Publicado el

Analisis | Los opuestos se atraen

ANÁLISIS: Cloak & Dagger S01E01: First Light

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Marvel tiene nueva serie y ya nos agarró curiosidad sobre estos dos adolescentes con poderes.

Marvel le apuesta a un público más adolescente con una nueva aventura superheroica de tintes ¿románticos? “Cloak & Dagger” se ambienta dentro de su universo cinemático, aunque no sabemos (todavía) que impacto tuvo o tiene “Avengers: Infinity War” (2018) en esta historia televisiva.

La creación de Joe Pokaski –veterano de otros shows comiqueros como “Heroes” y “Daredevil”) es la primera producida por la cadena Freeform, un drama de acción centrado en Tandy Bowen/Dagger (Olivia Holt) y Tyrone Johnson/Cloak (Aubrey Joseph), dos jovencitos provenientes de entornos muy diferentes que, tras un accidente, adquieren poderes sobrehumanos.

Las vidas de estos dos protagonistas se cruzan por primera vez cuando todavía son chicos: Tandy y papá Nathan (Andy Dylan) sufren un accidente de auto después de una clase de ballet de la nena y caen al océano, mismo lugar donde Tyrone y su hermano Billy son acorralados por la policía. En ese momento, una plataforma petrolera de Roxxon explota en las inmediaciones, provocando que el oficial Connors (J. D. Evermore) le dispare a Billy. Tyrone salta para salvarlo, y al ver que es demasiado tarde termina ayudando a la pequeña encerrada en el vehículo.

Una extraña fuente de energía que emana desde la plataforma alcanza a los pequeñines otorgándoles los poderes de la luz y la oscuridad. Habilidades que no se van a manifestar hasta que estos dos se vuelvan a juntar muchos años después.

En la actualidad, las realidades de estos jovencitos son muy diferentes: los Bowen cayeron en desgracia y el difunto papá Nate (que trabajaba para Roxxon) terminó cargando con la culpa del desastre. Mamá Melissa (Andrea Roth), por su parte, trabaja y bebe demasiado, sin estar muy al tanto del paradero de su hija y de sus actividades extracurriculares, que consiste en seducir y robarles a los chicos ricos, con la complicidad de su novio Liam.

Tyrone sigue cargando con la culpa de la muerte de su hermano, asegurándoles a sus padres que piensa seguir por el buen camino. No es un chico muy sociable, pero acepta ir a una fiesta con amigos, lugar donde se vuelve a cruzar con Tandy y donde los poderes de ambos hacen acto de presencia. Tras este segundo encuentro que remueve los traumas del pasado, Johnson descubre que puede teletransportarse y Bowen que puede defenderse materializando una daga luminosa.

Si las vidas de estos dos pibes ya estaban un poco patas para arriba, estos nuevos descubrimientos van a terminar de complicarles la existencia. Ambos están conectados de alguna manera, pero también tienen la posibilidad de enmendar las injusticias del pasado.  

“First Light” se concentra mucho más en las tribulaciones de la pareja protagonista que en las aventuras superheroicas. La vida no es color de rosa para estos dos jovencitos de Nueva Orleans, entre penurias económicas, abusos de sustancias, autodestrucción, problemas raciales y un larguísimo etcétera; y ahora, encima, tienen que sumar la confusión (y la responsabilidad) de estos nuevos poderes.

Tandy y Tyrone son muy diferentes (como la luz y la oscuridad, je), pero van a tener que encontrar el equilibrio para resolver este asunto y, de paso, algunos más, ya que nos imaginamos su cruzada justiciera para encontrar a los responsables del accidente de Roxxon y la muerte de Nathan Bowen, así como desenmascarar al oficial Connors, que jamás admitió la culpa por el asesinato de Billy.  

“Cloak & Dagger” intenta ser más oscura y balancear la acción superheroica con el drama y los problemas cotidianos de estos dos adolescentes y su entorno. No hay nada excepcional desde su puesta en escena, pero Holt y Joseph hacen lo necesario para mantenernos interesados en el futuro de sus aventuras. Un buen comienzo para una historia que tiene que hacer bastantes méritos para destacarse en un universo televisivo que ya está desbordado de series comiqueras.

Todavía no hay malos “definidos”, aunque se intuye por donde viene la mano. Lo interesante es ver cómo se complementan estos dos muchachitos y qué deciden hacer con sus nuevas habilidades en un mundo que, de por sí, ya les juega bastante en contra.