Publicado el

FichineAR | La casa de la bruja

FichineAR | Project Nightmares: terrorífico en un sentido nuevo

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: fichinear
"Procedural" suele ser un chamuyo, pero en este título de terror, no hay un susto igual al otro

Project Nightmares viene gestándose hace algunos meses como uno de los proyectos más prometedores de la industria argentina de videojuegos. Su acabo técnico se ve demencial desde el primer tráiler, especialmente para un proyecto hecho en Unity por un equipo de solo dos personas,  y su premisa, de apostar por sustos procedurales, suena más que tentadora. Ahora, que pudimos jugar de manera anticipada la versión que estará llegando en unos días a Steam, tenemos el veredicto final: ¿Qué tan aterrador es Project Nightmares?

El estudio detrás de este título es NC, compuesto por Ignacio Berge, artista, game designer y guionista, y Claudio Suriano como programador. De la cabeza de estos dos argentinos surge la idea de hacer un juego de terror en el que “el jugador nunca sepa lo que le puede llegar a pasar”, citando sus palabras. No sería apresurado creer que la idea es demasiado ambiciosa porque títulos de terror con este tipo de promesas los hubo varios, pero ninguno logró, a mi modo de verlo, la sensación de incertidumbre y debilidad que nos trasmite Project Nightmares.

En la versión que jugamos, estamos en una casa abandonada, abarrotada de objetos antiguos, cuadros siniestros y crucifijos dados vuelta. Llegamos al lugar siguiéndole la pista a un objeto maldito conectado con una anciana misteriosa, Henrietta Kedward, sospechada de brujería. Damos vueltas por unos pasillos, al estilo P.T. (la pasamos bastante mal si somos muy nerviosos) hasta que llegamos a un círculo de sal, justo al umbral de una puerta. Cruzar esa barrera mágica nos prepara para el primer encuentro. Sí, del otro lado está la anciana maligna.

El resto es bien conocido. No podemos defendernos, de modo que hay que huir de la terrible bruja, que nos mata de un golpe si nos alcanza. Está confinada en una zona pequeña, pero bastante laberíntica, delimitada por círculos de sal. Fuera de esa zona, Henrietta no puede agarrarnos, pero seguimos siendo presa de la fuerza maligna que está poseyendo la casa. Mientras exploramos, no tenemos manera de saber qué nos va a pegar y cómo. La mayoría de los sustos son peligrosos solo para nuestros nervios, es decir, son inofensivos para el personaje, pero hay otros que nos hacen daño. Habrá que estar atento porque para zafar hay que cumplir con éxito un QTE.

Podemos llegar a dar vueltas en un mismo lugar, creyendo que nos faltó revisar algo para completar un puzles, y asustarnos de una manera distinta cada vez que doblamos una esquina. Caen cuadros de las paredes, se cierran las puertas y hasta aparecen fantasmas de los más aterradores. La atmósfera, además, es de lo más opresivo que existe y el diseño sonoro es magistral. Realmente, jugando Project Nightmares nos sentimos ahí, respirando el mismo olor a polvo y humedad que debe estar invadiendo la nariz de nuestro protagonista.

El escenario que jugamos es corto, pero muy intenso. No hace más que dejarnos en claro que lo que se trae NC entre manos tiene mucho potencial. Los sustos procedurales funcionan y la historia de fondo tiene la suficiente intriga como para que queramos saber más de Henrietta y de otras historias de posesión. Digo “otras” porque NC planea hacer de esta aventura un videojuego episódico, en el que trataremos con un objeto maldito particular en cada capítulo. También hay soporte VR planeado, para Oculus o HTC. Los chicos de NC nos quieren dar un infarto, como mínimo. 

Para el que se anime a recorrer esos pasillos por su cuenta, los invitamos a seguir el proyecto en Facebook, en poquísimo días tienen que anunciar el lanzamiento en Steam.  Y para quienes prefieren ver, porque jugar los pone muy nerviosos, esta servidora hizo un vídeo gameplay que no se van a querer perder.