Publicado el

Ránking | Derrapando y al pasto

PRIMERA MITAD 2018: Los 10 juegos más decepcionantes

Volver a la home

Por: Sebastián Cigarreta

Terminamos el repaso de esta primera mitad del 2018 en materia de gaming con la mejor parte. Esos juegos que nos ilusionaron y nos rompieron el corazón, Sebas te cuenta las mayores decepciones.

Lo que va del 2018 nos ha traído grandes experiencias en materia de gaming, sin ir más lejos ya vamos nombrando 30 juegos que deberían jugar y muchísimos quedaron afuera. Pero también hubo una buena cuota de decepciones, de ese humo que no lleva a nada y ni siquiera nuestra querida E3 estuvo exenta. Las conferencias de las que más esperábamos no dieron la talla de nuestras expectativas, ni hablar en comparación a ediciones legendarias como la de 2015. Electronic Arts desvió la atención hacia su servicio de juegos por suscripción y mostró algunas cosas que ya habíamos visto, Sony nos llenó de gameplays y tuvo momentos interesantes pero se encargó de romper el clima cada vez que pudo y finalizó sin decir adiós. Nintendo… bueno digamos que los fans de Super Smash quedaron felices, pero el resto fue entre mediocre y previsible. Los invito a recorrer los 10 juegos que resultaron más votados en cuanto a decepciones, los Malditos Nerds hemos hablado.

