Publicado el

Analisis | La saga de los estandartes

ANÁLISIS: The Banner Saga 3 (PC, PS4, XONE, Switch)

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

El fin de la epopeya nórdica llega con novedades jugables y mucho drama

Hace cuatro años, Stoic Games nos sorprendía con The Banner Saga, título de estrategia por turnos que ponía un foco especial en la narrativa, acercándonos una historia épica y dramática como rara vez se ve en este tipo de juegos. Dos años después, llegó una secuela que profundizó en el sistema de combate. Lo hizo sin descuidar los elementos de gestión y supervivencia que nos tenían al borde de la silla, tomando decisiones muy duras. Ahora, es el turno de ver el final que orquestaron para The Baner Saga 3. Déjenme adelantarles que, a nivel jugable, es la mejor entrega de toda a serie.

Como es de esperarse, esta tercera parte continua la historia desde donde quedó. Para los olvidadizos, en el menú principal tenemos la chance de ver una recapitulación que nos pone al día de cómo viene la lucha contra la Oscuridad. Hay que aclarar que este resumen no va a alcanzar para quienes no jugaron las entregas anteriores. La realidad es que The Banner Saga es una historia para experimentarse de forma íntegra. Recomiendo muchísimo que jueguen las dos primeras partes antes de lanzarse a este nuevo juego, de lo contrario, solo le encontrarán el gusto a los combates y perderán mucho de lo que la historia tiene para ofrecer.

The Banner Saga 3, en líneas generales, apuesta por la misma fórmula que ya es un éxito para la saga. Hay pequeñas novedades (que ya vamos a detallar), pero en general, sigue siendo un título que tiene elementos de novela visual, un sistema de gestión de la caravana y combates por turnos. Además, volvemos a tener dos héroes para controlar, cuyas historias, inicialmente separadas, vuelven a converger al final.

De esta forma, nuevamente volvemos a liderar una caravana teniendo muy presente a los guerreros que la componen, los suministros disponibles para sobrevivir y el indicador de moral, que descenderá o subirá de acuerdo a nuestras acciones. Dado que en este videojuego los personajes están preparándose para enfrentar una gran batalla final, no sufrimos tanto las adversidades propias de un viaje largo. Hay más instancias para descansar, más héroes para reemplazar a aquellos caídos y menos necesidad de estar pensando todo el tiempo en comprar suministros. Esto no quiere decir que The Banner Saga 3 sea más fácil, la dificultad viene por otro lado.

La historia se desarrolla en dos escenarios. Por un lado, hay un grupo resistiendo asedios en la capital humana Arberrang. Por el otro, Juno, ahora un personaje jugable, dirige una caravana en las temibles tierras de la Oscuridad. Es cuando tomamos el control de este segundo grupo que se desarrollan las batallas más difíciles y novedades de The Banner Saga 3.

La serie nunca brilló por su sistema de combate. La primera entrega tenía mecánicas simplonas que, aunque entretenían, conseguían que para la mitad de juego las batallas se hagan repetitivas. The Banner Saga 2 agregó obstáculos y nuevas tácticas, y ahora la tercera parte perfecciona esta cuestión, incluyendo hasta un nuevo tipo de combate.

En este sentido, las mapas están mejor diseñados. Con trampas para evitar y enemigos que dejan maldiciones en el suelo que nos hacen tambalear la estrategia. En los combates más complicados, tendremos que adaptar la estrategia. Una de las novedades de The Banner Saga 3 es la inclusión de batallas por oleadas. Tendremos que acabar con todos los enemigos en ese mapa antes de que el contador de turnos llegue a cero. Si lo conseguimos, podremos hacer descansar a nuestro grupo y reemplazar a los guerreros heridos para enfrentar a la siguiente oleada. Ganar todas las oleadas nos recompensará con un objeto equipable de lo más útil.

Si no logramos vencer a todos los enemigos antes de que el contador llegue a cero, vendrán más a intentar ganarnos y no tendremos la posibilidad de preparar a nuestro equipo. Lo más probable es que si esto sucede, terminemos perdiendo la batalla. Los enemigos se van haciendo más resistentes con cada nueva oleada y es muy difícil salir airosos sin tener al menos una etapa de renovación para el equipo.

