Publicado el

Noticias | El perfecto asesino

Entrevista exclusiva: Anthony Carrigan

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Charlamos un rato con el nuevo asesino más simpático de la TV.

Seguramente el nombre no les suena tan conocido, pero lo vieron en un montón de series nerdas, incluidas “Gotham” (Victor Zsasz) y “The Flash” (Kyle Nimbus/The Mist). Anthony Carrigan parece tener cierta debilidad por los villanos, pero en “Barry” –la nueva comedia de HBO, creada y protagonizada por Bill Hader- puede sacar a pasear su lado más humorístico gracias al personaje de NoHo Hank, mano derecha del mafioso checheno Goran Pazer (Glenn Fleshler),  que tiene más de un encontronazo con el protagonista.

Pudimos charlar en exclusiva con Anthony sobre el show, su experiencia como actor y sus gustos comiqueros, entre muchas otras cosas.

 

¿Cuáles son los retos de interpretar a NoHo Hank?

Es gracioso como hace tiempo me hice esta promesa de no rendirme, sino también de encontrar un guión que fuera tan fantástico como para cambiar mi vida completamente. No podría estar más agradecido de interpretar un personaje como NoHo Hank, tan divertido como todo el proceso d ecrearlo.

 

Tenés algo de experiencia interpretando chicos malos, pero NoHo parece otro tipo de personaje, ya que podés hacer algo más divertido con él. Definitivamente no es bueno, pero es encantador. ¿Qué es lo que más te atrajo de este papel en particular?

Leer el guión fue muy gratificante, estaba muy bien escrito y los personajes son irresistibles. Sólo me dejé llevar, la pasé muy bien y me divertí, actuando y buscando la mejor manera de darle vida a este personaje.

 

Hablando del aspecto físico de NoHo… tiene un acento muy específico, un lenguaje corporal muy específico. ¿Cómo construiste todo eso?

Obviamente tomé nota de la forma en que está escrito el personaje, pero también quise agregar mi granito de arena. Hay muchos aspectos de él que tienen sentido para mí. Hice una lista de cosas por las que está agradecido, miré un montón de películas de acción de la década del ochenta, y creé una banda sonora específica para este personaje, cosas que me ayudaron a encontrarlo definitivamente.   

 

¿Cómo fue la experiencia de ser dirigido por Bill Hader, todo un debutante detrás de las cámaras? ¿Cómo fue la conexión entre ustedes dos?

Honestamente fue, sin duda alguna, una de las mejores experiencias que tuve, no sólo con un director, sino con un compañero actor y guionista. Es muy bueno en todo lo que hace, y me impresionó mucho como logró manejarse a lo largo de todo el proceso porque es mucha presión para una sola persona, pero él lo sacó adelante sin ningún problema. Lo gracioso es que Bill tiene una larga historia con el pánico escénico, y yo tengo la mía hasta cierto punto, incluso cuando estamos filmando, durante ciertas escenas, me empiezo a hacer la cabeza y me pongo bastante ansioso. Bill, sabiendo cómo se siente, instintivamente se acercaba y me daba su apoyo, dejando que me tomara todo el tiempo necesario. Estas son el tipo de cosas que te reconfortan, así que fue una de las mejores experiencias de trabajo.

Bill tiene una visión muy específica en mente y con el guión, sabe lo que quiere, pero también está abierto a la interpretación que tiene cada uno de sus personajes. Fue genial ver cómo, entre todos, íbamos haciendo mejorías a medida que avanzábamos.

 

 

Viendo que Barry está feliz con su cambio de estilo de vida, ¿creés que NoHo estaría interesado en hacer algo diferente?

No quiero spoilear nada, pero el personaje va a estar en situaciones en donde no sabemos cómo va a reaccionar. La tensión va a ir construyendo un climax que los va a sorprender a todos.

 

Barry” es una comedia pero, ¿cómo crees que refleja las dificultades que atraviesan los actores para tratar de convertirse en profesionales?  

