Publicado el

Analisis |

ANÁLISIS: The Rain S01E01

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Netflix
La nueva serie de Netflix está bien filmada, bien actuada, pero tiene poco para decir

Netflix sigue ampliando su repertorio de originales y ya no tiene miedo de invertir en contenido internacional. Dark fue la primera serie alemana, un éxito, sin dudas; lo mismo podemos decir de la brasileña 3%, un thriller juvenil que ya estrenó segunda temporada. The Rain, lista desde ayer para ser maratoneada este fin de semana, es de origen danés, la primera original nacida en tierras escandinavas. Es un drama postapocalíptico en el que sus protagonistas intentan sobrevivir en un mundo diezmado por un terrible virus. ¿Zombis? ¡No! El enemigo a vencer esta vez es la intangible lluvia.

El primer capítulo de The Rain arranca con un retrato idílico de la adolescencia, una escena de colores cálidos en la que unos jóvenes festejan haber aprobado sus exámenes. La acción se ve interrumpida cuando el padre de una de las chicas la retira desesperado del lugar. La familia entera, incluyendo a la madre y al hijo menor, emprende un viaje hacia un refugio. Los espectadores y la mayoría de los personajes no entienden mucho hasta este momento, pero la acción avanza rápidamente y nos engancha. En pocos minutos, la paleta de colores toma un color azulino, todo huele a desesperación, cae la lluvia y ambos hermanos quedan solos. Ellos son Simone (Alba August) y Rasmus (Lucas Lynggaard Tønnesen) y tendrán que aprender a sobrevivir a la fuerza.

Toda esta escena introductoria es impactante y sucede antes de los créditos de intro. El resto del capítulo apunta al futuro: han pasado 6 años, y Simone y Rasmus vivieron todo ese tiempo confinados en el bunker sin salir siquiera una sola vez. Esta versión menos aniñada de ellos será la principal y, en alguna otra ocasión, veremos algunos flashbacks de su etapa pre-apocalipsis.

The Rain arranca prometedora. La fotografía y el clima nos remiten instantáneamente a los mejores thrillers escandinavos. La intriga se siembra en el minuto uno y nos mantiene pegados hasta el momento en que el dueto de protagonistas termina conociendo a otro grupo de supervivientes que los toman de prisioneros en su propio bunker. Acá es cuando la serie deja en claro que mucho de lo que tiene para contar ya lo vimos en series como The Walking Dead o incluso Lost.

Es notable la pasión que tiene Netflix por los contenidos juveniles. Pasión que ya se volvió cansina. El problema con The Rain es que, a esta altura, con tanta ficción post apocalíptica dando vueltas y tantos dramas adolescentes, incluso en este mismo género –The 100 es la más popular– no parece aportar nada nuevo. La idea de que la lluvia sea el conductor del virus es, sin dudas, aterradora y original, pero los personajes no están enfocados desde un ángulo creíble. Por ejmeplo, Rasmus entra al bunker con apenas 10 años –encarnado por la correcta actuación del pequeño Bertil De Lorenzi–, y la serie se toma la licencia de no dar ningún indicio sobre cómo puede afectarle haber llegado hasta la pubertad encerrado toda su vida. En su lugar, las pistas y los flashback quieren que nos enganchemos con una escena del pasado de Rasmus, cuando creyó haber visto a un hombre misterioso en el bunker. Parece que el verdadero drama, el de crecer sin ver la luz y sin conocer a nadie del sexo opuesto más que a tu hermana, no va a tener lugar en The Rain.

Como dije, arranca prometedora. Y con “arranca” me refiero a los primeros 15 minutos. La restante media hora del episodio solo desinfla ese inicio impresionante. El final del capítulo nos puede dejar con ganas de ver el segundo porque culmina justo cuando presenta a un grupo de personajes nuevos. Pero, hasta entonces, los clichés puestos sobre la mesa son varios. Ustedes deciden si darle Play.