Los combates de The Banner Saga 3 se sienten menos monótonos que en entregas anteriores simplemente porque la dinámica de combate para cada uno de los grupos es muy distinta. Por poner un ejemplo, mientras que el bando humano puede sonar el cuerno en cualquier momento de la batalla para recuperar Voluntad, el equipo de Juno no puede hacer eso, sino que en su lugar tiene como opción invocar a las fuerzas oscuras para que mande un rayo que nos ayuda a sacarles algo de vitalidad a los enemigos. Habrá que enfocar la estrategia de una forma muy distinta al controlar una u otra caravana.

A su vez, se agregan nuevas clases de guerreros con habilidades muy diferenciadas. La misma Juno es una caja de sorpresas en el campo de batalla y ahora también podemos controlar a soldados Dredge. También se agrega un sistema de Títulos, los cuales se otorgan a los guerreros cuando alcanzan el nivel 10. Estos sirven para desbloquear habilidades pasivas únicas que serán muy útiles a la hora de los espadazos. A Stoic le costó dos entregas sacarle el jugo al componente táctico de la saga. Como dice el dicho, “mejor tarde que nunca”, así que agradecemos las novedades jugables.

Claro que no todo para la jugabilidad es un halago. En las batallas, la cámara nos juega algunas malas pasadas por ser fija. El zoom ayuda, pero no en todo momento. Además, a pesar de que el sistema táctico es el mejor de toda la serie, no le alcanza para evitar el aplomo que implica lidiar con batallas demasiado largas. A su vez, tener tantos guerreros para elegir funciona en la teoría, pero en la práctica terminamos recurriendo siempre a los mismos. Hay tantos que muchos pierden lo que los hace únicos y hasta resulta ridículo creer que podremos levelear a todos. La reputación simplemente no alcanza.

En cuanto a la historia, los sucesos de The Banner Saga 3 son consecuencia de todas las decisiones que tomamos en los juegos anteriores y eso se nota. Enfrentamos varios momentos tensos durante la campaña en los que podemos llegar a perder aliados por una decisión, por ejemplo. De todas formas, no hay ningún momento en el que nos enfrentamos a una situación tan dilemática como la del final del primero juego. Stoic ha ido bajando la disyuntiva incómoda o tal vez puede ser que después de jugar dos juegos, a esta altura ya nos acostumbramos.

Con todo lo dicho, es un triunfo ver que después de tres entregas, la trama no perdió su humanidad. Al ser una historia de guerras, podemos esperar épica y adrenalina. De hecho, en relación a esto último, no decepciona. Sin embargo, el foco en The Baner Saga siempre estuvo puesto en el sentir de los personajes y, afortunadamente, la tercera parte no se aleja de esa filosofía. Conocemos mucho más a los héroes que nos acompañaron desde el inicio y volvemos a palpar la desesperación y el desasosiego de esa tierra Vikinga que pareciera que no conoce nada más que el dolor.

Finalmente, no hay mucho más que elogios para el apartado audiovisual. Los diseños de los personajes, que parecen salidos de alguna caricatura ochentosa, y las animaciones de estilo estático tiene una estética de dibujado a mano que enamora.  El juego no tiene voces, pero no las necesita debido a la potencia emocional de la banda sonora de Austin Wintory (Journey). Sus notas nos sacan varias angustias y nos llevan a empatizar con la situación de quiebre y desesperanza que enfrentan todo el tiempo nuestras queridas caravanas.


Es muy difícil aislar a The Banner Saga 3 del resto de las entregas. Casi que podemos decir que lo mejor hubiese sido que llegasen las tres juntas. Es una secuela continuista y aunque eso a veces es motivo de queja, no en este caso, porque este cierre de trilogía se siente como el episodio final de una gran temporada. Quienes llegamos hasta acá, no necesitamos cambios en la fórmula para recibir con los brazos abiertos a cada nuevo juego. Aunque el sistema de batalla no termina por coronarse ni quisiera en este título, The Banner Saga es lo que es por su historia. En ese apartado, no nos decepciona nunca.

LO MEJOR: 

  • Novedades en el sistema de batalla y en la gestión de guerreros
  • Todas las decisiones de los juegos anteriores impactan en The Banner Saga 3
  • Visualmente es hermoso
  • La banda sonora se queda con nosotros después de jugar

LO PEOR:

  • Los combates más largos se hacen densos
  • Aunque tenemos control sobre la historia, se echan de menos dilemas potentes como los de la primera entrega