Publicado el

Editoriales | Editoriales | Pokémon 2018 Video Game Press Conference

Mejores Que Nadie Más

Volver a la home

Por: Mariano Rizza

Como Nintendo atrapó a todos con un anuncio super efectivo.

Pokémon es una parte integral de mi vida como jugador. Desde ya, mi experiencia con los videojuegos comenzó poco más de una década antes del lanzamiento del juego de Game Freak - no hagan las cuentas por favor - pero fue mi bautismo de fuego con los juegos de Rol, gracias a lo cual ahora es uno de mis géneros favoritos. Al día de hoy jugue todos los títulos de la saga y por más que jamás hice comunión con el anime y sus películas, me considero un fan de la creación de Satoshi Tajiri. De alguna manera, con sus aciertos y sus errores, la experiencia de vagabundear por esos mundos cuasi-fantásticos haciéndome amigo de criaturas de corte mitológico a medida que las aventuras pasan de simples tareas a encuentros con dioses y realidades paralelas, revive en mí la chispa de la imaginación infantil y la capacidad de sorprenderme.

Más allá del impacto emocional personal, la saga cuenta con una complejidad y profundidad ajena a todos aquellos que jamás la probaron o que sólo se quedaron en los primeros títulos hace más de veinte años. Los jugadores más hardcore se vuelcan al IV Training con la seriedad de un atleta olímpico preparándose para el oro, mientras que otros se dedican a criar e intercambiar criaturas online con tanta dedicación que me sorprende que aún no exista un sistema microeconómico alrededor de eso. Por mi parte, no tengo interés en ser mejor que nadie más. Mi modo de juego es atraparlos a todos, completar el Pokedex y tal vez competir con amigos, para ver quien es el Red del grupo. La experiencia Pokemon es muy diversa y por eso los anuncios de la mañana tokiota del treinta de mayo son más importantes de lo que a simple vista parecen.

En una desordenada conferencia de prensa de unos cuarenta y cinco minutos, Tsunekazu Ishihara - CEO de The Pokémon Company - realizó una serie de anuncios que podemos resumir en tres nuevos lanzamientos de la marca: Pokémon Quest, Pokémon: Let's Go, Pikachu! and Pokémon: Let's Go, Eevee! y lo que por el momento llamaremos Pokémon 2019. Estos tres juegos, de los cuales manejamos diversos niveles de información, no son precisamente lo que esperábamos pero cuando comenzamos a analizarlos por separado, vemos que el agujero de Diglett es mucho más profundo de lo que a simple vista se puede vislumbrar.

Yendo de menor a mayor relevancia, lo primero que nos encontramos es Pokemon Quest, un título agraciado por el poder del Available Now, el cual nos transporta a una isla habitada por Pokémons cúbicos, dando a primera vista una fuerte impresión a paco de Android. Y no estarían confundidos realmente, ya que por más que ya se pueda descargar en Nintendo Switch, Quest estará disponible en todos los dispositivos móviles en los días venideros, desembarcando primero en iOS. Mientras que la finalidad es - como siempre - atraparlos a todos, la particularidad de esta entrega es que se comporta más como un administrador de recursos que como un RPG. Iremos atrayendo estos minecraftescos monstruos hasta nuestro campamento con distintos ítems y, a medida que nuestro equipo crezca y se fortalezca, los iremos enviando a recorrer la isla para que vayan encontrando tesoros y nuevas criaturas. Al estar pensado para celulares, esta IP se comporta como el noventa y nueve por ciento de sendos títulos. En las primeras horas no encontraremos la necesidad de pagar por nada, pero como parte de su finalidad es ir decorando nuestra base y elaborando items para criar a nuestros bichos, las microtransacciones opcionales no tardarán en llegar. Sumado a esto, fue denominado como un "Free to Start", por lo que tal y como pasó con Super Mario Run, en algún momento pasados sus niveles iniciales, continuar con nuestra aventura puede llegar a tener un precio - cosa que no me sucedió al momento de escribir esta nota. Aún así, por más que su llegada a Switch puede llegar a resultar extraña, este tentempié hasta el lanzamiento de noviembre no es tan raro, ya que existen otros juegos mobile como ser Pokémon Shuffle, que también se podían descargar de manera gratuita en la familia portátil DS.  

Lo que llega en noviembre es tal vez la mayor sorpresa que, como todo juego que pretende ser recordado, ya agitó las aguas de la comodidad de seguidores y detractores por igual. Demostrando que todos los rumores e imágenes filtradas eran verídicas, Pokémon: Let's Go, Pikachu! and Pokémon: Let's Go, Eevee! será una remake de Pokémon Yellow, que a su vez era una reedición de los Blue y Red con diversos agregados, siendo el más notable la posibilidad de recorrer el mapa con Pikachu a nuestro lado, como lo hacía en la ya para ese momento exitosísima serie de dibujos animados. En esta oportunidad, volveremos a la región de Kanto, contando con 151 Pokémons para coleccionar pero sumando también algunas de las formas Alola vistas en Sun & Moon y hasta una nueva criatura exclusiva, que se sumará al lore del juego. Esta reimaginación deliberadamente simplificada, se podrá jugar con un solo control, contará con integración con Pokémon GO y hasta nos permitirá jugar en cooperativo con un amigo o amiga que se podrá sumar con tan solo agitar el otro Joy-Con. Donde los puristas se sintieron más inseguros fue con la revelación de algunas mecánicas que difieren por completo del juego original. Ahora, por más que podremos combatir contra personajes no jugables, los Pokémons salvajes se encontrarán dando vueltas por el mapa a la vista de todos y para atraparlos, tendremos que arrojar una pokebola de manera similar a como lo hacemos en la pantalla de captura del juego mobile. Es acá también donde entra la frutilla de la torta, el control en forma de pokebola denominado Pokeball Plus, el cuál no sólo nos permitirá seguir jugando con tan solo una mano sino que, gracias a la tecnología HD Rumble, nos hará sentir cómo las criaturas que atrapamos se mueven dentro y hasta facilitará el traspaso de las mismas de nuestros celulares a la consola y viceversa, además de otras ventajas al llevarlos de paseo con nosotros al mundo real, que serán explicadas posteriormente.

