Publicado el

Ránking | ¿Download now?

Parche Power: 10 juegos que empezaron muy mal y mejoraron con los años

Volver a la home

Por: Sebastián Cigarreta

Nada está dicho en la industria del gaming moderno. Un parche puede solucionar casi todo, dado el tiempo y el trabajo necesario. Sebas te cuenta diez casos en los que malos comienzos se transformaron en grandes juegos.

Una de las virtudes del gaming moderno es la posibilidad de modificar los juegos, casi íntegramente, por más que hayan sido publicados. Si bien lo ideal es que los títulos salgan terminados, muchas veces la visión de los desarrolladores colisiona con la de su público y para que la experiencia sobreviva tiene que ser mejorada, pulida o directamente reconstruida. Por eso es que las bondades de la banda ancha son vitales para mantenernos con la mejor versión posible de nuestro juego favorito y darle la oportunidad a sus desarrolladores de corregir sus propios desatinos. En este artículo vamos a explorar diez casos claros de juegos que comenzaron con el pie izquierdo (hundido en un balde de mierda) y lograron salir adelante a fuerza de trabajo y esmero.

  • 10
    Destiny
    Ahhh Destiny… Peter Dinklage encarnaba a un robotito impertinente de voz monótona que hacía comentarios que causaban gracia sin proponérselo. Los servidores nos pateaban de la partida y nos daban códigos con animales para que los googleemos (maldito seas Error Beaver) y teníamos que leer la historia en el sitio oficial porque Bungie había decidido que no valía la pena ponerla dentro del juego. Con los años nos enteramos la versión verdadera, los cambios que hubo dentro del estudio y en el desarrollo del juego, cómo se cambió toda la historia cuando ya estaba creada y el milagro que representó que haya salido tan bien después de todo. Y es que Destiny era aburrido y, a diferencia de lo que todos esperábamos, lo bueno venía una vez terminado el juego principal. Bungie trabajó noche y día para dar vuelta la opinión pública sobre su juego y, gracias al apoyo incondicional de su base de usuarios, lo logró. Hay un antes y un después de su DLC The Taken King, ahí lograron capitalizar todas las mejoras que su público reclamaba y cimentaron la experiencia que redefinió los shooters online de mundo compartido. Hoy en día hay usuarios de Destiny 2 que extrañan las semanas de grindeo que Destiny 1 requería para conseguir un arma nueva, o una parte de un set de armaduras, así de fuerte fue el impacto de su propuesta jugable.
  • 9
    Rainbow Six Siege
    Rainbow Six Siege tuvo un inicio polémico, no porque su propuesta no haya sido buena, sino porque había demasiado que pulir y necesitaba encontrar una audiencia propia. El FPS estratégico de Ubisoft Montreal se transformó en algo diferente a todo lo que había en el mercado, y tras un período de ajuste encontró su lugar en un nicho específico. Un año y medio luego de su lanzamiento, que le auguraba poco futuro, superaron los 20 millones de jugadores en total, y Ubisoft aseguró que más de dos millones de jugadores ingresaban a jugar diariamente. Hoy en día es el ejemplo definitivo del modelo de Juegos como Servicio, se encuentra en su mejor momento y se mantiene vigente a fuerza de insertar nuevo contenido constante y una jugabilidad balanceada. Si disfrutan de los FPS y el juego táctico deberían darle una chance, quizás encuentren su próximo juego favorito.
  • 8
    Fallout: New Vegas
    Creo que es seguro decir que New Vegas es nuestro Fallout (moderno) favorito, o al menos el mío sin lugar a dudas. Es que mejoró por encima de la fórmula de Fallout 3 y ofreció una narrativa que conecta rápidamente con los jugadores. Pero en su lanzamiento las cosas no pintaban tan bien como resultaron. El mismo día de lanzamiento, a mediados de octubre, los usuarios de PS3 y Xbox 360 comenzaron a padecer errores groseros, desde NPC’s apareciendo por la espalda de la nada y comenzando a atacar, personajes que desaparecían para siempre, misiones que no podían ser completadas sin motivo aparente, bugs que colgaban la consola y, la más dolorosa, partidas guardadas que se corrompían haciéndonos perder todo el avance. Obsidian Entertainment y Bethesda se comprometieron a ponerse manos a la obra para solucionar estos problemas, entregando una semana después un parche que solucionaba más de 200 misiones y errores. Para diciembre de 2010 ya había una actualización que dejaba atrás los problemas más severos, mientras que el resto se pulió en subsecuentes parches finalizando en julio de 2011. Desde entonces todos pudieron disfrutar de Fallout: New Vegas de la mejor manera posible.
  • 7
    Grand Theft Auto Online
    ¿Recuerdan cuándo fue la última vez que Rockstar sacó un GTA malo? Yo tampoco, porque ellos cuidan más que nadie a su gallina de los huevos de oro. El 1 de octubre de 2013 Grand Theft Auto V hacía su debut en PS3 y Xbox 360 para el deleite de todo el universo, pero su componente online era harina de otro costal. Había sido concebido como un juego aparte dentro de San Andreas el que podíamos explorar de forma libre entre 30 jugadores simultáneamente. Lamentablemente las cosas no salieron como estaban previstas y las críticas no tardaron en llegar: pérdida de conexión con los servidores, progreso borrado, glitches y en general una experiencia repetitiva. Por suerte Rockstar no se dejó amedrentar y para el relanzamiento de su título estrella en Windows, PS4 y Xbox One se encargó de que GTA Online esté a la altura de las circunstancias. Hoy en día es un gran juego que inspira a millones de jugadores recurrentes a permanecer conectados, recorriendo sus escenarios, dedicándose a correr carreras, a asaltar bancos o sencillamente a disfrutar entre amigos. Rockstar añade contenido nuevo de forma regular y factura millones de dólares vendiendo ítems cosméticos y dinero virtual.
  • 6
    Total War: Rome II
    En septiembre de 2013 Total War: Rome II salió a la venta batiendo el récord de ser la entrega más preordenada de la franquicia, las expectativas estaban por las nubes y el fiel nicho de jugadores que lo esperaban no podían contener las ganas de comenzar a jugar. Lo mejor de todo es que, más allá de la propuesta jugable que aseguraba la fórmula clásica de la saga, se veía increíblemente bien, era realmente un placer de ver. Entonces comenzaron los reportes de errores, usuarios que no podían iniciar su juego, partidas arruinadas, PCs que no podían correrlo a pesar de tener capacidades técnicas de sobra y frustración por todos lados. Los foros explotaron de reclamos y su director creativo, Mike Simpson, tuvo que emitir un comunicado disculpándose por los problemas y prometiendo una pronta solución. ¿Cómo dieron vuelta la historia? A fuerza de largas horas de trabajo, comenzando por una serie de parches frecuentes en la misma semana de lanzamiento y concluyendo con una actualización final llamada “The Emperor Edition”, que pasó a ser la versión básica desde entonces. Hoy en día es un estandarte del género, superando el éxito comercial de todas las entregas anteriores y aún vigente 4 años después de su resurrección.