El show es una comedia, es televisión, es una historia guionada, pero también hace un gran trabajo mostrando que la naturaleza de la profesión en muy difícil y, por momentos, puede ser frustrante. Pero, por otro lado, une a las personas como ninguna otra cosa, crea un sentido de comunidad y pertenencia, y te hace entender por qué la gente quiere convertirse en actor, en un principio.  

 

Suponemos que estás muy familiarizado con el universo de los superhéroes. ¿Son fan de los cómics? ¿Te gustaría ser parte de una película de este género?

Sí, definitivamente soy un fanático de los cómics, no sé si califico como hardcore porque hay otros muchos más inmersos en el tema, pero me encantan los cómics y las novelas gráficas, y sería genial ser parte de cualquiera de estas historias porque son enormes, masivas, divertidas y tienen una base de fans.

 

¿Tenés un personaje comiquero favorito?  

Batman. Siempre fue mi favorito. Videojuegos, Michael Keaton, lo que sea.

 

¿Te gustaría  probar suerte con otros roles como director o productor?

Me encantaría. Me asusta, pero creo que eso es algo bueno. Me gustaría, en cierto punto, comprometerme con un proceso más creativo y poder juntar varios de estos elementos para concebir algo copado. Sí, definitivamente me asusta (risas).

 

 

Uno de los momentos más graciosos del tercer episodio, es ver al personaje de Stephen Root (Fuches) mientras está bajo la custodio de Hank. ¿Cómo se siente actuar junto a él?

Es una alegría absoluta. Stephen Root es un ícono entre los actores de carácter. No hay cumplido que alcance para describir tanto talento. Fue muy divertido trabajar con él, es muy dulce, y es como tomar una clase de actuación cuando podés trabajar con estos intérpretes.

 

Una de las cosas que muestra “Barry” es que el asesinato sueldo es un trabajo bastante aburrido. ¿Cómo creés que el show se las arregla para aportar algo nuevo a la comedia televisiva?

El show juega con las expectativas del espectador. Uno cree que va a pasar algo, pero ocurre exactamente lo contrario. Hay algo espontáneo sobre eso, y creo que la gente se sorprende al ver cómo resultan las cosas. Creo que es una gran combinación de comedia, drama y crisis existenciales.

 

Estás muy relacionado con los géneros, la fantasía y la ciencia ficción, pero, ¿te gustaría interpretar papeles más dramáticos?

¿Puedo hacer las dos cosas? (risas). Me gustaría que se me cruzaran todo tipo de personajes en el futuro. Creo que lo maravilloso de ser actor es que nunca sabés con certeza lo que vendrá después, y siempre resulta diferente, de alguna manera. Me gusta la comedia, me gusta el drama, y me gusta cuando los dos se fusionan bien.

 

Este show es un gran ejemplo del contraste entre comedia y drama, y muchas veces la vida real es más grande que la ficción. ¿Cómo te sentís con el actual clima político en los Estados Unidos?

Son tiempos bastante difíciles, hay mucha división, y creo que ahora, más que nunca, la gente se tiene que reunir y reír, lo cual es genial tener una comedia en el aire en estos momentos que provea de cierto escapismo de la realidad noticiosa. Ahora, el arte es importantísimo para ayudar a la gente a entender dónde estamos y a dónde nos dirigimos.

 

¿Tenés un acercamiento diferente cuando se trata de un rol televisivo y uno cinematográfico?       

Sí, son diferentes medios y requieren técnicas diferentes. Al final del día, el común denominador es la veracidad, y querés ser creíble en cada una de esas interpretaciones.

 

Sin tirar spoilers, ¿cómo ves a tu personaje en el futuro cercano o, tal vez, en una segunda temporada? [N. de la R.: “Barry” acaba de ser renovada para un segundo año]

Vamos a cruzar los dedos. Creo que en los próximos episodios van a ver un desarrollo más grande de cada uno de estos personajes, y definitivamente con Hank. Lo vamos a ver en situaciones que ponen a prueba su optimismo y va a ser algo muy interesante.