Publicado el

Analisis | ¿Usted sabe dónde está su hijo ahora?

ANÁLISIS: Safe S01E01: Capítulo 1

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: NetflixSafe
Netflix estrena nueva serie y, de entrada, nos llena de misterios.

Resulta imposible despegar a Michael C. Hall del papel de Dexter Morgan o, en su defecto, de David Fisher; pero “Safe” nos trae una versión bastante diferente del protagonista como un viudo afligido que debe enfrentar la desaparición de su hija adolescente. Harlan Coben, escritor de novelas criminales y thrillers de misterio, es la mente maestra detrás de este drama ambientado en un coquetísimo barrio cerrado inglés. Ocho episodios para una primera temporada que, de entrada, promete engancharnos con una trama un tanto retorcida.   

Pasó un año desde la muerte de su esposa, y Tom Delaney (Hall) trata de seguir adelante con su vida, cuidando de sus hijas, concentrado en sus pacientes, y volviendo al ruedo amoroso de la mano de Sophie Mason (Amanda Abbington, sí, la esposa de Watson), oficial de policía de este típico pueblito donde  (casi) nunca pasa nada.

Durante un fin de semana de parrillada comunal, Jenny (Amy James-Kelly), típica adolescente enojada con la vida, se despide de papá Tom rumbo a una salida con amigos, prometiendo volver a la hora estipulada. La chica termina encontrándose con su novio Chris (Freddie Thorp) –un pibe mayor que abandonó la universidad- en casa de Sia, una estudiante popular que aprovechó la ausencia de sus padres para hacer una fiesta un tanto desenfrenada. A la mañana siguiente, Jenny todavía no regresó a casa, y Tom comienza a rastrear a sus amigos y conocidos, dentro del barrio, para tratar de averiguar su paradero.

De entrada, “Safe” no ofrece nada del otro mundo, pero en estas primeras 24 horas empieza a mostrar una cara muy diferente de los habitantes de esta comunidad, en apariencia, todos buenos padres y vecinos. Se ve que Tom vive ensimismado con sus propios problemas: los recuerdos de su esposa, la culpa, la necesidad de mantener a salvo a sus hijas. Es un padre que se preocupa, pero no parece conocer tan bien a los que lo rodean.

Por ahí viene esta historia que, en su primera entrega, nos sirve varios misterios más allá de la desaparición de Jenny: la llegada de una nueva oficial de policía (Hannah Arterton) que parece tener asuntos pendientes con alguien del pueblo, y el arresto de Zoe Chahal (Audrey Fleurot), maestra y madre de Chris, acusada de mantener un romance con un alumno. Al final, todos nos parecen sospechosos. ¿De qué? Todavía no lo sabemos, pero presumimos que todos tienen sus trapitos sucios.

Daniel Nettheim, asiduo de “Doctor Who”, es el responsable de dirigir este primer episodio inequívocamente inglés, todo muy pulcro y prolijo, donde la rutina se mezcla con flashes del pasado no tan lejano. Resulta un poco extraño escuchar a Hall con acento británico, pero encaja a la perfección en este universo de gente de clase media bastante acomodada que parece no preocuparse tanto por lo que hacen sus hijos durante el fin de semana.  

“Safe” no escapa de ciertos tropos narrativos y lugares comunes como las fiestas adolescentes tan propias del cine y la TV yanqui, pero ofrece una visión más moderna del clásico “suspenso inglés”, mezclado con esa vibra de country de la primera temporada de “Desperate Housewives”. Ojo, esto va como cumplido.

Nettheim nos engancha a los cinco minutos porque queremos saber más. ¿Qué le pasó a Jenny? ¿Qué le pasó a Chris? Y esos otros misterios que andan dando vueltas.