  • 5
    Battlefield 4
    Es innegable que Battlefield 4 es un gran juego, de hecho su principal problema era venir a llenar los zapatos de su antecesor. Para eso intentó con una campaña mediocre, para no perder la costumbre, y un apartado técnico asombroso para la época. Pero la verdadera experiencia de esta franquicia se encuentra en sus modos multijugador, que salieron tan rotos que se volvía una tarea titánica jugar un par de partidas con amigos. Por un lado Battlelog era arcaico y estaba lleno de problemas, por el otro había lag, crasheos frecuentes y una selección de bugs que lo hacían injugable. Las críticas no tardaron en aparecer y DICE tuvo que salir a apagar incendios inclusive luego de lanzada su segunda expansión. Sin embargo aquello que comenzó como una tragedia terminó siendo una de las mejores experiencias multijugador de esta generación, con un nuevo y renovado Battlelog que fue implementado en todos los juegos de la franquicia y una gran cantidad de contenido adicional para ir llenando los espacios hasta la próxima edición.
  • 4
    Diablo 3
    ¿Por qué tengo que estar conectado todo el tiempo para jugar un juego para un jugador? Allá por 2012 era la pregunta del millón, la que desataba la ira de los fanáticos en los foros que no dejaba tranquilo al equipo de desarrollo. Era moneda común en los juegos que tenían interacción online con otros jugadores, pero con Diablo 3 la única respuesta que cerraba era la de una protección anti copias, y no era suficiente para nadie. Habían pasado demasiados años desde Diablo 2 y las expectativas estaban por las nubes, todos lo habíamos comprado, pero lo más increíble fue no poder jugarlo justamente por el mal funcionamiento de los mismísimos servidores que Blizzard nos había obligado a aceptar. Caos en los foros, fanáticos pidiendo responsables y una sensación de desesperanza estrujando los corazones de sus creadores. Por suerte Blizzard no es el tipo de compañía que da el brazo a torcer y trabajó hasta transformar a Diablo 3 en un referente indiscutido, con Reaper of Souls terminó de sellar el pacto, luego llegaron los Rifts que nos mantuvieron enganchados jugando y el Necromancer apareció en el momento justo para revitalizarlo. Para ser sincero Diablo III nunca fue realmente malo, de hecho en consolas brilla con violenta intensidad desde el día uno, pero su lanzamiento fue uno de los peores de la historia.
  • 3
    No Man’s Sky
    No hay forma de entender de qué va este juego y todo lo que representa sin haberlo jugado, es algo que aprendí de la peor manera. Por eso si hubo un final feliz que siempre esperé fue el de No Man’s Sky. La pasión y la fe incondicional que Sean Murray tuvo en todo momento por su juego era inspiradora, verlo hablar sobre las posibilidades infinitas de la creación de Hello Games me llenaba el corazón de esperanzas. Tuvo uno de los peores lanzamientos de la historia, el juego era apenas una fracción de todo lo que se había prometido y, entre tecnicismos y calcomanías que cubrían las mentiras, todos los sueños terminaron en la basura. La verdadera historia no la vamos a saber pronto, personalmente sospecho que cuando PlayStation se involucró las cosas se les fueron de las manos. De repente todo se volvió gigante, con presupuesto ilimitado pero tiempos de desarrollo que solo un equipo gigante podría haber cumplido. El No Man’s Sky vainilla dejaba ver que el potencial estaba allí, solo faltaba tiempo y más trabajo. Y eso mismo hizo Hello Game’s, entregando mejoras sustanciales en cada actualización hasta tocar el cielo con las manos el 24 de julio con No Man’s Sky Next, que además acercó la experiencia a Xbox One. Hoy en día tiene la mayoría de las características que prometían en su lanzamiento original y muchísimas mejoras para la calidad de vida del jugador, sin lugar a dudas una experiencia recomendable y súper adictiva.
  • 2
    Final Fantasy XIV
    ¿Se acuerdan cuando Square Enix casi pierde la fé de todo su público?. Inocentes nunca fueron, de hecho venían de una seguidilla de problemas con todo el proyecto de Final Fantasy XIII y Versus XIII, pero el lanzamiento de Final Fantasy XIV Online fue un desastre. No solo sacaron un juego que no rendía en comparación de sus pares del momento, sino que era aburrido, tedioso y atrasaba una década. En esa época Square no podía aceptar que había perdido el liderazgo en cuanto a RPG’s y esa mentalidad cerrada de no tener en cuenta los avances del resto de la industria los había llevado al borde del abismo. Había dos caminos: abandonar el barco y reducir los daños, que serían catastróficos, o dar un volantazo extremo para enderezar el rumbo. El resultado final se llamó Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y es uno de los pocos MMORPG que pudo quitarle una buena parte de la audiencia a World of Warcraft. Pero lo mejor es que se sigue manteniendo vigente a través del tiempo, con expansiones y eventos de temporada. En una campaña genial Square Enix logró migrar gratuitamente hacia PS4 a los jugadores de PS3 y hoy en día sigue cobrando una suscripción mensual de 15 dólares, algo que ni siquiera Bethesda y Zenimax Studios pudieron lograr con The Elder Scrolls Online.
  • 1
    Fortnite
    Si a esta altura del año pasado me hubieran dicho que Fortnite iba a ser uno de los juegos más jugados de la historia seguramente me habría reído fuerte y desestimado el asunto. ¿Por qué tan reacio a creer en él? Primero y principal Epic Games venía de fallar con Paragon, un gran juego que llevaba los MOBA (en medio de una pasión universal por el género) a consolas. En segundo lugar no entendía cómo pretendían que el público pague por acceso anticipado a un juego que estaba anunciado que iba a ser gratis apenas salga oficialmente. Y en tercer lugar, en esa época Fortnite era solamente el modo “Save The World” que, sin ser malo, no ofrecía demasiadas razones para seguir jugando luego de un tiempo siendo su mejor aspecto el juego cooperativo y las mecánicas de construcción. ¿Qué pasó después? En septiembre sacaron el modo “Battle Royale” gratuito que se terminó fumando al gran PUBG y a la gran mayoría de los juegos que batallaban por la audiencia de los que incursionan en los títulos Free to play. ¿Quién lo hubiera dicho?

