Publicado el

Ránking | You broke my heart, Fredo

PRIMERA MITAD 2018: Las 10 pelis más decepcionantes

Volver a la home

Por: Jessica Blady

No llegan a ser terribles, pero nos rompieron el cuore cinéfilo.

Las esperamos durante meses (o años) y, a veces, las expectativas suben hasta el cielo. Después llega el estreno y las decepciones, y claro, un merecido puesto en este ranking.

Ya repasamos lo mejorcito que nos dejó el primer semestre de 2018. Ahora le toca el turno a las “malogradas”, esas películas que nos dieron mucho menos de lo que prometían de entrada. Mucha secuela y franquicia que se dio contra el suelo. También algunas historias originales a las que nadie les tuvo fe y terminaron en el limbo de los sistemas de streaming.

  • 10
    Sicario 2: Soldado (Sicario: Day of the Soldado, Stefano Sollima, 2018)
    Denis Villeneuve fue a encargarse de secuelas y remakes “más importantes” (“Blade Runner 2049”, “Dune”) y dejó al tano Stefano Sollima –responsable de “Suburra”- a cargo de la continuación de este drama criminal de súper acción, que pone el acento en la lucha contra el narcotráfico en la frontera entre los Estados Unidos y México. Sin la moral de Emily Blunt a la vista, esta guerra sin cuartel sigue su curso, ahora con un condimento agregado: los carteles empezaron a traficar con terroristas. El agente federal Matt Graver (Josh Brolin) vuelve a hacer equipo con el “consultor” Alejandro Gillick (Benicio Del Toro) para tratar de ponerle un alto a este cóctel explosivo, pero se pierden en balaceras, violencia excesiva y mucho racismo, olvidándose de reflexionar un poquito sobre los temas, como lo hacía su antecesora.
  • 9
    Todo el Dinero del Mundo (All the Money in the World, Ridley Scott, 2017)
    Ridley Scott ya venía de decepcionarnos con “Alien: Covenant” durante 2017 y, un poquito retrasado, sumó esta historia basada en hechos reales, que levantó más polvareda por el reemplazo a último minuto de Kevin Spacey, más que por sus verdaderos logros artísticos y narrativos. Igual, Christopher Plummer se ganó una nominación interpretando al magnate J. Paul Getty, abuelo del joven Paul III (Charlie Plummer, sin relación de parentesco con el señor), que a la edad de 16 años fue secuestrado en la ciudad de Roma, allá por 1973. Los captores exigen un cuantioso rescate, y mamá Gail (Michelle Williams) hace hasta lo imposible para convencer a su avaro ex suegro para que colabore económicamente. Un drama criminal con bastante poco brillo y mucha controversia a cuestas, sobre todo si sumamos el desfasaje salarial entre su protagonista femenina y el siempre bien pagado Mark Wahlberg.
  • 8
    Pequeña Gran Vida (Downsizing, Alexander Payne, 2017)
    Alexander Payne, el oscarizado realizador de “Entre Copas” (Sideways, 2004), se la jugó con esta dramedia de ciencia ficción protagonizada por Matt Damon, Kristen Wiig, Christoph Waltz y Jason Sudeikis. La historia gira en torno a Paul Safranek (Damon), un simpático terapeuta ocupacional que, junto a su esposa Audrey (Wiig), deciden ofrecerse voluntariamente para un nuevo procedimiento: reducir su tamaño a sólo cuatro pulgadas de altura y así ayudar a salvar al mundo y posiblemente sus vidas destartaladas, mudándose a una ciudad en miniatura. Desafortunadamente, la señora se retracta a último momento abandonando a su marido, el cual deberá afrontar un nuevo estilo de vida en Leisureland, una de las comunidades encogidas más populares. Desde el vamos, nos encantaba la idea, pero la banalidad del mensaje aplastó nuestro entusiasmo.
  • 7
    Maze Runner: La Cura Mortal (Maze Runner: The Death Cure, Wes Ball, 2018)
