Publicado el

Ránking | La Gran NO

Lo peor de Netflix: 10 pelis y series originales que dan vergüenza ajena

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
Hoy nos tocó una listita llena de bodrios. *emoji de hombros encogidos

No todo lo que brilla en Netflix es oro, y aunque bancamos muchas de sus series, películas, realities y especiales; también tenemos que bajarle el pulgar a varios bodrios que quisieron vendernos como los grandes éxitos de la temporada. Comedias, dramas, ciencia ficción y mucha adaptación mal llevada forman parte de este top que ni nos sirve como consumo irónico.

  • 10
    Insatiable (2018- )
    El último pifie de la gran N es una comedia dramática que se tilda de “satírica” y juega con el humor negro, pero termina mandando todos los mensajes incorrectos, además de que no hace reír a nadie con esos chistes de mal gusto. Patty Bladell (Debby Ryan) es una adolescente un poco excedida de peso que, tras ser atacada por un vagabundo que decide demandarla, cruza su camino con Bob Armstrong (Dallas Roberts), abogado acusado de acoso sexual, cuyo fuerte es preparar a jovencitas para concursos de belleza. Tal vez somos nosotros los que no entendimos los objetivos de Lauren Gussis, la creadora; o tal vez estamos ante una de las peores series de todos los tiempos, una que se jacta de hacernos reír con bromas sobre estupro, body shaming y así hasta el infinito.
  • 9
    Death Note (Adam Wingard, 2017)
    Después de varias idas y vueltas, la gente de Netflix se animó a la adaptación yanqui del exitoso manga de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata. Adam Wingard, un experto en el cine de terror (aunque nos cueste perdonarle la secuela de Blair Witch) fue el encargado de ponerse tras las cámaras de esta historia protagonizada por Nat Wolff, Margaret Qualley, Keith Stanfield, Paul Nakauchi, Shea Whigham y Willem Dafoe; y claro, también de defender un mamarracho que no tiene ni pies ni cabeza. Light Turner se consigue una libretita con poderes sobrenaturales (Death Note) que le permite asesinar a cualquier persona cuyo nombre se escriba en sus páginas. Él decide utilizarla para hacer el bien y matar a los criminales más peligrosos, pero un enigmático detective tratará de ponerle fin a su raid asesino. Ni nos queremos acordar que Light grita como Ned Flanders.
  • 8
    Richie Rich (2015)
    De tan buena que es, ni nos acordábamos que existía. En los primeros años de Netflix surgió esta sitcom producida por DreamWorks que se aleja un poco, bastante, del clásico personaje de las historietas y la versión de Macaulay Culkin. Jake Brennan es el Richie Rich de esta serie, un chico que logra convertir los vegetales en una fuente de energía limpia y confiable, y claro, se transforma en trillonario. El pibe vive en una enorme mansión junto a su familia e Irona, una robot ama de llaves; y además de todo lo que puede desear en el mundo, tiene la ¿amistad incondicional? de Darcy y Murray,sus mejores compañeros de aventura. Si quieren perder su tiempo, hay dos temporadas disponibles, pero no se la recomendamos.
  • 7
    Real Rob (2015- )
    Después de Adam Sandler (ya le va a llegar su turno, muajaja), Rob Schneider es de lo peorcito que heredó la comedia desde el stand-up y “Saturday Night Live” (#SorryNotSorry). Mientras esperamos (o no) a que se estrene la tercera temporada, mejor le huimos a esta sitcom creada por el mismísimo actor, que protagoniza su propia historia como intérprete en Hollywood, y hasta incluye las participaciones de su esposa de la vida real, Patricia Maya Schneider, y su pequeña hija Miranda. Schneider produce, escribe y dirige todos los episodios. ¿Y si mejor se armaba un reality?
  • 6
    The Cloverfield Paradox (Julius Onah, 2018)
    ¿Se acuerdan cuando nos vendieron ese nuevo y misterioso proyecto de J.J. Abrams titulado “God Particle”? En algún punto, pasó a formar parte de la franquicia “Cloverfield”, y sorprendió con un estreno exclusivo mundial para Netflix, evitando las salas cinematográficas. Bien por esa decisión, mal por todo lo demás. El thriller de ciencia ficción, ambientado en un futuro cercano al borde de la guerra por culpa de la crisis energética, se centra en un grupo de astronautas que orbitan el planeta y que, buscando una solución al problema, se topan con un descubrimiento que los obliga a luchar por su supervivencia. Los muchachos están en una estación espacial y, tras un accidente con un acelerador de partículas, se dan cuenta que la Tierra ya no existe y que fueron a parar a una dimensión paralela. Nos da pena que David Oyelowo, Gugu Mbatha-Raw, Elizabeth Debicki, John Krasinski y Daniel Bruhl, entre otros, hayan quedado pegados a este mamarracho.
  • 5
    Neo Yokio (2017- )
