Publicado el

Ránking | ¿Continue?

Segunda oportunidad: 10 juegos multiplayer que mejoraron muchísimo

Volver a la home

Por: Sebastián Cigarreta

No todo está dicho en la industria actual y, si los desarrolladores hacen un buen trabajo, se puede dar vuelta hasta el lanzamiento más desastroso. Sebas te cuenta sobre esos 10 juegos multijugador que deberías reconsiderar.

La era de jugar conectado todo el tiempo tiene sus ventajas, y una de las más importantes es la de poder enmendar errores a través de parches. Estas actualizaciones gratuitas, muchas veces odiadas y satirizadas por los consumidores, son la mejor herramienta que tienen los estudios para demostrar que se preocupan por su base de usuarios. Esto les permite no solo balancear aspectos criticados o agregar contenido, sino dar vuelta la balanza de forma radical, transformando un lanzamiento trágico en un éxito abrumador a fuerza de trabajo arduo y constancias. Estos son los 10 casos más destacados y te invito a repasarlos.

  • 10
    Final Fantasy XIV
    Hubo una época en la que Square Enix casi pierde la fé de todo su público. Hizo lo suyo con todo el proyecto de Final Fantasy XIII y Versus XIII, pero el lanzamiento de Final Fantasy XIV Online fue una tragedia. No solo sacaron un juego que no rendía en comparación de sus pares del momento, sino que era aburrido, tedioso y atrasaba una década. La mentalidad cerrada de no tener en cuenta los avances del resto de la industria los había llevado al borde del abismo, y tuvieron que dar un volantazo extremo para encauzar el barco. El resultado final se llamó Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y es uno de los pocos MMORPG que pudo quitarle una buena parte de la audiencia a World of Warcraft. Pero lo mejor es que se sigue manteniendo vigente a través del tiempo, con expansiones y eventos de temporada. Se migró gratuitamente a los jugadores de PS3 hacia PS4 y hoy en día sigue cobrando una suscripción mensual de 15 dólares, algo que ni siquiera Bethesda y Zenimax Studios pudieron lograr con The Elder Scrolls Online.
  • 9
    Secret World Legends
    Secret World es uno de esos ejemplos en los que el estudio a cargo, en este caso Funcom, logró aprender de sus errores y levantar un juego que parecía destinado al fracaso. ¿Cómo lo hizo? A fuerza de escuchar a tu fanbase, parches frecuentes, un ajuste a la economía in game y una lluvia de contenido para mantener a todos contentos. Originalmente fue bien recibido, pero a la larga no había gancho para sostener el modelo propuesto, y eso le costaba la pérdida de suscriptores. Cinco años después de su lanzamiento fue relanzado bajo el nombre Secret World Legends y recibió una segunda oportunidad por parte de la comunidad. Hoy en día se puede jugar bajo el esquema Pay to Play, que tan bien le ha funcionado a Zenimax y Bethesda, pero con la adición de una suscripción con ciertas ventajas para los jugadores que deseen pagarla. Otra movida vital fue mantener vivo el juego y las cuentas viejas, con su progreso, así no enfurecían a aquellos jugadores que los apoyaron todos estos años.
  • 8
    Warframe
    Warframe nunca fue malo, dejemos eso en claro en primer lugar. Pero se ganó un lugar en este top por el increíble trabajo que hizo, hace y sigue haciendo Digital Extremes. Pasaron de estar a punto de la quiebra, apostando absolutamente todo en Warframe, a ser los responsables de uno de los ejemplos de cómo hacer un juego Free to Play. ¿El secreto? Escuchar a sus jugadores, porque no todo estuvo siempre tan balanceado, en especial su economía y la pared de pago que separaba los frames. Pero desde que TODO es conseguible jugando, a fuerza de tiempo y esfuerzo, la comunidad de jugadores no deja de poblar sus servidores. Cuando otros estudios AAA abandonan sus “mundos persistentes” para sacar una continuación que es básicamente más de lo mismo, Warframe crece exponencialmente con nuevos mapas, modos de juego, ítems, armas y frames para conseguir. Lo mejor de todo es que no hay indicios de que se vaya a terminar pronto, hoy es un gran momento para subirse al tren de Warframe, vayan corriendo a jugarlo.
  • 7
    Elder Scrolls Online
