Publicado el

Editoriales | Un caso de Secuelitis

Las secuelas que nadie esperaba

Volver a la home

Por: Guillermo Leoz

Se viene la E3 y ya hay un montón de secuelas prácticamente confirmadas pero que realmente no nos veíamos venir

Hay algo que se viene asomando en el horizonte y no es el sol del 25 de Mayo, sino el tren del hype de la E3. Estamos en las semanas más fuertes de especulaciones, de rumores y de filtraciones. Hace poco Walmart Canadá (sí, insólito) filtró lo que podría ser una gran cantidad de juegos a anunciarse en el gran evento de Los Ángeles. Entre ellos estaban Gears Of War 5, Just Cause 4, Rage 2 y Lego DC Villains. Un nuevo juego del shooter en tercera persona insignia de Microsoft era esperable, uno sobre los villanos de DC de Lego también, pero lo que sorprende a varios es que se revivan dos sagas que parecía nunca más íbamos a ver en forma de videojuego. No sé si el público lo quería o lo pedía, pero todo indica que tendremos un nuevo Just Cause y un nuevo Rage.

El caso de Rage es uno realmente extraño. Era un juego que prometía muchísimo, que venía con el empuje de John Carmack, que nos vendía una inteligencia artificial única, un motor gráfico que iba a revolucionar todo y un sistema para generar megatexturas. La realidad fue otra totalmente distinta y el juego, a pesar de algunas buenas intenciones, terminó siendo un fiasco en todo sentido (nunca voy a olvidar cómo tenía que editar un txt para que el juego funcione correctamente en PC). Bethesda y la propia id Software pasaron a otros proyectos y casi que hicieron como si tal fracaso nunca hubiera ocurrido. Id se dedicó al magnífico DOOM de 2016 y Bethesda pasó a publicar muchísimos otros juegos que, hasta el momento, han gozado más del cariño de la prensa que de la popularidad de la gente o el éxito de ventas. Sin embargo ahora está en un momento donde ha demostrado un gran apoyo a los juegos single player. Por lo tanto no sería una locura ver un nuevo Rage. ¿Será aún más de mundo abierto? ¿Es un reboot o una secuela propiamente dicha? ¿Qué novedad técnica tendrá? ¿Lo desarrollará id Software? Estas y muchas más dudas serán respondidas, suponemos, el 10 de junio en la conferencia de Bethesda.

Just Cause 4 es una de esas secuelas a las que, a priori, les tenemos mucha desconfianza. Honestamente lo primero que nos preguntamos es si era necesario un nuevo juego de esta saga. Just Cause 3 fue bastante decepcionante, con un mal rendimiento a nivel técnico y con un juego que más allá de algunas situaciones graciosas donde todo explotaba no tenía demasiado para ofrecer. Avalanche Studios fueron los encargados de ese título de 2015, un estudio que en los últimos años también nos supo dar Mad Max, un juego con buenas intenciones que quizás se vio perjudicado por ser de mundo abierto, pero que recreó muy bien el espíritu de las películas con el combate en vehículos y con buenos personajes. A pesar de eso, el estudio parece haber caído preso de las presiones de Square Enix para hacer un cuarto Just Cause, un título que si no termina vendiendo cinco millones de copias probablemente termine siendo un fracaso para el publicador (como ya sucedió con la saga Tomb Raider, por ejemplo). Ojalá nos demuestren que estamos equivocados pero es inevitable pensar que un estudio como Avalanche se desperdicia en un juego así.

Más allá de los deseos que cada persona tenga o de a dónde uno cree que ciertos estudios deberían apuntar, el mercado indica que no hay un gran apoyo a las propiedades intelectuales nuevas en el desarrollo triple A. Para bien o para mal, todo es una secuela; de grandes franquicias establecidas (God Of War, Uncharted, Halo, Gears, Assassin’s Creed, etc) pero también de aquellos títulos que nunca pensábamos iban a tener segundas o terceras partes. Bethesda es uno de los publicadores que en ese aspecto sorprende. Incluso cuando sus juegos no son un éxito de ventas, les brinda apoyo y continúa, expande o directamente reinventa sus universos. Sucedió con la saga Dishonored, lo hicieron con Wolfenstein y también con el extraño caso de Prey. Probablemente muchos recuerden la demo de E3 de Prey 2, y aunque seguro seguís esperando lo que iba a ser ese juego de cazarrecompensas espaciales, en 2017 por lo menos nos dieron un relanzamiento de la franquicia con lo que es un gran juego al estilo Deus Ex, pero que lamentablemente poca gente jugó. No sé si veremos un nuevo Prey en el futuro, pero lo mismo pudimos haber dicho de Rage y acá estamos, con un secreto a voces prácticamente confirmado.

Ejemplos de secuelas inesperadas hay muchos y la E3 es el escenario ideal para esos anuncios que no veíamos venir. Crackdown 3 no sabemos cuánto era pedido, pero Microsoft decidió revivir la franquicia hace rato, por más que ya lleven presentándolo hace CUATRO AÑOS (lárguenlo de una vez). Quizás tenga que ver con rascar bastante la olla o no confiar en nuevas historias, mundos y personajes, lo que siempre nos hace volver incluso a esos juegos por los que ni nostalgia hay. Muchas de estas nuevas ideas no han funcionado y han terminado en el olvido. Por cada Horizon Zero Dawn, tenemos muchos Lawbreakers (que venía a competirle a Overwatch y no lo jugó absolutamente NADIE) o muchos Agents Of Mayhem (un juego que nunca se animó a despegarse de Saints Row y no pudo levantar). Además hemos tenido en el último tiempo el cierre de ciertos juegos multiplayer como Paragon o casos de extrema decepción como No Man’s Sky. En esta generación ha costado establecer nuevas franquicias, juegos como Quantum Break no se convirtieron en los nuevos blockbuster que muchos esperaban; en cambio se sigue apostan por aquellas sagas que empezar en 360 y PS3 (o incluso antes). Incluso aquellos juegos nuevos tienen un anclaje en películas, libros, comics o juegos que comparten un mismo ADN como fue el caso de Bloodborne.

Mientras que la industria nos dará un nuevo Gears Of War, todavía seguimos esperando algunas secuelas que parecen nunca llegar, que se escapan año a año y que se vuelven más un sueño que una realidad. Me refiero a juegos como Bully 2, que en algún momento hasta parecía que se iba a hacer pero todo terminó siendo una filtración falsa; o porqué no soñar con un Warcraft 4 o cualquier secuela que Blizzard pueda ofrecer. De Half Life 3 no hablamos porque es muy doloroso y obvio, pero a esta altura tampoco creemos ver alguna vez un Left 4 Dead 3 o Portal 3 (por más que ahora Valve haya vuelto de cierta forma al desarrollo de software). A Nintendo siempre le pedimos un nuevo F-Zero o un nuevo Pokemon Snap, pero nunca parecen hacernos caso. Aunque ya hemos tenido el anuncio de un nuevo Beyond Good & Evil o Psychonauts 2; soñar no cuesta nada.