Publicado el

Analisis | Tú eres la culpable…

ANÁLISIS: Evil Genius: The True Story of America's Most Diabolical Bank Heist - Part One: The Heist

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Los hermanos Duplass siguen haciendo buenas migas con Netflix para una nueva serie documental.

Los hermanos Mark y Jay Duplass vienen pisando fuerte gracias a varias producciones independientes, tanto en la pantalla grande como en la TV. A ellos les tenemos que agradecer “Tangerine” (2015), “Room 104”, “Animals.” y series documentales como “Wild Wild Country” (2018) y “Evil Genius: The True Story of America's Most Diabolical Bank Heist”, el recuento de uno de los casos criminales más bizarros y horríficos de los Estados Unidos, perpetrado por la inestable cabecita de Marjorie Diehl-Armstrong y varios de sus cómplices.

No estamos acostumbrados a ver este tipo de crímenes encabezados por mujeres, pero la guionista y directora Barbara Schroeder se hace eco de esta historia a lo largo de cuatro episodios que intentan esclarecer un caso que, todavía, esconde dudas e interrogantes para el FBI, la ATF (Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) y la policía de Pensilvania que unieron fuerzas para tratar de esclarecerlo.

El 28 de agosto de 2003, Brian Douglas Wells, un repartidor de pizzas, robó algo más de ocho mil dólares de un banco de Erie (Pensilvania), armado con una pistola casera (en forma de bastón) y un collar bomba. La policía local lo arrestó cerca del lugar, pero minutos después, el artefacto de su cuello se detonó, y el hombre murió ante las cámaras de los noticieros que no entendían muy bien qué estaba pasando.

A medida que avanzaba la investigación, los detalles del caso se volvían más extraños: Wells pasó de ser el perpetrador a la víctima, supuestamente obligado a seguir los pasos de una macabra “búsqueda del tesoro” que, al final, debía sumar unos 250 mil dólares y las llaves para liberarse de su tormento explosivo.   

Ni las pruebas que aparecieron, ni los pocos testigos, ni la historia de la víctima/victimario pudieron esclarecer los sucesos de primera mano, y los oficiales se vieron un tanto perdidos a la espera de algún soplo, pista o confesión que venga por parte de los responsables.  

Este primer episodio, titulado “El Atraco” (The Heist), comienza a darnos un pantallazo de la vida de Marjorie Diehl-Armstrong, pero en seguida salta a los fatídicos hechos de ese 28 de agosto. Por ahora, no hay ninguna relación entre el solitario repartidor de pizzas y esta misteriosa mujer, que parece ser tan inteligente como desequilibrada.

Schroeder sigue todas las reglas del documental más clásico, mezclando imágenes de archivo con entrevistas más recientes a los oficiales involucrados. Va reconstruyendo los hechos minuciosamente, y nos lleva por cada detalle y rincón de Erie relacionado con Wells, el robo y su posterior muerte, en principio una acumulación de información un tanto repetitiva y desordenada, tal vez, para desconcertarnos de la misma manera que lo estaban los investigadores en su momento. Muchas pistas que no tienen sentido, o sólo terminan en callejones sin salida, ningún indicio de sus cómplices o los verdaderos sospechosos, sólo un denominador en común: la extrañeza de todo el asunto que perturbó hasta los oficiales más experimentados de la ATF, que habían atravesado casos más resonados como los atentados del 11 de septiembre.          

“Evil Genius: The True Story of America's Most Diabolical Bank Heist” (sí, su título no deja duda alguna) se va construyendo como si fuera un rompecabezas muy complejo y desordenado, cuya pieza principal vendría a ser la implicación de Marjorie. No nos vamos a adelantar a los hechos, aunque sean de dominio público, pero el relato de Schroeder logra atraparnos para seguir este juego, descubrir la verdad y entender (si se puede) las razones detrás de semejante suceso delictivo. Cuando dicen que la realidad supera la ficción, no se equivocan, y casos como estos son los que validad estos enunciados.