Es comprensible que, luego del impacto de este spin-off tan fuera de fórmula, el anuncio del verdadero RPG de Pokémon para Switch quede un tanto perdido entre el murmullo de los indecisos y los gritos de los asombrados, pero que este finalmente vaya a llegar recién en el segundo semestre de 2019 es una gran noticia. Es una realidad que la platea de jugadores lo quería ya, pero teniendo en cuenta la revolución que sugirieron juegos como Zelda y Mario en la última consola de Nintendo, apurar una franquicia tan importante era realmente una jugada equivocada y por más que la N ha pifiado de manera astronómica en oportunidades anteriores - no nos olvidamos de vos Wii U - la precisión japonesa sigue venciendo a la alemana en todo lo que a la nueva consola respecta. “Pokémon 2019” contará con todas las criaturas de las ocho generaciones anteriores, sumando desde ya su propia porción y tomando los mejores elementos de toda la saga con fuerte anclaje en X/Y y Sun/Moon, además de sus agregados particulares. De momento, no esperemos ver nada en E3 2018 y quizá siquiera este año, pero en cuanto a esperas interminables refiere, esta es una que considero vale la pena.

Luego de este repaso y recordando que Pokemon es la franquicia más exitosa del mundo por encima de Star Wars y Harry Potter, es comprensible que las dudas pesen lo que un Snorlax sobre los hombros de los jugadores. Sin embargo, como alguien que le gusta considerarse un estudioso de la compañía nipona y se autoproclama un fan de la saga, no puedo ver más que movimientos correctos en este anuncio. Es una realidad que los cambios siempre son difíciles de digerir y es comprensible que si comencé esta nota alabando la complejidad de la serie, este mal denominado “paso hacía atrás” pueda parecer contraproducente pero, si tenemos en cuenta no sólo los planes de Nintendo para con su nueva consola sino también la identidad de la franquicia en sí, LGP y LGE podrían llegar a considerarse la experiencia Pokémon por excelencia.

Image result for pokemon let's go pikachu

Por el lado de los negocios, este Spin-Off marca todos los casilleros que la mesa de directivos de una compañía multimillonaria precisa para poder dormir sin frazada. No por nada durante la mismísima transmisión de la conferencia de prensa, las acciones de Nintendo subieron un 5%, en medio de una complicada situación financiera que sacude a toda la nación del sol naciente. Los aciertos también se ven reflejados en cada momento del trailer, donde nada está librado al azar. Como en aquella primera publicidad de Switch, vemos que el spot se encarga de mostrar específicamente a jugadores de más de treinta años como a su vez a niños que no tienen edad para conocer mucho más que Pokémon GO, jugando en cooperativo con sus padres. Puede que aquellos que tengan tatuajes de Charizard con estética de 8-Bits lleguen a considerar que este nuevo juego no hace más que responder a un gimmick, por lo que creo que se llevaran una gran sorpresa cuando vean que cuenta con el mismo potencial de vende-consolas que una entrada canónica en la saga.

Pero más importante aún, mientras que “simplicidad” es la aparente mala palabra en este anuncio, Let’s Go Pikachu! y Let’s Go Eevee! son deslumbrantes evoluciones del concepto de Pokémon. Recordando que el nombre viene de la conjunción Pocket + Monsters (Monstruos de Bolsillo), el nivel de portabilidad e inmersión que significa para los jugadores es imposible de comparar con ninguno de los títulos anteriores. Ahora, como nunca antes, podremos tener literalmente una pokebola encima y llevarla con nosotros a la calle, permitiéndonos escuchar y sentir a nuestra criatura dentro para luego volver a nuestra casa y utilizar nuestra consola como si fuera la PC de BIll y ahí depositar nuestras nuevas capturas. La experiencia de ser un maestro Pokémon siempre nacía y moría con el deslizamiento de la tecla de On y Off. Ya no más. Con estas entregas Nintendo no sólo ofrece divertimentos ligeros con la marca en primera plana como en el caso de Quest, sino que nos permite convertirnos en entrenadores de tiempo completo entre LGP/LGE y Pokémon GO. La brevedad es el alma del ingenio decía Shakespeare y, mientras que no me imagino al dramaturgo cazando Kabutos por las calles de Inglaterra, si puedo ver como la visión creativa de Nintendo es ampliar la plaza de jugadores, haciendo un juego con mecánicas que son reconocibles y funcionales a cada tipo distinto de jugador. ¡Y a no confundir! En el hervidero de bronca que son las redes sociales puede ser muy fácil encontrar a personas criticando esta innovación, pero, les puedo asegurar, que el fanático de Pokémon no podría estar más contento.