  • 10
    The Inpatient
    Este fue uno de los títulos que me “vendió” PlayStation VR. El tráiler era intrigante y lo que pude ver en Brasil Game Show me dejó con ganas de más. Lamentablemente todas las expectativas se fueron al tacho cuando la versión final no ofrecía nada más. Lo que quiero decir es que mantenía el contexto y esa atmósfera brutal, pero a la hora de jugar era siempre lo mismo, pero con el agregado de los controles incómodos y poco intuitivos del accesorio de realidad virtual. No puedo negar que tiene sus momentos, pero este tipo de juegos son las que nos dejan sintiendo que la realidad virtual en consolas necesita más tiempo y mejor hardware. Si ya tienen el casco y se mueren de ganas de probarlo mejor esperen una oferta.
  • 9
    Shaq Fu: A Legend Reborn
    Este decepcionó, es cierto, pero solo a los nostálgicos. ¿Alquien se acuerda cuán horrible era el Shaq Fu original? Porque yo lo tengo bien fresco, recuerdo sus animaciones rústicas, sus hitboxes desproporcionados y su balance roto. Por eso cuando Big Deez Productions anunció en 2014 que iban a trabajar en Shaq Fu: A Legend Reborn sinceramente me imaginaba que iba a terminar acá en este listado o, al menos, dentro de los peores juegos del año. Cuatro años demoraron en hacer esta bazofia, que incluye chistes misóginos, comentarios edgy como si fueran los 90s y una historia que le daría vergüenza ajena al peor aspirante a redactor de primero de secundaria. ¿Lo peor? La jugabilidad es tan básica que hasta la repetición de los mismos enemigos es menos insultante que jugarlo. Por favor, miren un gameplay en YouTube y busquen el comentario del sorete, este juego no tiene razón de ser.
  • 8
    Jurassic World: Evolution
    Era tán fácil hacer “más de lo mismo” pero con la franquicia de Jurassic Park que todos dábamos por ganada esta pulseada. Ahora los motivos que llevaron a un estudio como Frontier Developments a crear un juego cuyas mecánicas no influyen en nada son inciertos. Lo mejor que tiene Jurassic World: Evolution es su modo libre y está bloqueado detrás de una campaña que termina siendo soporífera. Comienza bien, diferentes especies y locaciones, pero pronto muestra su lado feo: poca customización de los espacios, tareas reiterativas y decisiones que finalmente no llevan a repercusiones notorias. Deberían leer la reseña de Chopper si aún les quedan dudas, pero créanme que solo hay penas en este título que, además, cuesta la friolera de sesenta dólares.
  • 7
    Lost Sphear
    Este tiro me pica cerca y me parece un poco trágico. Tokyo RPG Factory es uno de esos estudios que lo tienen todo para triunfar, un gran equipo de talentos, buen currículum e inagotables fuentes de inspiración. También cuentan con el apoyo de Square Enix que sin dudas está intentado devolver a su puesto de gloria al JRPG, por eso lo publicó en todas las plataformas. Ya tenían la experiencia previa de I Am Setsuna, con sus aciertos y desaciertos, entonces ¿por qué cometieron los mismos errores? Lost Sphear es un hermoso juego, que no intenta ocultar su presupuesto modesto, pero falla en lugares donde la plata no tiene nada que ver. El ritmo de la historia es denso, con secciones de combate cansadoras y personajes interesantes que no terminan de explotar sus virtudes. Claro que vale la pena jugarlo, pero está apuntado al nicho más pequeño, porque no se molestaron en aggiornarlo a los tiempos que corren. Encima el precio es prohibitivo, cuesta casi lo mismo que un AAA y claramente no toca esos estándares de calidad. Existiendo Bravely Default y Bravely Second, este tipo de juegos no tiene razón de ser, al menos como fue lanzado.
  • 6
    Agony
    Nunca voy a olvidar la primera vez que vi el trailer de Agony, quizás fue una reminiscencia del pasado noventoso en el que me formé, o tal vez tenía verdadero potencial, pero en la mente de todos los jugadores que disfrutamos del género de horror se formaron las mejores expectativas. Agony prometía materializar todo lo que nos gustaba dentro de este tipo de productos, desde el cómic hasta el cine, con un nivel de crudeza y violencia que hasta iba a requerir censura por parte las versiones de consola. Madmind Studio no logró capitalizar en todo el potencial, entregando dos meses más tarde de lo previsto un juego con algunas de las peores mecánicas de sigilo jamás vistas y una cantidad de gore que directamente desprestigia el género, pero por sobre todo una experiencia mediocre. Hay promesas de arreglarlo y me gustaría creer que es posible, pero eso no lo salvó de ser parte de este top.
  • 5
    Fear Effect Sedna
    Fear Effect es una de esas sagas fetiche que pasaron a la historia por haber marcado un punto alto. Salió en el mejor momento de PlayStation y se destacó por su revolucionario apartado técnico y el uso de temas que en su momento eran considerados tabú. Pasaron los años y la saga fue olvidada, junto con todo intento de revivirla, por eso cuando Sushee Games consiguió los derechos para retomar las aventuras de Rain y compañía se generó revuelo del lindo. Dejemos claro que este tipo de expectativas son injustas porque, por un lado la saga original no era tan buena como la recordamos, y por el otro nadie sabía realmente qué esperar de este nuevo juego. Fear Effect Sedna propone una aproximación estratégica al combate en tiempo real, con una perspectiva cenital y el regreso de los puzzles de antaño. El problema es que la estrategia no funciona bien, lo que nos empuja a jugarlo como si fuera de acción y aún así la jugabilidad es subpar. Es un juego que está bien, se puede disfrutar y la historia hace lo suficiente como para mantenernos interesados, pero estas expectativas irreales son las que lo ponen en este top.