    Zenimax Studios y Bethesda vieron la veta comercial y se dijeron ¿Hay gente dispuesta a pagar mensualmente por un MMORPG? Genial, hagamos uno basado en The Elder Scrolls, total venimos vendiendo millones en cada entrega, ¿que nos puede salir mal? Todo, señores. La primera versión de The Elder Scrolls era básicamente más de lo mismo, con cientos de páginas de texto que hacían las veces de historia, un sistema de combate aún más simple que el de Skyrim y aspecto de haber salido hace una década. Lo peor de todo es que el progreso era tan lento que hasta daba bronca pagar mensualmente y perder el tiempo leyendo todo, así que pronto nos encontrábamos salteando todos los textos para ganar tiempo. Le llevó un tiempo, y una buena dosis de esfuerzo, pero Tamriel Unlimited llegó justo para salvar a TESO de un fracaso estrepitoso. ¿Cómo lo mejoraron? Primero sacaron la obligación de pagar una mensualidad, pero lo más importante fue el balanceo general que recibió el juego, quitándonos esa sensación de estar perdiendo el tiempo. Hoy en día está estrenando una nueva expansión, ya nos devolvió a Morrowind, y pasa por su mejor momento.
  • 6
    Path of Exile
    Grinding Gear Games viene haciendo las cosas bien desde el comienzo, por eso recibió más de dos millones de dólares a través de su campaña de crowdsourcing y recibió nominaciones a Juego del Año en 2013. Pero figura en esta lista justamente porque logró mejorar su propuesta a través del tiempo, su idea de “microtransacciones éticas” funcionó de maravillas. Algo que gigantes como Electronic Arts deberían tener en cuenta, pero más allá de esa utopía, Path of Exile sigue siendo un ejemplo de juego bajo el modelo Free to Play. En 2017 llegó a consolas de la mano de Microsoft y fue muy bien recibido por la comunidad de Xbox One. Hoy en día superó los 4 millones de cuentas registradas y hace muy poco batió su propio récord de 140 mil jugadores conectados en simultáneo.
  • 5
    Street Fighter V
    Capcom estuvo a punto de matar a la gallina de los huevos de oro cuando sacó Street Fighter V sin terminar. El problema no estaba en su motor de combate, el juego se veía (y se sigue viendo) espectacular y la propuesta jugable brillaba por su excelencia. Pero, ¿cómo se les va a ocurrir sacar un Street Fighter sin modo arcade? Claro que había algunas cositas para hacer cuando no andaban los servidores, porque claro, debutaron hechos un desastre y no fue hasta el reestreno de la Capcom Fighting Network que se estabilizaron definitivamente, pero ese survival a un round era una vergüenza. Lo peor de todo es que las cosas malas opacaban las bondades de SFV, el público había pagado 60 dólares por un juego incompleto, con un modo historia cinemático que tardó meses en llegar y un modo arcade que se tomó casi 2 años en aparecer. Sin embargo las mejoras constantes, el manejo de las temporadas anuales y la posibilidad de comprar todo lo esencial con Fight Money (moneda que se gana exclusivamente jugando) ayudaron a sostener el juego hasta la salida de Street Fighter V: Arcade Edition. Hoy en día es uno de los juegos de pelea más importantes, el evento principal en la mayoría de los torneos, y mi Street Fighter favorito. Pero es increíble qué cerca estuvo Capcom de destruir 30 años de historia.
  • 4
    Star Wars: The Old Republic
    The Old Republic es uno de esos juegos que siguen vigentes a pesar de que ya casi tienen una década a sus espaldas. En su lanzamiento fue recibido con honores y, si bien a lo largo de los años tuvo sus altibajos, logró mantener una base de jugadores más que envidiable. En parte esto se debe al buen uso de la franquicia Star Wars, pero más que nada por el apoyo de BioWare Austin y Electronic Arts. A lo largo de sus 7 años de vida recibió seis expansiones, siendo Knights of the Eternal Throne la más reciente y la responsable de inyectarle una segunda oleada de jugadores al MMORPG de los lightsabers. Si hoy en día deciden sumarse junto con la expansión conseguirán un token para crear un personaje nivel 65 y poder disfrutar directamente de los nuevos contenidos sin pasar por el grinding aunque, a mi entender, es lo más lindo del género.
  • 3
    ARMS
