Publicado el

Gratarolama | Puede Incluir Gatitos

GRATAROLANDIA: El cyber-mega-retro futuro de los caballeros suicidas

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

¿El clima no acompaña? Mejor quedate en casa y disfrutá de estos juegos gratuitos

La lluvia continua azotando nuestros días, dejándonos con una sensación de modorra cada vez más grande e intensos deseos de dejar lo que sea que estemos haciendo para ir a jugar algún jueguito. Quién pudiera sugerir títulos gratuitos para ahondar en ese vicio, ¿verdad? Hablando de eso… aquí tienen seis juegos gratuitos que van desde un temerario Caballero en una misión suicida hasta una pobre viejecita agobiada por cantidades en gatos en aumento; pasando por un tiroteo en el que todo se mueve al son de nuestros clicks y un futuro mega-cyber-retro-punk absolutamente hilarante. No se diga más; ¡a jugar!

 

Grampy Katz in The Big Date

Comencemos con algo suave, calmo, breve y muy agradable a la vista. Se trata de Grampy Katz in The Big Date, una micro-aventura gráfica en la que el titular Grampy, un adorable viejito, debe preparar su hogar para recibir a su cita.

El apartado audiovisual de esta joyita es una belleza; un tributo al estilo de caricaturas de los años ’30. Todo transcurre en la misma habitación y tenemos un tiempo límite para ordenar el lugar, cocinar la cena y preparar la mesa. Una vez terminado el tiempo, nuestra cita juzgará el estado de nuestro hogar.

Eso es todo, aunque los autores afirman que quieren hacer un juego más extenso y, la verdad, sería fantástico. El juego vale cada segundo, así que pasen y conozcan al buen Grampy Katz.

 

Roulette Knight

Quién iba a pensar que un juego de rol podía basarse en el peligroso desafío de la ruleta rusa, pero Roulette Knight consigue hacer de este mórbido entretenimiento algo sorprendentemente funcional.

La idea es avanzar a lo largo de un mapa hasta llegar a la casilla final, pero para ello debemos superar desafíos de ruleta rusa, primero metiendo una cantidad de balas en nuestro revólver para luego hacerlo girar, presionar el gatillo y… ¿respirar? Pues eso ya depende del azar, ¿no? Cuantas más balas metamos en la recámara del arma, mayor será nuestra recompensa en experiencia y dinero por cada gatillazo inofensivo; aunque también tenemos un valor de Evasión en caso de causar un disparo a nuestra persona.

Dinero y experiencia se utilizan para adquirir nuevos ítems y activar habilidades, respectivamente. Los ítems van desde equipo especial para mitigar el daño de eventuales balazos y/o mejorar nuestras chances de eludir una bala perdida; mientras que las habilidades del inesperadamente enorme árbol de skills nos darán magias y mejoras a nuestros poderes.

Sí, sigue siendo un juego mórbido a más no poder, pero está muy bien trabajado, funciona perfecto y le han plasmado a nuestro Caballero un nivel de carisma muy difícil de ignorar. Y por supuesto, jamás se les ocurra hacer esto en casa; no sean imbéciles.

 

Nightclub Showdown

Es un poco irónico que si bien la idea de infringirle daño a nuestro protagonista no está socialmente bien visto, acribillar a tiros a otros personajes ficticios ya es moneda corriente; por eso quizá podamos perdonar a Nightclub Showdown y a sus balaceras estratégicas.

El juego aquí es extremadamente sencillo: bastará con sobrevivir tantas oleadas de enemigos como podamos, con la enorme gracia de que el tiempo se relentiza entre cada movimiento, permitiéndonos hacer click en la próxima acción. ¿Debemos apuntar a la cabeza del enemigo? ¿Disparamos sobre su pecho? ¿Nos ponemos a cubierto? ¿Evadimos una granada? ¿Recargamos el arma? Todas estas opciones están disponibles, si sabemos dónde hacer click. Lo que se logra aquí es un fantástico flujo de acción que rememora un poco al estilo de Super Hot, pero en un mundo 2D. Este título realmente se merece una versión más pulida.

