Publicado el

FichineAR | Nunca edifiques sobre arena porque...

FichineAR | BalanCity: a construir ciudades en altura, ahora en tu celular

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: fichinear
El fichín cordobés llegó a iOS y Android totalmente gratis.

Los simuladores urbanos nos ponen todo tipo de desafíos, en su mayoría sociales y económicos, pero también ecológicos. ¿Cuántos podemos nombrar que testeen nuestras habilidades arquitectónicas? BalanCity llegó hace ya dos años a PC para llenar ese vacío. El título nos proponía construir una ciudad en altura, al mejor estilo “SimCity como si fuese un Jenga”, forzándonos a crear las bases más sólidas para la metrópolis de nuestro sueños. Si todavía no lo jugaste, ahora estás de suerte porque acaba de aterrizar en smartphones de forma gratuita. Ya no hay excusas, ¡es hora de dejarse viciar!

BalanCity es la combinación que no sabías que estabas necesitando de videojuegos de físicas y simulador de ciudad. El desafío principal es construir una ciudad sobre un subibaja. Algo así como jugar al Jenga con edificios sobre una superficie que se tambalea. Suena difícil, ¿no? Lo es. Como es de esperarse, la idea es desarrollar la urbe en altura, aunque también hay que saber que Balancity es más que eso. Tiene un costado de simulador social que implica que estemos pendientes de las necesidades de nuestros ciudadanos.

Además de grandes malabaristas, seremos alcaldes que tendrán que procurar trabajo, electricidad y seguridad a sus ciudadanos. Habrá que lidiar con la contaminación también, porque además de residencias y oficinas construimos industrias. A medida que la ciudad crece, empiezan a tener a surgir necesidades más complejas, de transporte, por ejemplo, y comienzan a ocurrir incendios y otros desastres más alocados, como ataques alienígenas y de largartos enormes, a lo Godzilla.

La versión mobile de BalanCity ya se puede jugar en iOS y Android y aunque tiene un apartado gráfico más sencillo que la versión de PC, disponible en Steam a $100 pesos argentinos, tiene poco que envidiarle en términos de contenido. Cuenta con tres modos de juego que se adaptan a la dinámica propia de los juegos para celulares, es decir, el título maneja una moneda (que obtenemos cumpliendo desafíos o comprando con dinero real a través de micropagos) con la que podremos comprar más contenido. Hay que aclarar, de todas formas, que los ads no son necesariamente invasivos y que podemos disfrutarlo muchísimo sin ceder nuestra billetera.

Así, el modo Mi Ciudad nos propone ver hasta qué altura somos capaces de llegar. En el menú Desafíos encontraremos niveles que superaremos solo si cumplimos una serie de requisitos, que puede ser construir un edificio particular o llegar hasta cierta altura mínima, por ejemplo.  Finalmente, el modo Escenarios nos deja jugar con muchas de las ciudades más icónicas del mundo, como París, Rio de Janeiro y San Francisco, entre muchas otras. El ambiente, sus monumentos y otros detalles no faltan en estas recreaciones con cubos de las urbes más famosas.

BalanCity fue desarrollado enteramente por el cordobés Fernando Córdoba en base a una idea que surgió cuando estaba experimentando con las físicas de Construct 2. La versión para iOS y Android fue posible gracias al estudio Giant Monkey Robot, quienes desarrollaron el port. El dato de color que quiero contarles es que aunque el fichín se tomó su tiempo en aterrizar en plataformas móviles, el atraso lo tiene bien justificado porque primero hizo un tour por varias expos, obteniendo varios premios: ganador de “Mejor Juego para Móvil y Tablets” en Game Connection, USA; nominado a “Mejor Juego Familiar / Para Niños” en Casual Connect, Berlin; y finalista a “Mejor Juego Latinoamericano” en BIG Festival, Brasil.

El juego de Fernando Córdoba puede parecer muy sencillo a simple vista, pero no debemos juzgarlo por sus pocos polígonos. Tras esa fachada, hay capas y capas de complejidad arquitectónica. Es estratégico como cualquier buen juego de físicas y muy creativo, como los mejores videojuegos urbanistas. Es hora de probar qué tan bien se nos da esto de ser un alcalde arquitecto.