Publicado el

Analisis | pottering about potter

ANÁLISIS: Harry Potter: A History of Magic (BBC)

Volver a la home

Por: Ana Manson

Tags: Harry Potter
¿Cuáles son los orígenes del mundo de Harry Potter? Ana Manson nos visita desde Palermo Hogwarts para analizar un documental fascinante de la BBC sobre el tema.

Los muggles de todo el planeta están cada vez más cerca de descubrir los secretos del Mundo Mágico. La pottermanía se desató con más fuerza que nunca con el vigésimo aniversario de la publicación de “Harry Potter y la Piedra Filosofal” el año pasado en Gran Bretaña: festejos en todo el mundo, acciones en redes sociales, lanzamientos de ediciones especiales eventos temáticos, maratones de los libros y las películas y una oleada de anuncios muy emocionantes para los fans. Que las películas de Animales Fantásticos (las precuelas) van a ser cinco, que la obra de teatro Harry Potter and the Cursed Child (la secuela editada en español como “El Legado Maldito”) se va para Broadway y que se inauguraba la exhibición de Harry Potter: A History of Magic en la Biblioteca Británica.

Junto a este último anuncio, la BBC transmitió un documental homónimo para promocionar la muestra en Londres, que estuvo abierta desde octubre del año pasado hasta febrero. Ahora que terminó y se muda dentro de poco a New York, se emitió el documental del otro lado del charco a través de la pantalla de The CW, como parte de un especial por el aniversario de la publicación de Harry Potter en Norteamérica (ellos no pueden ser menos). 

La semana pasada, durante el horario de Riverdale (que está de recreo), los nomajs estadounidenses pudieron ver el documental sobre la exhibición que estará pisando suelo americano en octubre. La producción de la BBC muestra un poco de lo que se puede ver en esta exhibición, cómo fue tomando forma y por qué vale la pena ir a verla, con la participación de varios actores y actrices de la saga, entrevistas a los curadores de la muestra y testimonios de la mismísima autora de los libros J.K. Rowling.

No es un evento cualquiera. Es la primera vez que un autor vivo tiene su propia exposición en la Biblioteca Británica, lo que quiere decir que Jotaká en persona estuvo involucrada en la concepción de la muestra y aportó material inédito como manuscritos e ilustraciones originales de las primeras etapas de Harry Potter. A diferencia de William Shakespeare o Jane Austen, que no tuvieron ni voz ni voto sobre sus propias exhibiciones porque palmaron siglos antes, estamos ante la oportunidad única de asistir a una muestra curada por una de las más reconocidas escritoras contemporáneas. 

Como testigos de esta magia (o a través del documental hasta que podamos verla en persona), podemos fascinarnos con el ingenio de J.K. Rowling para unir tantos ingredientes de distintas épocas, culturas y mitologías alrededor del mundo, creando su propio universo. Lo más interesante de la exhibición es que consta de los objetos reales en los que se inspiró la autora, clasificados en secciones como si fueran materias de Hogwarts: Herbología, Astronomía, Cuidado de Criaturas Mágicas, Pociones y hasta Defensa contra las Artes Oscuras, entre otras.

En el documental se puede ver el trabajo de selección y clasificación de los expertos convocados por la British Library para co-curar la muestra, desde un pergamino con instrucciones para crear la piedra filosofal hasta la lápida del verdadero Nicolas Flamel, pasando por libros de hechizos, varitas y calderos genuinos, utilizados por brujas y magos de la vida real. Ya saben cómo va el dicho: que las hay, las hay. Mientras, las brujas y magos de la pantalla leen fragmentos de la saga que nos cautivó a todos. Evanna Lynch (Luna Lovegood), Warwick Davis (el profesor Flitwick) y David Thewlis (Remus Lupin) son algunos de los invitados estrella del documental, con la narración en off de Imelda Staunton (la odiosa Dolores Umbridge).

Spoiler alert: la exhibición en Gran Bretaña fue un éxito rotundo desde antes de su apertura, vendió más de 150.000 entradas anticipadas y abrió sus puertas gratuitamente para grupos de estudiantes de todo el país. Como no podía ser de otra manera, además tiene su propio libro, con unas ilustraciones alucinantes y disponible en dos versiones: edición de lujo con tapa dura y sobrecubierta, y otra más accesible para toda la familia en tapa blanda.

Mientras todos los objetos se trasladan ahora a nuestro continente y se arma la exposición en la New York Historical Society, podemos esperar a que algún canal (¿quizás BBC America?) traiga el documental subtitulado, y mientras tanto encontrar en Google Arts & Culture una muestra virtual creada especialmente para el sitio y traducida a seis idiomas. Es un buen momento para ser entusiasta del “niño que vivió”.