 

Supernode

Basta de tiros; es hora de relajarnos un poco. Nada mejor para ello que una experiencia más zen, como por ejemplo esta cosa tan linda llamada Supernode.

Tanto el estilo artístico como su ejecución recuerdan mucho a Mini Metro, excepto que aquí el concepto es mucho más abstracto y minimalista. Veremos aparecer Nodos y Receptores. Los Receptores tienen un número que debemos alcanzar con la suma de Nodos. Por ejemplo, unir un Nodo 2 y un Nodo 3 para combinar con un Receptor 5. Una vez que el Receptor recibió suficientes cargas de la suma de los Nodos, desaparece. Pero ya para ese entonces habrá sido reemplazado por otro Receptor… o quizá dos más… y algunos otros Nodos. Todo el juego es un ejercicio de paciencia y organización para agrupar Nodos y Receptores, tratando de mantener un flujo eficiente de cargas a lo largo de un sistema cada vez más complejo.

Supernode es ideal para jugar cinco minutos y enviciarse por media hora. Simple de entender, difícil de dominar, imposible no recomendar.

 

Murdercide 2017

Dejen lo que sea que estén haciendo y descarguen ya mismo Murdercide 2017, una delirante mini-aventura gráfica a cargo de los dementes de Powerhoof; sí, los respondables de Crawl. En esta oportunidad se trata de un caso detectivesco a cargo del infalible detective privado Jonathan Murphy… un perfecto imbécil que se mueve a los tumbos por este futuro distópico cyberpunk-retro.

Vamos a ser honestos: nada en este juego tiene sentido, pero el nivel de delirio en todos y cada uno de sus aspectos es tal, que es imposible no largar carcajada tras carcajada con las situaciones y diálogos dementes que se apretujan en estos veinte minutos de juego. Para mejor, el nivel de producción es sorprendentemente alto, desde un apartado gráfico original hasta voces habladas para todas y cada una de las líneas de diálogo. Honestamente, si Powerhoof quisiera hacer un juego más extenso con este universo, no me molestaría en lo más mínimo.

 

Cats are Assholes

Culminemos la selección de esta semana con un juego verdaderamente caótico. Cats are Assholes ya arranca mal desde el título, pero una vez que lo empezamos a jugar nos quedamos enganchados rápido. Básicamente, la adorable viejecita a nuestro control empieza a recibir gatos en su casa; gatos que deben ser alimentados… ¡o la atacarán!

La cosa es bien simple: tomar pescados de la heladera para dejarlos en los platos de comida, limpiar el cesto de arena de los mininos, recolectar las monedas que aparecen cuando los gatitos están satisfechos. Con estas monedas podemos usar el teléfono y pedir que nos envíen más pescados, mejoras para la capacidad de nuestra heladera, más cestas de arena y tazones de comida… y hasta una medicina para que nuestra pobre viejecita no sufra un infarto a causa de los ataques gatunos. Incluso contaremos con la ayuda de nuestro nieto, que puede darnos una mano con alguna de las responsabilidades.

Pero ni con la ayuda del purrete enviciado con su celular podremos lidiar con el eventual ejército felino que se agrupará en nuestro hogar. El único fin en ver cuánto tiempo podemos aguantar hasta que el número de mininos supere todos nuestros esfuerzos, entrando en pánico a medida que el pescado se acaba y la casa se vuelve un total y absoluto caos. ¿Tenemos aspiraciones a Mujer Loca de los Gatos? Es hora de averiguarlo.

 

 

 

¡BANG!

“No aprendés más, vos; ¿verdad?”

Uff, parece que el Caballero siguió jugando. ¡Y ustedes también, jueguen mucho, que la lluvia sigue! ¡Hasta la semana que viene!