Publicado el

Analisis | ¿La frontera final?

ANÁLISIS: Lost in Space S01E01: Impact

Volver a la home

Por: Jessica Blady

¿Se acuerdan de los Robinson? Volvieron... en forma de serie para Netflix.

El problema principal que están sufriendo muchas de las series nuevas de Netflix es su concepción: en vez de pensarlas como una historia episódica que debe ir atrapándonos de a poco, capítulo a capítulo; se nos presentan como “películas de diez horas”, donde se asume que nos vamos a plantar a mirarlas de corrido y sin pestañar, sólo porque tenemos la temporada completa al alcance de un click. Gravísimo error porque la cadencia y el ritmo son fundamentales, y no funcionan de la misma manera cuando se trata de un film de dos horas, una mineserie de cuatro o una serie que construye el misterio a lo largo de diez o trece episodios.   

“Lost in Space”, versión remozada del clásico televisivo de la década del sesenta, sufre de esta tendencia cada vez más pronunciada, y a pesar de una premisa interesante y más oscura que su antecesora, necesita que sigamos mirando para ir completando, aunque sea, una idea. “Impact”, primer episodio dirigido por Neil Marshall –habitué de “Game of Thrones”, “Westworld” y otras series prestigiosas-, justamente, carece de impacto, y aunque el realizador hace su mejor esfuerzo con el material que tiene a la mano, no puede evitar el tedio de esta primera entrega.

Un episodio debut, sobre todo de un reboot que intenta alejarse de las versiones pasadas y conquistar una nueva audiencia con acción y ciencia ficción, tiene que tener cierto peso, un argumento claro y, por lo menos, atraparnos con sus personajes para que queramos realmente seguir avanzando en el relato.

“Impact” tienen una hora completa para ello (¿qué pasó con los episodios de 45 minutos?) y falla, porque prefiere rellenar ese tiempo con una seguidilla de dramas familiares que crean un poco de tensión, pero no ayudan a desarrollar ni un poquito a los personajes principales.  

Estamos en el año 2046, los Robinson, a bordo de la Júpiter Dos, se estrellan en un planeta desconocido. La familia cae en medio de un glaciar y, aunque la atmósfera es respirable, los problemas no se hacen esperar. Mamá Maureen (Molly Parker) se lastimó una pierna durante el impacto, la temperatura no deja de descender y carecen de una fuente de energía, por lo cual una de sus hijas, Judy (Taylor Russell), se sumerge en las aguas heladas para tratar de rescatar alguna de los restos de la nave. La chica queda atrapada entre el hielo y el tiempo empieza a correr para que puedan rescatarla. Papá John (Toby Stephens) y el pequeño Will (Maxwell Jenkins) salen en busca de magnesio para poder liberarla, y claro que en encuentran algunas dificultades más por el camino.

Mientras los Robinson atraviesan mil y un aprietos, nos vamos enterando de cómo llegaron hasta ahí. Por un lado, la Tierra sufrió el impacto de un enorme objeto celeste bautizado “Estrella de Navidad” que la hizo inhabitable, y forzó a la humanidad a buscar un nuevo hogar en otra galaxia. Más acá en el tiempo, la Júpiter Dos y el resto de las familias de colonos debieron evacuar la estación espacial Resolute y, suponemos, la mayoría terminó varada en este extraño y nuevo mundo.

Por lo poco que sabemos sobre los Robinson, antes de aventurarse al espacio, debieron pasar rigurosas pruebas y entrenarse para la misión. No todas las familiar resultaron aptas para el viaje, pero Maureen hizo lo posible para asegurarles un mejor futuro a sus hijos, mientras John se alejaba constantemente del hogar en diferentes comisiones para el ejército. No, no estamos ante la familia más amorosa del mundo y unida, pero suponemos que van a tener que limar asperezas mientras encuentran la manera de sobrevivir en este nuevo planeta.

“Impact” tiene buenos efectos, lindos paisajes (¡qué suerte que les tocó un planeta tan “amigable”!), pero demasiados contratiempos para un solo episodio. Se detiene excesivamente en las acciones de los personajes pero nunca en su desarrollo, e intenta conmovernos con escenas de manual que, de entrada, ya intuimos cómo van a terminar. Sí, la historia es predecible y no justamente porque se trate de una remake. El guión de Matt Sazama y Burk Sharpless va llenando cada uno de los requerimientos y lugares comunes, desaprovechando la oportunidad de contar algo diferente y más “fresco”, y entregándonos una historia bastante aburrida que no nos engancha hasta ese cliffhanger de los últimos minutos.   

Basta de bandas sonoras construidas con la única intensión de remarcar la tensión y el dramatismo (inexistente), basta de personajes que hacen lo contrario de lo que deberían hacer cuando se lo piden (sí, hablamos de ese nene que ya se ganó el lugar de “personaje molesto”), basta de poner en peligro mortal a los protagonistas cada dos segundos, porque así no hay desarrollo narrativo que valga y todo se convierte en una sucesión de recursos gastados amontonados en una hora de tele.

“Impact” falla como primer episodio (ni hablar de lo deslucido de sus actuaciones), pero como esto se trata de streaming y de consumir series como si fueran comida chatarra (a las apuradas y sin necesidad de saborear los ingredientes en una maratón de fin de semana), “Lost in Space” puede llegar a ganar en su conjunto, como si esta hora inicial, en realidad, fueran los primeros minutos de una extensa película sobre una familia que debe sobrevivir en el espacio.