Publicado el

Ránking | Lo que cuenta es el final

New Comedy: 10 especiales de standup en Netflix que rompen los esquemas

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Es preferible, reír que llorar...

Estamos acostumbrados a ver el clásico standup, ese humor ácido y contestatario de los clubes neoyorquinos, lleno de anécdotas protagonizadas por sus hilarantes estrellas. Sets verborrágicos y de pocos minutos que suelen estar anclados por un tema. Este es un estereotipo que, hace rato, traspasó fronteras y evolucionó en otras formas de comedia. Ejemplos hay a montones y, entre sus películas de cuarta y sus series de dudosa calidad, Netflix esconde una gran variedad de estos especiales que, en poco más de una hora, te hacen replantear unas cuantas cosas.

  • 10
    Patton Oswalt: Annihilation (2017)
    ¿Se puede hacer comedia a partir de un hecho tan trágico como la muerte de un ser querido? Patton Oswalt demuestra que sí, y entretiene y emociona por partes iguales. Claro que “Annihilation” arranca con un poco más de pesadumbres enfocándose en la política de Trump y el miedo a no saber qué cagada se va a mandar el presi al día siguiente. De a poco, el comediante entra en un terreno más personal, y dedica gran parte de su show a hacer catarsis tras cumplirse un año de la muerte de su esposa Michelle McNamara. Patton habla de cómo seguir adelante y, más que nada, de sobrellevarlo junto a su pequeña hija. Todo con mucho humor, sin caer en golpes bajos.
  • 9
    James Acaster: Repertoire (2018)
    La fina comedia inglesa (¿?) dice presente en “Repertoire”, un especial hilarante dividido en cuatro episodios de una hora (Recognise, Represent, Reset y Recap), a cargo del verborrágico James Acaster, que no hace otra cosa que jugar con el lenguaje y nuestro sentido del humor. Un show que pegó muy bien entre la audiencia, y nos hizo conocer los talentos de este standapero británico muy asiduo del Edinburgh Festival Fringe y de los Chortle awards. Si quieren ampliar el repertorio, James escribió “Classic Scrapes”, un libro que recopila historias basadas en hechos reales.
  • 8
    The Comedy Lineup (2018)
    Standup puro y duro, a través de la pantalla del sistema de streaming. Ocho comediantes desconocidos (Michelle Buteau, Ian Karmel, Taylor Tomlinson, Sam Jay, Phil Wang, Sabrina Jalees, Jak Knight y Tim Dillon) tienen cada uno un set de 15 minutos para demostrar sus destrezas humorísticas sobre el escenario y conquistar a la audiencia con sus diferentes estilos. Un especial que promete segunda vuelta.
  • 7
    Neal Brennan: 3 Mics (2017)
    Un escenario, tres micrófonos y tres tipos de humor que, muchas veces, nos hacen reflexionar en vez de reír a carcajadas. Este es el planteo de Neal Brennan en “3 Mics”, que lleva el standup a otro nivel, mientras se para desde tres veredas muy diferentes que, obviamente, simbolizan distintos estilos de comedia. El humorista pasa de confesiones bastante perversas a revelaciones profundas sin ningún filtro, en un show exclusivo e íntimo que nos muestra varias facetas del co-creador de “Chappelle's Show”.
  • 6
    The Honeymoon Stand-Up Special (2018)
    Moshe Kasher y Natasha Leggero son humoristas, marido y mujer, que decidieron encarar un espectáculo diferente. “The Honeymoon Stand-Up Special” se divide en tres partes: primero, el “punto de vista” de ella, después el de él, y por último el de ambos, reflexionando sobre el amor, el matrimonio y los miedos y la reticencia a convertirse en padres, más que nada, a causa de la presión social. Muchas dudas, algunas anécdotas y la participación del público de Austin, Texas para rematar un show demasiado parecido a “The Disappearance of Eleanor Rigby” (2013-2014), pero con más chistes y menos angustia, claro.
  • 5
    Maria Bamford: Old Baby (2017)
    No hay lugar para la comedia, o mejor dicho, cualquier lugar le viene bien al humor cuando se trata de este especial de Maria Bamford: una adulta que creció para convertirse en un “bebé avejentado” (old baby). La humorista arranca su rutina frente al espejo y va mechando con diferentes audiencias, desde varios grupos de amigos en ambientes hogareños, públicos ocasionales en parques y pasillos de bowling, hasta diferentes escenarios teatrales de Los Ángeles. Una misma rutina, dividida y editada en segmentos, que cobra sentido y unidad a partir de la reacción de los otros. Debe ser lo más parecido a una road movie del standup, ¿no?
