Publicado el

Analisis | ¿Cuántos aliens se necesitan para...

ANÁLISIS: Earthfall (PC, PS4, XONE)

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: shooter
El shooter de Holospark tiene mucho de Left 4 Dead, pero no precisamente lo que esperaríamos

Desde hace tiempo que no llega un shooter co-op puro que nos mueva el piso como lo hicieron Left 4 Dead, PayDay y Killing Floor, junto a sus secuelas. Es cierto que las tendencias hoy en día son otras: los Battle Royale acapararon todo y lo que queda para quienes nos gusta jugar en cooperativo son experiencias de mundo abierto, más centradas en la supervivencia, o juegos de multijugador asimétrico. Por esta razón, el lanzamiento de Earthfall venía levantando expectativas y ahora ya está entre nosotros para que demos el veredicto. ¿Valdrá la pena o mejor ponernos a viciar otra cosa?

El nuevo shooter de Holospark ha sido definido como ‘Left 4 Dead con aliens’. Contando un poco cómo se juega, para que entiendan de donde viene la etiqueta, tenemos un grupo de cuatro jugadores que se enfrenta a oleadas de alienígenas con armas de fuego y melee, cumpliendo distintos objetivos en mapas lineales. Estos seres despreciables vienen en varias presentaciones, porque también están los enemigos especiales de los que solo nos libraremos con la ayuda de otro jugador. También están aquellos que funcionan como jefes que requerirán que todo el equipo coordine una estrategia para vencerlos.

Sí, si somos reduccionistas, Earthfall se parece mucho al shooter de zombis de Valve. Cualquiera que haya jugado Left 4 Dead, si lee la descripción anterior se pone a saltar en una pata. Sin embargo, no nos entusiasmemos tanto, porque, aunque el juego de Holospark claramente estudió muy bien sus fuentes de inspiración, falla en más de una cuestión.

Para elegir tenemos solo un modo de juego: dos campañas cortas, de varios niveles cada una, que podemos jugar en solitario (con bots) o con otros jugadores, ya sea siendo anfitrión de partidas o uniéndonos a una. Acá es cuando notamos la primera carencia de Earthfall. La ausencia de un Modo Versus y de un Modo Supervivencia, por poner solo dos ejemplos, solo hacen que la experiencia de juego sea divertida a corto plazo. En otras palabras, la “vida útil” de Earthfall está reducida a cuán rápido nos aburrimos de las dos campañas disponibles. Si sumamos que los niveles son lineales –no tienen dos rutas como los de Left 4 Dead, por ejemplo– y que pocos elementos son procedimentales, es fácil que la repetitividad nos agobie.

Los objetivos en Earthfall son los que esperamos. No hay otra palabra para definirlos que no sea genéricos. Acabar con oleadas de enemigos para proteger una estructura o rastrear un objeto son algunos de ellos, bien típicos, y tampoco son aleatorios, de modo que los repetiremos una y otra vez. El diseño de niveles pasillero resta por todos lados porque no deja lugar a que moldeemos mucho la experiencia entre una partida y la otra. Los ángulos desde donde disparamos en muchas zonas son siempre los mismos.

Aun así, quiero reconocer que pasé varias horas frente a Earthfall y disfruté mucho el dinamismo de los combates. Son vertiginosos y los niveles se encargan de ofrecernos una salida a los aprietos, obligándonos a pensar sobre la marcha, ya sea con objetos explosivos, armas melee o con tecnologías más sofisticadas como torretas y puertas trampa. Hay táctica detrás de todo esto y es lo que constituye el punto más fuerte de la propuesta ya que le da una profundidad impensada porque no todo se resuelve a los disparos.

Ahondando más en los enemigos, los diseños cumplen, aunque la mayoría de los infectados especiales son paralelismos de los vistos en Left 4 Dead. La línea que separan el homenaje del plagio es muy fina y Earthfall la cruza en un desliz de falta de originalidad. Hay aliens que ofrecen retos a la altura y que nos obligan a planear la forma de actuar, como el Blackout, un bicho con tentáculos que lanza rayos laser y tiene escudos protectores difíciles de bajar. Pero también hay uno que escupe ácido verde; otro que se cree jinete y nos monta cual caballos, alejándonos del grupo; y no falta el que se lanza sobre nosotros a desgarrarnos y que no nos dejará en paz hasta que un aliado venga a socorrernos. Hay problemas con el spawn de enemigos también, ya que no es raro verlos aparecer en zonas donde es muy difícil acercarnos a matarlos, al punto de que es injusto.

Casi todos los problemas de Earthfall son un reflejo de su acotado presupuesto, ya que no nos olvidemos que se trata de un título independiente. Sin embargo, si tenemos en cuenta que tuvo una etapa de Early Access, algunos de sus puntos flacos ya tendrían que estar solucionados. La IA cooperativa deja mucho que desear también, al punto de que resulta ridículo querer jugar Earthfall con bots. Esto es especialmente penoso cuando pensamos en quienes prefieren aprenderse los mapas por su cuenta antes de lanzarse a jugar multijugador. Lamentablemente, jugar con bots termina llevándonos a una muerte segura por lo poco solidarios que son. Asimismo, es cuestionable la ausencia de checkpoints en los niveles, sobre todo porque no es raro morir por culpa de algún bug ya sea de físicas, spawn o de IA.

Visualmente está muy bien, tanto en lo estético como en lo técnico. Holospark es un equipo chico, pero se nota que son veteranos en la industria porque Earthfall tiene muy buena optimización. No hay ralentizaciones, incluso en los momentos en los que lidiamos con hordas extraterrestres de lo más densas. El juego corre en Unreal Engine y aunque no exhibe gráficos súper realistas, si deja una buena impresión con los efectos de iluminación, con las colisiones y con las partículas.


La era de distribución digital ha hecho que resignifiquemos el concepto de videojuego terminado. Hay muchos títulos que con un par de actualizaciones cambiaron de la noche a la mañana, pasando de ser un bodrio a un juego memorable que vale la pena jugar. El propio Fortnite tuvo que reinventarse para ser lo que es hoy. Teniendo esto en cuenta, y sabiendo que Holospark prometió que habrá nuevos contenidos para Earthfall (todos gratuitos), tenemos esperanzas de que en unos meses la experiencia se vuelva más sólida. Lamentablemente, no lo podemos recomendar ya mismo porque se siente como si nunca hubiese superado el Acceso Anticipado. Para jugar con amigos puede estar divertido, pero incluso en ese caso, ¡hasta que no esté en oferta ni se les ocurra comprarlo!

LO MEJOR:

  • El sistema de estructuras y torretas aporta un lado estratégico que le sienta bien
  • Visualmente cumple y en PC está muy bien optimizado

LO PEOR:

  • La IA aliada y, en menor medida, la enemiga
  • Objetivos poco inspirados
  • Niveles lineales
  • Escasos modos de juego