    Ya casi nos habíamos olvidado de esta aventura distópica young adult muy en la vena de “Los Juegos del Hambre” que sobresalía gracias a su argumento y un estilo visual interesante. Tras una segunda entrega un tanto decepcionante, y problemas en el set que obligaron a retrasar el estreno, Wes Ball trató de recuperar la acción desenfrenada, y a su público, de la mano de la última adaptación de la trilogía de James Dashner. Thomas (Dylan O'Brien) y sus larchos quedaron bastante mal parados tras la traición de Teresa (Kaya Scodelario). Ahora debe guiar a sus compañeros en una nueva misión: asaltar la legendaria última ciudad y desbaratar de una vez por todos los planes de CRUEL. Para ello deben sortear el laberinto más difícil y peligroso, pero uno que al final puede contener las respuestas que andan buscando desde el comienzo. La larga espera le jugó en contra o, tal vez, el hecho de que estas franquicias ya están pasadas de moda.
  • 6
    Mute (Duncan Jones, 2018)
    El director y guionista Duncan Jones viene buscando ese gran proyecto desde hace rato. “Mute” iba a llenar ese espacio vacío y, de alguna manera, conectar con su gran ópera prima, “En la Luna” (Moon, 2009). Alexander Skarsgård, Paul Rudd y Justin Theroux son los protagonistas de este thriller de ciencia ficción ambientado en una futurística Berlín repleta de inmigrantes. Leo Beiler (Skarsgård) es un cantinero mudo con una única razón para vivir en esta caótica metrópoli, y ELLA acaba de desaparecer. La búsqueda lo lleva hasta lo más profundo de la ciudad donde se cruza con un par de extraños cirujanos americanos que parecen ser la única pista viable, aunque no se sabe sin serán de ayuda o son tipos a los que hay que temer. Jones pasó unos cuantos años desarrollando la historia y terminó “derechito al video de Netflix” con una película muy menor y fallida, aunque cargada de buenas intenciones.
  • 5
    Un Viaje en el Tiempo (A Wrinkle in Time, Ava DuVernay, 2018)
    Disney creía haberse anotado un par de porotos con la adaptación de la serie de novelas young adult de Madeleine L'Engle (“Time Quintet”). Una directora de peso detrás de las cámaras (Ava DuVernay), un elenco cargado de diversidad y talento (Storm Reid, Reese Witherspoon, Mindy Kaling, Levi Miller, Deric McCabe, Gugu Mbatha-Raw, Michael Peña, Zach Galifianakis, Oprah Winfre, Chris Pine), una historia coyuntural con grandes protagonistas femeninas para disfrutar en familia y seguir esa gran tradición cinematográfica del estudio del ratón. DuVernay se convirtió en una de las pocas realizadoras en manejar un presupuesto de cien millones (ni hablar de ser la primera afroamericana), pero nada de esto alcanzó ya que las inconsistencias del relato, algunos personajes mal llevados y una profundidad que apenas raspa la superficie no convencieron al público ni a la crítica, ¿poniéndole fin a esta futura franquicia?
  • 4
    The Cloverfield Paradox (Julius Onah, 2018)
    ¿Se acuerdan de ese nuevo y misterioso proyecto de J.J. Abrams titulado “God Particle”? En algún punto, pasó a formar parte de la franquicia “Cloverfield”, y sorprendió con un estreno exclusivo mundial para Netflix, evitando las salas cinematográficas. Bien por esa decisión, mal por todo lo demás. El thriller de ciencia ficción, ambientado en un futuro cercano al borde de la guerra por culpa de la crisis energética, se centra en un grupo de astronautas que orbitan el planeta y que, buscando una solución al problema, se topan con un descubrimiento que los obliga a luchar por su supervivencia. Los muchachos están en una estación espacial y, tras un accidente con un acelerador de partículas, se dan cuenta que la Tierra ya no existe y que fueron a parar a una dimensión paralela. Nos da pena que David Oyelowo, Gugu Mbatha-Raw, Elizabeth Debicki, John Krasinski y Daniel Bruhl, entre otros, hayan quedado pegados a este fracaso tan rotundo.
  • 3
    Titanes del Pacífico: La Insurrección (Pacific Rim Uprising, Steven S. DeKnight, 2018)
