Publicado el

Analisis | Tacomerlaaaaa

ANÁLISIS: Tacoma (PS4)

Volver a la home

Por: Jeremias Curci

La gran obra de Fullbright llega a PlayStation 4 y sigue tan absorbente como siempre.

Siempre se dice que una de las mayores bondades de los “walking simulators” es la capacidad que poseen de enriquecer el relato a través de sus escenarios y los objetos que estos contienen: algo que suele denominarse como “narrativa ambiental”. Esta virtud se encuentra en Tacoma que, después de todo, es obra de Fullbright: el estudio responsable del exitosísimo y revelador Gone Home. Pero lo que hace Steve Gaynor y su compañía de veteranos de Irrational y de 2K Australia es llevar el concepto un paso más allá, porque en Tacoma lo que nos dicen los escenarios suma, pero el foco está puesto en sus personajes.

Tacoma es el nombre de una estación espacial a la que debemos ingresar para recuperar distintos módulos de memoria de una inteligencia artificial súper desarrollada, conocida como ODIN. En la piel de una contratista llamada Amy, debemos recorrer los pasillos, explorando cada una de las alas de la estación. Como no podía ser de otra manera, la estación no está en su mejor momento: de hecho, nuestra función es la de recolectar restos de un equipo informático, post colapso del núcleo central y de una serie de eventos desafortunados que se cargaron a toda la tripulación.

Y ahí es donde Tacoma encuentra el foco de la experiencia: Amy accede a los registros en video de lo que pasó en cada uno de los lugares que visitamos y los carga en su módulo de realidad aumentada. Desde allí, las situaciones se recrean a través de figuras esquemáticas de distintos colores (una suerte de hologramas fantasmales), con sus diálogos, interacciones y agendas propias. Puesto que debemos reconstruir distintos hechos, nuestro módulo nos permite avanzar o retroceder la línea temporal del registro obtenido: algo crucial cuando se trata de seguir las actividades de más de una persona a la vez.

Así, lo que nos propone el título de Fullbright es simplemente sentarnos en una butaca desde la cual vamos asimilando a estos personajes que al principio no dicen mucho (ni expresiones tienen, bah), pero que terminan desplegando candor y humanidad sin igual.
Este logro narrativo es el motor que propulsa la experiencia que nos ofrece Tacoma, ya que dentro del género que abarca, ofrece muy poca interacción o resolución de puzles. Por el contrario, el juego se nos abre de una manera lineal en la que nuestra función es simplemente la de catalizadores del relato: estamos ahí para que las cosas vuelvan a suceder.

Si bien el juego está ambientado en el año 2088, las problemáticas que trata a través de sus protagonistas son bien actuales: la tripulación diversa de Tacoma cumple funciones específicas inherentes a su trabajo en la estación, pero también tienen sus inquietudes, miedos, momentos de alegría y tristeza en su espectro personal, al cual podemos acceder si prestamos atención a, por ejemplo, sus computadoras, tabletas o si simplemente los seguimos para contemplar su intimidad en el camarote. Esto hace que poco a poco nos comprometamos con la trama general de Tacoma, que contiene un núcleo muy propio de nuestros tiempos, además de un par de giros argumentales muy bien puestos, cerrando con un final para el recuerdo.

Pasear por Tacoma y descubrir todos sus secretos no llevará más de tres horas en condiciones normales. Aún así, es una experiencia digna de ser vivida, ya que lo que intenta plasmar es algo que pocos juegos se atreven a escarbar. Más allá de que se trata de un título escrito con una mano magistral: sus personajes poseen vida a un nivel inusitado.

La llegada de Tacoma a PlayStation 4 abre el alcance a un público completamente renovado sin muchos cambios además de la posibilidad de elegir fidelidad gráfica a tono con PlayStation 4 Pro. Estamos ante una versión fiel a la que vimos en PC y Xbox One el año pasado.

Con Tacoma, Fullbright nos muestra su mejor cara, entregando un juego que nos brinda una experiencia única, profunda y personal. Esto se nota sobre todo cuando extrapolamos lo que dura la aventura sobre la infinidad de matices, situaciones y sensaciones que nos llegan mientras espiamos la vida de quienes ya no están. Puede que llegue un año después de su lanzamiento original, pero sigue siendo vigente en su propuesta, como también en su condición de indispensable.

LO MEJOR:

  • Historia y ambientación
  • Personajes profundos
  • Formas narrativas únicas

LO PEOR:

  • Su corta duración
  • Cariz lineal que requiere mínimas intervenciones por parte del jugador