1. Destiny

Ahhh Destiny… Peter Dinklage encarnaba a un robotito impertinente de voz monótona que hacía comentarios que causaban gracia sin proponérselo. Los servidores nos pateaban de la partida y nos daban códigos con animales para que los googleemos (maldito seas Error Beaver) y teníamos que leer la historia en el sitio oficial porque Bungie había decidido que no valía la pena ponerla dentro del juego. Con los años nos enteramos la versión verdadera, los cambios que hubo dentro del estudio y en el desarrollo del juego, cómo se cambió toda la historia cuando ya estaba creada y el milagro que representó que haya salido tan bien después de todo. Y es que Destiny era aburrido y, a diferencia de lo que todos esperábamos, lo bueno venía una vez terminado el juego principal. Bungie trabajó noche y día para dar vuelta la opinión pública sobre su juego y, gracias al apoyo incondicional de su base de usuarios, lo logró. Hay un antes y un después de su DLC The Taken King, ahí lograron capitalizar todas las mejoras que su público reclamaba y cimentaron la experiencia que redefinió los shooters online de mundo compartido. Hoy en día hay usuarios de Destiny 2 que extrañan las semanas de grindeo que Destiny 1 requería para conseguir un arma nueva, o una parte de un set de armaduras, así de fuerte fue el impacto de su propuesta jugable.
Anterior Siguiente < >