  • 4
    Extinction
    Iron Galaxy es el responsable de habernos hecho pasar por esto. ¿Por qué generó hype? Porque tiene un largo historial de ports muy dignos, por ejemplo Street Fighter III: Third Strike Online Edition para la generación pasada, la modesta pero funcional versión de Borderlands 2 para PS Vita y The Elder Scrolls V: Skyrim para Nintendo Switch. Pero como desarrolladores habían demostrado su ingenio y recursos con el genial Divekick, un fighting game que dependía de dos botones para desplegar su arsenal de movimientos. ¿Por qué nos decepcionó? Primero y principal porque prometía algo interesante, una suerte de Attack on Titan pero con mejores recursos, de hecho las primeras horas de juego son geniales. Segundo porque la verdad es que la progresión es reiterativa y tediosa, sus mecánicas repetitivas y la sensación general es la de un título de bajo presupuesto. La frutilla del postre es que su precio corresponde a un AAA, no hay cómo salvarlo realmente.
  • 3
    Metal Gear Survive
    Hay algo que tienen que saber antes de seguir leyendo: Metal Gear Survive es un buen juego de supervivencia, es divertido, desafiante y utiliza a su provecho el Fox Engine (y los assets de Metal Gear V) que tanto dinero le costaron a Konami. Personalmente no fue una decepción, sino una grata sorpresa, es que esperaba un verdadero desastre. Pero para el resto de la humanidad, y eso incluye a los Malditos Nerds, fue un horror. El nombre Metal Gear está asociado a dos cosas: Hideo Kojima e infiltración narrativa, este juego no tiene ninguna de las dos. Y por más que haya resultado en un survival mucho más divertido que la última camada de juegos del género la decepción se hizo notar por todos lados, tanto desde aquellos que lo jugaron como los que decidieron desde el prejuicio. ¿El problema de fondo? Por más que sea un título decente no pasa del 6 o 7 en el mejor de los casos, y es el primer Metal Gear sin Kojima, el futuro parece negro para la saga.
  • 2
    Tennis World Tour
    Los juegos de tenis están ausentes de nuestras vidas hace muchos años, de hecho creo que habíamos perdido las esperanzas cuando fue anunciado Tennis World Tour. Las promesas fueron muchas y la realidad un golpe violento, como un baldazo de agua helada una tarde de julio. El juego salió crudo, al punto de que Breakpoint Studio admitió que fue forzado a publicarlo a pesar de que el desarrollo no estaba ni al 30%. Pero el golpe no hubiera sido tan duro si al menos se hubiera podido jugar bien, en cambio nos entregaron partidos poco fluidos, respuestas poco certeras y demasiados problemas técnicos. Un modo carrera que por momentos entrega algo de contenido, pero el resto es un desierto, ni siquiera cumplieron con el modo online en la ventana de lanzamiento. La triste verdad es que Bigben Interactive distribuyó medio millón de copias con una cláusula de “no return” que, combinada con el Abierto de Francia le terminaron de resultar un buen negocio. No todo está dicho y aún se puede mejorar a fuerza de parches, pero todos sabemos lo que cuesta mantener un estudio puliendo y trabajando en un título que no genera ingresos, así que lo veo poco probable.
  • 1
    Sea of Thieves
    No podemos evitarlo, Sea of Thieves es la decepción más grande de esta primera mitad del año. Hay muchos motivos para estar decepcionados, pero empecemos por el pedigrí del juego. Desde que Microsoft adquirió Rare, el estudio que nos dió joyas inigualables en N64, lo tuvo trabajando en kinect y juegos de segunda categoría. Siempre nos quedó la idea de que era talento desaprovechado, por eso cuando anunciaron su próximo título y nos contaron que iba de piratas, en un enorme mapeado abierto y proponía multijugador masivo online las expectativas volaron por las nubes. ¿La realidad? Un juego incompleto, falto de contenido y de valores de producción que es hostil para el novato y no justifica el tiempo invertido para el veterano. Prometen mejorarlo con actualizaciones, pero por ahora el barco se hunde.

1. The Inpatient

Este fue uno de los títulos que me “vendió” PlayStation VR. El tráiler era intrigante y lo que pude ver en Brasil Game Show me dejó con ganas de más. Lamentablemente todas las expectativas se fueron al tacho cuando la versión final no ofrecía nada más. Lo que quiero decir es que mantenía el contexto y esa atmósfera brutal, pero a la hora de jugar era siempre lo mismo, pero con el agregado de los controles incómodos y poco intuitivos del accesorio de realidad virtual. No puedo negar que tiene sus momentos, pero este tipo de juegos son las que nos dejan sintiendo que la realidad virtual en consolas necesita más tiempo y mejor hardware. Si ya tienen el casco y se mueren de ganas de probarlo mejor esperen una oferta.
Anterior Siguiente < >