Publicado el

Analisis | ¿WoolBoy?

ANÁLISIS: Unravel Two (PS4, PC, Xbox One)

Volver a la home

Por: Sebastián Cigarreta

El simpático hombrecito de lana está de regreso en una aventura pensada para jugar acompañados y Sebas te cuenta si está a la altura de la primera parte.

El primer Unravel nos tomó por sorpresa por varios factores. Por un lado teníamos un personaje querible, que evocaba sentimientos y recuerdos, por el otro escenarios casi fotorrealistas que recorrer. Era un mundo de fantasía en el que podíamos vivir una aventura a escondidas de la realidad, con nuestro muñeco de lana que se escapaba a recuperar las memorias de una adorable anciana. La mezcla de puzzles que hacían uso de la propia lana del protagonista, la mecánica de estar siempre atado a un ovillo y tener un límite de extensión aparente, la ternura innata de nuestro personaje, todo lograba un efecto cautivador.


Dos años pasaron desde aquella entrega y Coldwood Interactive aprovechó la conferencia de Microsoft en la última E3 para sorprendernos con una continuación. Esta vez el foco del juego se centra en la experiencia cooperativa, permitiéndonos jugar con otro jugador en simultáneo, y a la vez elevando la complejidad de los puzzles. Unravel Two se siente mucho más plataformero que su predecesor, es más rápido y en algunas circunstancias requiere una coordinación digna de una coreografía. Todo esto es realizable jugando solo, pero su verdadero potencial se desata cuando lo compartimos.



Comenzamos la aventura en un naufragio, y al llegar a una orilla nos daremos cuenta que el nos separamos del ovillo del primer juego. En cuestión de segundos veremos a quien será nuestro compañero salir de un cofre, con el mismo problema que nosotros. Los protagonistas, ahora huérfanos de aquel cordón umbilical, deciden atar permanentemente sus lazos y así sin más daremos inicio a la odisea.

Unravel Two intenta contarnos una historia de amistad, de sobrevivir a la violencia apoyándonos en los afectos y de sobreponernos a los vínculos rotos. A lo largo de siete episodios deberemos sobrellevar un sinfín de obstáculos con el solo fin de rescatar a nuestros compañeros, pero a la vez seremos testigos de una persecución en la vida real. Los protagonistas parecen estar en una dimensión paralela y sus intervenciones serán vitales para la supervivencia de los niños perseguidos. La falta de una explicación en concreto deja a nuestra imaginación los motivos de todo esto, y a su vez impide que terminemos de conectar tanto con los muñecos de lana como con los niños.

Luego del primer episodio llegaremos a un faro abandonado que nos servirá de base. Cada vez que finalicemos un capítulo se abrirá un portal que nos devolverá a este punto de partida. en el faro podremos ver los dibujos que vamos desbloqueando y acceder a los desafíos opcionales. este recurso nos corta la inmersión, haciéndonos sentir que no estamos viviendo una aventura sino reviviendo recuerdos, lo que no termina de tener sentido porque en cada uno intervenimos en tiempo real para rescatar a los niños. Esto representa uno de los inconvenientes más graves del juego porque deshace todo el trabajo de inmersión que generan los episodios y se suma a la falta de una narrativa en concreto.



Pero al referirnos al gameplay no hay más que halagos para el juego de Coldwood Interactive. Los controles responden a la perfección, especialmente en las secciones de plataformas y su dificultad se incrementa gradualmente. La curva de dificultad es perfecta, requiriendo más ingenio y el dominio de las mecánicas hacia el final de la aventura. Los episodios se pueden completar en unas seis horas, claro, dependiendo de nuestra imaginación y cuánto hayamos entendido las habilidades combinadas de los dos Yarnys. Otro punto que afecta la duración es la utilización de las ayudas en pantalla. Si no las desactivamos el juego comenzará a ayudarnos y, en mi opinión, influye de forma negativa. Por suerte todo es solucionable desde las opciones, y siempre es bueno que los exponentes del género nos den acceso a estas ayudas, así ante un bloqueo evitamos buscar soluciones en internet.

Además de juntar coleccionables y batir récords de tiempo, o super niveles sin morir, en el faro hay un sector con desafíos especialmente difíciles. Cada uno se enfoca en un aspecto de la jugabilidad, algunos requieren reflejos, como en las secciones plataformeras, mientras otros proponen un juego de perspectivas y coordinación. Estos cuentan con tres dificultades, todas realmente difíciles, y desbloquean un nuevo Yarny para utilizar. A su vez podremos editar la cabeza, el torso y los colores de nuestro avatar, y si están jugando en PS4 la luz del Dualshock 4 se sincroniza con el color de nuestro protagonista, un guiño simpático sin dudas.



El apartado estético es soberbio, los reflejos de la luz, los destellos en el agua, el crepitar del fuego y todo se ve magnificado en las persecuciones. Cada episodio tiene su fuerte, llevándonos por todo tipo de escenarios y logra no caer en el tedio, sin embargo algo extraño sucede con la banda sonora. Y no es que sea de una calidad inferior, si tomamos la banda de sonido original y nos sentamos a escucharla veremos que cada melodía está cuidada y ostenta una orquestación sublime. Sin embargo la gran mayoría de las veces se siente fuera de lugar con la acción, salvo contadas excepciones. Entonces deberemos escapar de un incendio voraz mientras suena una melodía melosa y pseudo épica que podría haber sido compuesta por “Era”. Otro factor que rompe la inmersión, lamentablemente.

Unravel Two es un divertido juego de plataformas y puzzles, ideal para jugar con un amigo. Solo cuenta con coop local, pero no me imaginaría jugándolo online, tal es el nivel de precisión que requiere. Cada parte que lo compone está cuidada y es exquisita en sí, pero colisionan al trabajar en conjunto, especialmente la música. El desarrollo segmentado se carga la inmersión y, junto con ella, nuestra mejor chance de conectar emotivamente con los protagonistas. Una lástima porque era uno de los puntos fuertes del primer juego.



LO MEJOR

  • Hermosos escenarios
  • El diseño de los puzzles
  • El modo desafío

LO PEOR

  • La banda sonora no acompaña el ritmo de juego
  • Perdió la sensación de aventura