    Nintendo Switch fue un éxito abrumador y, por supuesto, necesitaba juegos. La idea general de que la compañía japonesa vive robando con las mismas franquicias se rompe sola cuando comenzamos a ver todas las que hubo en las últimas dos generaciones, pero ARMS fue el salto de fé que tomamos la mayoría de los usuarios de Switch. Fue bien recibido, la originalidad la damos por descontada, pero su aproximación al género de fighting games fue la clave del éxito. Fácil de iniciar y complejo de aprender en profundidad, sin embargo el apartado online tuvo sus altibajos luego de un inicio fuerte. La etapa de crecimiento de ARMS duró aproximadamente un año, en la que llegaron personajes y escenarios de manera regular. Hoy en día se encuentra teniendo un segundo aire gracias a que se encuentra en su versión definitiva, esto es en realidad una espada de doble filo: por un lado sabemos que no habrá más contenido adicional para el juego y solo habrá parches de balance, por el otro el meta del juego no va a cambiar por lo que es el momento adecuado para internarse a aprender a usar sus personajes.
  • 2
    Diablo III
    Allá por 2012 no era tan común esto de que los juegos necesiten estar todo el tiempo conectados para funcionar y, si bien nadie se lo discutía a los MMORPGs o juegos multijugador en línea, Blizzard pasó un momento horrible para justificarse en el caso de Diablo 3. Habían pasado demasiados años desde Diablo 2 y las expectativas estaban por las nubes, pero no hay nada peor que dejar a todos tus fanáticos sin jugar uno de los títulos más esperados de la historia por problemas de servidores. El caos se desató en los foros, gente pidiendo la cabeza de los responsables y una sensación de desesperanza apretando los corazones de sus creadores. Por suerte Blizzard no es el tipo de compañía que da el brazo a torcer y trabajó hasta transformar a Diablo 3 en un referente indiscutido, con Reaper of Souls y los rifts nos dejó enganchados y con el Necromancer nos dejó realmente felices. Para ser sincero Diablo III nunca fue realmente malo, de hecho en consolas brilla con violenta intensidad desde el día uno, pero su lanzamiento fue uno de los peores de la historia.
  • 1
    Rainbow Six Siege
    El rey de este top es Rainbow Six Siege, que supo superar un inicio pedregoso para mantenerse en lo más alto de su propio subgénero. Todo lo hizo a fuerza de contenidos y de pulir una propuesta que, si bien era interesante desde el lanzamiento, necesitaba adecuarse a su propio público. La aproximación estratégica del FPS de Ubisoft Montreal lo transformó en algo diferente a todo lo que había en el mercado, y en el nicho encontró el éxito. En agosto de 2017 superaron los 20 millones de jugadores en total, y Ubisoft aseguró que más de dos millones de jugadores ingresaban a jugar diariamente. Hoy en día se encuentra en su mejor momento y es el ejemplo definitivo del modelo de Juegos como Servicio, que se mantiene a costa de nuevo contenido constante y una jugabilidad balanceada. Si aún no se animaron a probarlo deberían darle una chance, al menos si disfrutan de los FPS y el juego táctico. Y si no me creen fíjense la cantidad de veces que fue nominado a mejor juego multijugador, hoy en día es uno de los mejores juegos que tiene la compañía francesa.

1. Final Fantasy XIV

Hubo una época en la que Square Enix casi pierde la fé de todo su público. Hizo lo suyo con todo el proyecto de Final Fantasy XIII y Versus XIII, pero el lanzamiento de Final Fantasy XIV Online fue una tragedia. No solo sacaron un juego que no rendía en comparación de sus pares del momento, sino que era aburrido, tedioso y atrasaba una década. La mentalidad cerrada de no tener en cuenta los avances del resto de la industria los había llevado al borde del abismo, y tuvieron que dar un volantazo extremo para encauzar el barco. El resultado final se llamó Final Fantasy XIV: A Realm Reborn y es uno de los pocos MMORPG que pudo quitarle una buena parte de la audiencia a World of Warcraft. Pero lo mejor es que se sigue manteniendo vigente a través del tiempo, con expansiones y eventos de temporada. Se migró gratuitamente a los jugadores de PS3 hacia PS4 y hoy en día sigue cobrando una suscripción mensual de 15 dólares, algo que ni siquiera Bethesda y Zenimax Studios pudieron lograr con The Elder Scrolls Online.
Anterior Siguiente < >