espacio limitado que, al notar que se llenaba con considerable rapidez, tuvo la brillante idea de eliminar las hileras “llenas”. El nombre, “Tetris”, proviene de la combinación entre “Tetrominó” y “Ténis”. Este juego demostró ser extremadamente popular entre sus compañeros de trabajo.

    Sin embargo, Alexey iba a tener que esperar un poquito antes de ver alguna remuneración por darle al mundo uno de los juegos más reconocidos de la historia gamer. Debido a que la licencia de su trabajo pertenecía al gobierno Ruso, Pajitnov no vio ni un rublo hasta que no se le dieron los derechos del juego en 1996, momento en el que funda The Tetris Company, encargada de administrar y licenciar los derechos de Tetris a todo el mundo. Bien ahí, Alexey.

1. Braid (Jonathan Blow)

Uno de los primeros juegos en hacer explotar el interés y popularidad de los juegos Indie es, sin duda, Braid. La creación de Jonathan Blow sorprendió a todos con un concepto fantástico, original y desafiante. Este aparentemente simple juego de plataformas viene con una mecánica muy especial, que es la manipulación del flujo del Tiempo de diversas formas. Nivel tras nivel las reglas cambian, haciéndonos pensar de formas que no esperábamos, tomando el factor del Tiempo como elemento nuevo, estricto a la resolución de algún puzzle en particular. El éxito de Braid es indiscutible. Tras la gloria alcanzada en su lanzamiento original para Xbox 360 el juego llegó a nuevas plataformas y multiplicó sus ganancias, dejándole a Blow un suculento monto que invirtió mayormente en su próximo proyecto, The Witness. Más allá de lo económico, Braid fue uno de los principales títulos en demostrar al mundo que el reinado de los AAA tenía un potencial fuerte competidor en los desarrolladores independientes, lo que incentivó a muchos entusiastas programadores a lanzarse a desarrollar sus propias creaciones. Y no sería el único… pero eso ya se verá más adelante.
Anterior Siguiente < >