Publicado el

Ránking | Pequeño héroe ilustrado

ANÁLISIS: Big Hero 6: The Series S01E01: Issue 188

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Volvió Baymax, en forma de serie.

En el año 2015, “Grandes Héroes” (Big Hero 6, 2014) sorprendía a más de uno al alzarse con el Oscar a Mejor Película Animada. La historia superheroica de Disney, basada muy libremente en personajes de Marvel Comics, igual se ganó nuestros corazones a fuerza de súper acción, humor, un simpático adolescente protagonista y su fiel robotito esponjoso. La posible continuación nunca llegó a la pantalla grande (¿Tardará 14años como Los Increíbles?), pero sí a la tele, primero en forma de especial, y ahora como serie animada “a la antigua”.    

“Big Hero 6: The Series” llega para alegría de grandes y chicos, tal vez más para los segundos que los primeros, con más afabilidad y menos golpes bajos (no nos hagan acordar, eh). La creación de Mark McCorkle y Bob Schooley (“Kim Possible”) retoma donde se quedó la película y aquel especial de 2017 (“Baymax Returns”), ahora con Hiro Hamada haciendo de las suyas como estudiante del San Fransokyo Institute of Technology, y como líder de este sexteto de jóvenes superhéroes que deben enfrentar a los villanos más estrambóticos que amenazan la ciudad.

Pero en este primer episodio, el teen superdotado tiene una misión bastante especial: por pedido de la profesora Granville (nueva encargada del programa de robótica), debe congeniar con Karmi, otra prodigio (en este caso, en biología) que tampoco encaja muy bien en el esquema social de la escuela. A la chica no le cae nada bien perder su estatus de “estudiante más joven del SFIT”, y descarga su frustración con Hiro; pero al mismo tiempo, no puede evitar sentirse atraída por las hazañas de su alter ego superheroico.

“Issue 188” se mete de lleno en la cotidianeidad de estos justicieros y la búsqueda del equilibrio entre sus dos vidas. Karmi no parece reconocer a Hiro, lo que crea unas cuantas situaciones incómodas, pero en el medio, los Big Hero 6 tienen que hacerles frente a High Voltage, un dúo dinámico de villanas que utilizan la electricidad y la música pop para llevar a cabo sus fechorías.

Barb y Juniper son madre e hija con toda la onda ochentera que su estilo “Jem and the Holograms” les permite. Las ladronas parecen ser imbatibles, hasta que Fred tiene una idea: buscar ayuda en el cotizado número 188 de las historietas de Captain Fancy, para lo cual deberá desafiar a su archi némesis comiquera, el pequeño Richardson Mole, único dueño conocido de dicho ejemplar.

Esto es lo que pasa cuando los protagonistas de la serie son todos nerds adolescentes: un montón de guiños a la cultura pop que tanto nos gusta, un toque de nostalgia y, como a fin de cuantas se trata de Disney Channel, alguna moraleja para cerrar el capítulo.

“Big Hero 6: The Series” sigue el mismo estilo narrativo de la película, aunque con la modalidad de “villano de la semana”. Los personajes conservan sus características, siempre en un tono más liviano y optimista, y con la misma parafernalia, aunque en esta ocasión el CGI deja lugar a la animación más tradicional dibujada a mano, que le da ese toque más “oriental” que insinúa la historia original de Don Hall y Chris Williams.

Los más chiquitos de parabienes para poder disfrutar una historia a su medida: simple, entretenida, con buenos mensajes y un protagonista con el que pueden identificarse. No seremos superhéroes y prodigios tecnológicos, pero todos, alguna vez, tuvimos problemitas para relacionarnos con el sexo opuesto.