Publicado el

Editoriales | Se rompe el paradigma

¿La E3 ya fue?

Volver a la home

Por: Guillermo Leoz

Bethesda tuvo a 150 mil personas viendo un stream sobre NADA y hoy anunció un nuevo Fallout sin necesitar de un gran escenario en Los Ángeles.

Las formas de anunciar juegos son cada vez más extrañas. Parece que el modelo de esperar 365 días para en un evento específico bombardearnos con absolutamente todo lo que tiene para anunciar la industria, va quedando un poco viejo. No sólo por cómo las distintas herramientas de streaming y redes sociales han brindado nuevas y más efectivas formas de controlar el mensaje y llegar a las comunidades, sino porque los publicadores entendieron que alejarse de eventos como E3 les permite tener sus 15 minutos de fama propios y exclusivos. Bethesda lo demostró claramente el día de ayer, teniendo en vilo a gran parte del mundo gamer para luego hoy anunciar el nuevo Fallout 76 antes de su conferencia en Los Ángeles.

Primero fue un simple tweet con un gif que decía “Please Stand By”. Después comenzaron un stream en su canal de Twitch que tenía tan solo a un muñeco de un Pip Boy y una TV detrás con las mismas palabras “Please Stand By”. Así estuvieron durante seis horas aproximadamente, con pequeñas intervenciones como poner un globo amarillo, traer otro muñeco y otros artilugios. De esa manera nos tuvieron especulando y tweeteando sobre Bethesda y Fallout durante horas, sin gastar un peso y sin un gran despliegue de infraestructura. Quizás muchas personas estaban ahí simplemente por curiosidad, otras porque ya era un chiste en sí mismo y otra porción para ver si se trataba o no de un experimente social. Sea cual sea el motivo, estábamos todos ahí. Hoy por la mañana lanzaron el primer adelanto del juego y si bien quizás terminemos recordando más algún meme que surgió de toda esta histeria que el trailer en sí, la realidad es que en estas horas la prensa en su conjunto está hablando casi pura y exclusivamente de esta empresa y su juego. De esa manera Bethesda se asegura relevancia para un anuncio que quizás en el mar de juegos, sorpresas y trailers de la E3 se termina perdiendo un poco. Por supuesto que en ese evento será la gran revelación sobre de qué va a tratar, al igual que ahí también veremos más en detalle por primera vez a Rage 2 (también publicado por Bethesda). Parece ser que ahora muchos publicadores apuestan por este modelo: anuncio previo a la E3 para copar los titulares y aprovechar la convención de Los Ángeles para brindar todos los detalles y terminar de enamorar al público.

Lo mismo sucedió en el día de ayer con Pokemon y su Let’s GO Pikachu y Eevee, el cual tranquilamente pudo haber sido una revelación para E3 pero que termina siendo presentado en una conferencia propia dejando a todo el mundo opinando sobre este particular juego. Activision fueron de los primeros en armar sus propios eventos para anunciar sus juegos, escapando a la E3 pero utilizando un estilo muy similar al de las conferencias que solemos ver ahí. Lo habían hecho con Destiny 2 y lo volvieron a hacer con Call Of Duty Black Ops 4. Incluso aprovechan esas ocasiones para que la prensa pueda probar porciones del juego de una manera más calmada y extensa que en la E3, generando previews más jugosas y detalladas. Hablando de shooters en primera, Battlefield V tampoco fue guardado como un secreto para el EA Play de Los Ángeles. En cambio tuvimos una presentación conducida por Trevor Noah (host de un late night show en Comedy Central) donde los desarrolladores del juego explicaron varios conceptos del mismo. Luego se mostró un pequeño trailer y se explicó que en Junio los fans y la prensa lo van a poder jugar, modelo muy similar al de Bethesda.