    Ya sin Guillermo del Toro tras las cámaras, pero con toda su bendición, Steven S. DeKnight (“Daredevil”) se hace cargo de esta secuela que vuelve a enfrentar a jaegers y kaijus. A pesar de que lograron cerrar la brecha del pacífico por dónde entraban los monstruos interdimensionales, se viene una nueva amenaza que obliga a todos a ponerse en alerta. Jake Pentecost (John Boyega), hijo de Stacker (Idris Elba), hace equipo con Nate Lambert (Scott Eastwood) para liderar una nueva generación de pilotos, entre ellos la joven Amara (Cailee Spaeny), genio hacker que construye sus propios robots. DeKnight cometió el error de enfocar su historia para un lado más “humano”, olvidándose que lo único que nos importa es ver a estas criaturas y cachivaches gigantes dándose masa a lo largo de dos horas.
  • 2
    Jurassic World: El Reino Caído (Jurassic World: Fallen Kingdom, J.A. Bayona, 2018)
    Tras la partida de Colin Trevorrow, J.A. Bayona tomó la responsabilidad de seguir adelante con la franquicia iniciada por Steven Spielberg más de dos décadas atrás. Este cambiazo iluminó nuestras esperanzas para los dinos después del mamarracho de “Jurassic World” (2015), pero a pesar del buen manejo de los climas y la estética visual del realizador español, esta quinta entrega vuelve a decepcionar con una historia que repite los errores del pasado. Tres años después de la clausura del parque temático, Owen (Chris Pratt) y Claire (Bryce Dallas Howard) deben volver a la Isla Nublar para salvar a los bichos de la inminente explosión de un volcán que amenaza con extinguirlos a todos. Ah, por el camino descubren una conspiración que puede poner en peligro el orden natural del planeta, científicos malos, mercenarios más malos y algunos híbridos… ¡¿otra vez híbridos?!
  • 1
    Han Solo: Una Historia de Star Wars (Solo: A Star Wars Story, Ron Howard, 2018)
    Y la película de la que nada se esperaba, nada hizo. Se dice que el segundo spin-off de la saga intergaláctica es el film más caro de toda la franquicia. Entre idas y vueltas, cambio de directores, reshoots y escenas y villanos que quedaron por el camino, “Solo” se gastó unos 300 millones, cifra que no va a poder recuperar tan fácilmente, sobre todo si tenemos en cuenta que el boca en boca no vino en su ayuda. El guión de Lawrence y Jon Kasdan nos traslada una década antes de los acontecimientos de “La Guerra de las Galaxias” (Star Wars, 1977) y así, las aventuras de Han Solo (Alden Ehrenreich) se convierten en un western espacial centrado en el joven bandido que busca su lugar en el mundo tras pasar penurias y soñar con convertirse en un gran piloto. Ojo, todos hicieron su mejor esfuerzo, pero el poco atractivo de la historia (y este personaje en particular), la química entre los personajes y un argumento meh, nos rompieron un poquito el corazón starwarsiano.

1. Sicario 2: Soldado (Sicario: Day of the Soldado, Stefano Sollima, 2018)

Denis Villeneuve fue a encargarse de secuelas y remakes “más importantes” (“Blade Runner 2049”, “Dune”) y dejó al tano Stefano Sollima –responsable de “Suburra”- a cargo de la continuación de este drama criminal de súper acción, que pone el acento en la lucha contra el narcotráfico en la frontera entre los Estados Unidos y México. Sin la moral de Emily Blunt a la vista, esta guerra sin cuartel sigue su curso, ahora con un condimento agregado: los carteles empezaron a traficar con terroristas. El agente federal Matt Graver (Josh Brolin) vuelve a hacer equipo con el “consultor” Alejandro Gillick (Benicio Del Toro) para tratar de ponerle un alto a este cóctel explosivo, pero se pierden en balaceras, violencia excesiva y mucho racismo, olvidándose de reflexionar un poquito sobre los temas, como lo hacía su antecesora.
Anterior Siguiente < >