  • 4
    Colin Quinn: The New York Story (2016)
    Jerry Seinfeld es el director de este standup/unipersonal más neoyorquino que el mismísimo puente de Brooklyn. Colin Quinn se sube al escenario y, durante un poco más de una hora, trata de analizar la personalidad tan única de los habitantes de la Gran Manzana a partir de sus diferentes orígenes, desde la llegada de los holandeses y su encontronazo con los nativos americanos, hasta los inmigrantes jamaiquinos de mediados de la década del sesenta. Colin no deja títere con cabeza y, aunque muchos de sus chistes son bastante localistas y difíciles de entender, cualquiera que haya paseado por las calles de Manhattan y sus alrededores (o visto cualquier película o serie ambientada en la metrópoli), tiene una idea precisa de lo que trata de transmitirnos. “Colin Quinn: The New York Story” es un show que rompe con ciertas reglas y mezcla el clasicismos del standup más crudo y contestatario, con una modernidad muy siglo XXI.
  • 3
    Ali Wong: Baby Cobra (2016)
    Qué, ¿nunca vieron a una embarazada haciendo chistes escatológicos sobre su propia caca? Si tienen un mal día, denle una oportunidad a Ali Wong que, además de romperla con el standup, es guionista de varios shows televisivos como “Fresh Off the Boat”. Wong habla sin pelos en la lengua mientras se pasea de una punta a la otra del escenario con su prominente pancita de casi ocho meses de embarazo. Su historia recorre su condición de asiática-americana (todos pueden ser racistas y hacer chistes al respecto); sus aventuras amorosas juveniles, tan diferentes pasados los 30 años; su matrimonio y su futura maternidad, y su constante oposición al feminismo. ¿Qué? El planteo de Ali es hilarante y genial y, claro, viene con plot twist incluido.
  • 2
    Marc Maron: Too Real (2017)
    Claro, todos lo conocemos como el Sam Sylvia de “GLOW”, pero Marc Maron hace comedia casi desde la cuna. El humorista vuelve a los escenarios para este especial de Netflix, buceando en el clima político actual, y esa imposibilidad de controlar su desagrado por Donald Trump. Con un show que se carga de momentos improvisados, Maron se concentra en su propia persona y unos años que ya no vienen solos: relaciones amorosas, un concierto de los Rolling Stones, el deseo de mantenerse en forma, la historia de un sombrero demasiado hipster y sus gatitos, tan entregados al destino como su dueño. Marc hace gala de un cinismo único y no podemos evitar reírnos con él.
  • 1
    Hannah Gadsby: Nanette (2018)
    Y un día, Hannah Gadsby (tal vez les suene de su paso por “Please Like Me”) se dio cuenta que ya no quería hacer chistes sobre su persona, su condición de mujer y lesbiana, o los abusos que sufrió a lo largo de su vida. Con “Nanette”, la humorista y guionista, patea el tablero y se despacha con la “historia completa” de algunos de esos momentos más agridulces; escupiendo verdades por más de una hora, incomodando a los hombres blancos, heterosexuales y privilegiados; dejando bien en claro que nunca hay que separar al artista de la obra, y creando una empatía única en este tipo de espectáculos. No es chiste, Hannah estaba dispuesta a abandonar los escenarios y cerrar su carrera con este show tan particular. La respuesta que obtuvo por parte de la audiencia y de los medios la obligaron a replantearse esta decisión, y ni siquiera ella sabe cuál será su próximo paso a seguir.

1. Patton Oswalt: Annihilation (2017)

¿Se puede hacer comedia a partir de un hecho tan trágico como la muerte de un ser querido? Patton Oswalt demuestra que sí, y entretiene y emociona por partes iguales. Claro que “Annihilation” arranca con un poco más de pesadumbres enfocándose en la política de Trump y el miedo a no saber qué cagada se va a mandar el presi al día siguiente. De a poco, el comediante entra en un terreno más personal, y dedica gran parte de su show a hacer catarsis tras cumplirse un año de la muerte de su esposa Michelle McNamara. Patton habla de cómo seguir adelante y, más que nada, de sobrellevarlo junto a su pequeña hija. Todo con mucho humor, sin caer en golpes bajos.
Anterior Siguiente < >