    Netflix hace yunta con la TV japonesa para co-producir esta serie animada pergeñada por Ezra Koenig, integrante de la banda “Vampire Weekend”. Neo Yokio es la mejor ciudad del mundo, una Nueva York moderna y alternativa donde los magos se ganaron su estatus y prestigio, cuando salvaron la metrópoli de la ruina causada por los demonios en el siglo XIX. Kaz Kaan (voz de Jaden Smith), es uno de estos vanidosos y adinerados “magistocrats” (magistócratas) que balancea su vida fashionista de ocio, con la molesta tarea de cazar a las malvadas criaturas sobrenaturales, apadrinado por su tía Agatha (Susan Sarandon). Olvídense de la estética japonesa y de la temática fantástica; esto se parece más a una versión animada y MUY satírica de “The Bachelor”.
  • 4
    Gypsy (2017)
    Naomi Watts haciendo de psicoterapeuta en un thriller dramático de Netflix, desde el vamos, parece una gran idea, pero no. Jean Holloway (su personaje) se metió demasiado de lleno en la vida de sus pacientes, y convirtió la trama de esta serie en algo tan malo y retorcido que no le gustó a nadie, ni siquiera a los mandamases de la gran N, que decidieron cancelar el show tras la decepcionante primera temporada. Un ejemplo más de la locura del sistema de streaming por producir series a lo pavote, anteponiendo la cantidad a la calidad en la mayoría de sus productos. Perdón Naomi, alguien tenía que decirlo.
  • 3
    Bright (David Ayer, 2017)
    Will Smith y el director David Ayer lo pasaron tan bien en “Escuadrón Suicida” (Suicide Squad, 2016) –al parecer, mucho mejor que nosotros- que volvieron a juntarse para esta aventura fantástica de ciencia ficción con tintes policiales. Sí, todo en uno, para esta historia centrada en Scott Ward (Smith), un oficial de Los Ángeles que debe hacer equipo con Nick Jakoby (Joel Edgerton), el primer policía orco en un universo donde conviven humanos y criaturas míticas de todo tipo. Durante una patrulla de rutina, la pareja se encuentra con algo bastante tenebroso que podría terminar alterando el futuro y a su mundo, tal cual lo conocen. Noomi Rapace, Lucy Fry, Edgar Ramirez y Happy Anderson completan el elenco de este extraño relato pergeñado por Max Landis (ahí está la rampa) que, a pesar de las críticas negativas, piensa volver para una segunda parte.
  • 2
    Edha (2018- )
    La primera serie argentina original para Netflix llegó de la mano del director Daniel Burman (“El Abrazo Partido”) y el guionista Mario Segade. Hasta ahí nuestras esperanzas estaban al tope, hasta que nos chocamos de frente con el protagonismo de Juana Viale y la voz en off más insoportable de la TV de todos los tiempos. La primera temporada de “Edha” (¿y la última?) venía con aires de thriller dramático centrado en una madre soltera (Viale), diseñadora de modas, a la que se le presenta una oportunidad única de crecer en su carrera dentro del mercado internacional. Pero la chica cae en una encrucijada tras conocer y enamorarse de un inmigrante ilegal convertido en modelo que, además, guarda un profundo deseo de venganza. Sumemos un montón de quilombos familiares y listo, de lo peorcito de 2018.
  • 1
    Sandy Wexler (Steven Brill, 2017) (y todo lo de Sandler)
    No nos importan los contratos millonarios que Adam Sandler haya firmado con la gran N, que estas películas sean las más vistas del sistema de streaming, o que el personaje de Sandy Wexler esté inspirado en el verdadero manager del actor, Sandy Wernick. Ya nos cansamos de hablar de estereotipos de los noventa, y ni siquiera queremos empezar a detallar todo lo que está mal con este agente medio loser de buen corazón, talentoso y dedicado, cuyos clientes no representan, ni ahí, lo mejor del mundo del espectáculo. Sandler sigue repitiendo los mismos modismos y morisquetas de algunos de sus personajes más icónicos, con la única salvedad de que ya no hace reír ni a sus parientes cercanos. ¿Es necesario hablar así Adam?

1. Insatiable (2018- )

El último pifie de la gran N es una comedia dramática que se tilda de “satírica” y juega con el humor negro, pero termina mandando todos los mensajes incorrectos, además de que no hace reír a nadie con esos chistes de mal gusto. Patty Bladell (Debby Ryan) es una adolescente un poco excedida de peso que, tras ser atacada por un vagabundo que decide demandarla, cruza su camino con Bob Armstrong (Dallas Roberts), abogado acusado de acoso sexual, cuyo fuerte es preparar a jovencitas para concursos de belleza. Tal vez somos nosotros los que no entendimos los objetivos de Lauren Gussis, la creadora; o tal vez estamos ante una de las peores series de todos los tiempos, una que se jacta de hacernos reír con bromas sobre estupro, body shaming y así hasta el infinito.
Anterior Siguiente < >