El gen de todas estas nuevas maneras de anunciar juegos o de tomar control de la atención mediática, probablemente haya estado en las Nintendo Direct. Estos videos pre grabados con anuncios específicos sobre la empresa comenzaron allá por 2011. Luego la “Gran N” fue la primera de las tres grandes (es decir, ellos, Microsoft y Sony) en dejar de hacer conferencias tradicionales en E3. En 2013 fue donde patearon el tablero definitivamente, con muy buenos resultados: en lugar de conferencias estructuradas y tradicionales, se permitieron ser un poco más creativos, libres y hasta hacer un poco el ridículo, moldeando una forma única de hablarte “directamente a vos” (como decía el recordado y querido Iwata). Las Direct estaban casi que adelantadas a su época y si bien los publicadores occidentales no han imitado el modelo del todo, ciertamente ha sido una influencia importante a la hora de despegarse de ciertas estructuras tradicionales.

Que cada publicador pueda tener su canal de Twitch, YouTube o cualquiera sea la plataforma de streaming, les da una manera instantánea de llegar a su comunidad. En ese aspecto las redes sociales y las personas encargadas de manejar las cuentas oficiales, han jugado un papel fundamental. Tener community managers despiertos y creativos ha hasta incluso mantenido relevante a personajes que parecían pseudo muertos como Sonic. Podrá parecer una estupidez, pero un meme bien puesto puede generar un potencial titular o llamar la atención del público en pos de un anuncio más importante. Muchas veces estas jugarretas no terminan en nada, otras veces sucede como con Fallout 76. Definitivamente no es una herramienta para ser menospreciada; lo más importante siguen siendo los juegos y verlos en acción, pero el contacto directo con la comunidad genera grados de fidelidad y de interacción mucho más orgánica que un comunicado de prensa.

Creo que este modelo ha llegado para quedarse, PERO (y este es un gran “pero” por lo tanto lo pongo en mayúsculas) la E3 sigue siendo la E3. ¿A qué me refiero con esto? A que sigue teniendo una mística y un romanticismo al que todavía le quedan varios años. Desde este lado del charco, es aquello que aspiramos cubrir todos los años, es un sueño para muchas personas poder concurrir y un momento del año donde los timeline de tus redes sociales se llenan de reacciones a puro hype sobre los juegos que se vienen. Ningún otro evento a nivel gaming unifica a usuarios de todo el mundo y de todas las preferencias como lo hace la E3. Sí, PlayStation puede tener su propio evento como la PSX, Microsoft podrá anunciar su nueva consola en una conferencia propia, Nintendo tiene la Direct y Bethesda podrá hacer lo que quiera con el próximo juego que anuncie. Pero todas siguen participando de alguna u otra manera en esa semana donde los ojos del mundo se posan sobre Los Ángeles. Evidentemente no pueden escapar del todo a ese evento; principalmente porque medios tradicionales de televisión, gráfica y radio de todo el mundo, prestan mucha más atención y recursos a la E3 que a otros eventos más específicos. Lamentablemente todavía se necesita de ese tipo de cobertura para llegar al público más masivo y menos entusiasta sobre el gaming. Incluso con todos los juegos que ya sabemos que van a estar este año, vamos a seguir teniendo sorpresas, títulos de los que no teníamos idea y regresos inesperados. Ubisoft alguna locura va a tener, Sony mostrará alguna nueva exclusividad y Microsoft tendrá que demostrar que puede seguir dando pelea.

Para responder a la pregunta del título de esta editorial, no, E3 no va a desaparecer ni “ya fue”; pero si no se actualiza en los próximos años, realmente puede estar en riesgo de perder relevancia. Probablemente tendrá que reinventarse un poco y acomodarse a los intereses de los publicadores de espaciarse un poco más y repartir el foco de la atención, al mismo tiempo que se sigue adaptando al hecho de estar abierta al público. Ojalá en este 2018 tengamos un evento lleno de esas sorpresas que hacen que el público quede inmortalizado en un video por emocionarse ante el regreso de una franquicia querida o de maravillarnos con un juego que ni sabíamos que necesitábamos. E3 no va a morir pero no debe descuidarse.