Publicado el

Analisis | El otro lado del deporte

Análisis: Football Manager Touch (Nintendo Switch)

Volver a la home

Por: Victor Gueller

En el mundo de Messi y de Cristiano también hay lugar para Caruso Lombardi.

Cual si fuera un Joaquín Sabina con menos vicios y mucho menos talento para la rima impredecible, a lo largo de mi vida he querido vivir todas aquellas vidas que, por un motivo u otro, no me fueron destinadas. Soñé ser cantante de una banda de rock angloparlante, me imaginé como el hermano perdido de Kane y el Undertaker, enamorando a Scarlett Johansson, publicando la mejor novela en la historia de la literatura latinoamericana, o quizás todas esas cosas juntas. Más abajo en mis aspiraciones metafísicas, y asumiendo que la destreza física jamás estaría a mi alcance, también deseé ser Director Técnico de fútbol.

Hace muchos años, durante mi segunda adolescencia, pude darme el pequeño gusto de comandar el destino de un rejunte de jugadores que, con sumo esfuerzo y compromiso, alcanzaron las instancias finales en un par de torneos universitarios. Me gustaba tomar decisiones, disfrutaba siendo escuchado y, fundamentalmente, encontraba placer en equilibrar las potencialidades de cada uno de los participantes en pos de un bien mayor; el todo fue, maravillosamente, más que la suma de sus partes.

Con tales antecedentes (y con varios éxitos acumulados en el Gran DT) volví a enfrentarme a Football Manager, el legendario título de estrategia deportiva, que se posiciona como la única alternativa al apabullante monopolio que FIFA y PES tienen en el mundo del fútbol virtual. Recuerdo con cariño haber dedicado largas horas a viejas ediciones de PC, muchas veces sintiéndome abrumado ante las interminables opciones de administración ofrecidas por el juego, considerablemente más abarcativas que las del jamás olvidado PC Fútbol 3.0.

En el pasado, la serie ha sabido lucirse en diversos sistemas de Sony y en Xbox 360, sin embargo, las características propias de Nintendo Switch se muestran ideales para albergar el regreso al mundo de las consolas de Football Manager; controles táctiles, sesiones de juego eventualmente breves y -aún más importante- el poder ofrecer una recreación digna de la versión de PC, dejando de lado parte de su profundidad en el proceso pero sin resignar ni un ápice de su esencia.

En años recientes, Football Manager Touch ha conseguido desenvolverse decorosamente tanto en iOS como en Android, plataformas que han limitado sus posibilidades jugables pero que, al mismo tiempo, convirtieron a la demandante saga de Sports Interactive en un entretenimiento más amigable para los menos experimentados. Esta edición para Switch toma como base aquella entrega, sumándole varios agregados capaces de satisfacer incluso a los más acérrimos seguidores de la mítica serie. Muchos de los aspectos más superfluos de la administración están ausentes en esta versión, cuyo desarrollo está centrado en la compraventa de jugadores, la búsqueda de nuevos talentos, los entrenamientos y, claro, las exigentes competiciones nacionales e internacionales.

Para quienes no conozcan demasiado la franquicia, es necesario aclarar que dichas competencias no tienen lugar en el verde césped, al menos no directamente. Nuestra noble labor consistirá en elegir a nuestros jugadores titulares y suplentes, determinar la táctica y los cambios de acuerdo a los vaivenes del juego y, si así lo deseamos, contemplar el mismo gracias a la inclusión del motor en 3D que recrea la acción de modo análogo a lo visto en PC. No se trata de un prodigio gráfico ni mucho menos, pero sí resulta suficiente para trasladar la pasión propia del deporte rey a nuestra sesgada visión de entrenadores.

Los partidos, no obstante, apenas serán el clímax del arduo trabajo hecho en la semana, puesto que también tendremos que decidir qué tipo de entrenamiento es el más apropiado para cada integrante del equipo, administrar los contratos y reclutar o prescindir de los servicios de los miles de jugadores de las varias decenas de ligas disponibles. Todo esto puede parecer demasiado en un principio para quienes no estén acostumbrados, de todas formas, la interfaz se muestra clara y amena, y a los pocos minutos será posible interactuar con ella sin complicaciones desmedidas. Además, el control de Nintendo Switch se ajusta fantásticamente a esta propuesta, tanto si jugamos en el televisor como si lo hacemos de forma portátil, siendo esta última alternativa la que más recomiendo.

El título nos permite elegir entre crear nuestro propio club o desempeñar nuestra tarea en el que sea de nuestro mayor agrado. Lamentablemente, no todas las ligas se encuentran licenciadas, aunque los reconocibles colores y las plantillas de los equipos de nuestro país, por ejemplo, consiguen mantener el realismo y la verosimilitud necesarios para un juego de estas características. Amén de su desarrollo tradicional, el título también nos invita a superar una serie de desafíos situacionales de dificultad variable, lo que aporta renovados matices a la sucesión indefinida de torneos.


Football Manager Touch, entonces, se planta como una versión a medio camino entre la de PC y la móvil. Los veteranos de la primera probablemente echen en falta una mayor profundidad en la simulación, pero quienes se enfrenten al juego sin expectativas exageradas podrán disfrutar de su propuesta al instante; es justamente en aquella simplicidad donde descansa su soberbia adaptación al universo Nintendo. Debo recalcar, de todas maneras, que FMT no es para cualquiera, dado que a menos que verdaderamente nos apasione la gestión deportiva, su desarrollo puede tornarse monótono en el medio plazo, lo que no justificaría la inversión un tanto elevada de 40 dólares.

LO MEJOR

  • Interfaz y controles perfectamente adaptados a NS.
  • Versión ideal para jugadores menos experimentados.

LO PEOR

  • Puede volverse repetitivo.
  • Precio un tanto elevado.