Publicado el

Ránking | La ley del menor esfuerzo

10 clásicos del cine de Dominio Público para ver cuando quieras

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Cine gratis y legal. ¿Qué más querés?

Mientras algunos estudios se pelean con uñas y dientes para asegurarse los derechos de ciertas obras y personajes, existen muchos elementos del patrimonio intelectual que carecen de restricciones (y protección) sobre los derechos de autor establecidos, ya sean obras literarias, artísticas o científicas. En pocas palabras, son de dominio público, y cualquiera puede hacer uso y abuso de ellas sin miedo a comerse un juicio por infringir la ley de copyright.

Se entiende que estas obras pasan al dominio público a los 50 años de la muerte de su autor, aunque hay países que han extendido el plazo hasta los cien años; o excepciones como la llamada “Ley de Protección de Mickey Mouse” (en vigencia desde 1998), que establece que ninguna obra estadounidense pasará al dominio público hasta el año 2019, una jugarreta del estudio del ratón -durante la administración Clinton- que estaba por perder los derechos de una de sus posesiones más valiosas.

Existen más de 60 mil horas cinematográficas disponibles para ver sin culpa a través de sitios como Public Domain Torrents, Internet Archive o simplemente YouTube. Películas que siempre han pertenecido al dominio público o aquellas en las que sus derechos de autor ya expiraron. No nos importa, son geniales y valen la pena volver a verlas una y mil veces. Si es gratarola, mucho mejor. 

  • 10
    Cortos de Superman de Max Fleischer (1941-1943)
    Entre 1941 y 1943, Max Fleischer (Fleischer Studios), y más tarde Paramout Pictures, realizó una serie de cortometrajes protagonizados por el Hombre de Acero. Hablamos de la primera aparición animada de Superman, 17 gloriosos episodios –conocidos como “Fleischer Superman Cartoons”- que el mismísimo Warner Bros. decidió subir en alta calidad a su canal de YouTube. Arrancamos con “Superman” (1941), dirigido por Dave Fleischer; y no paramos hasta “Secret Agent” (1943) de Seymour Kneitel, todos con la voz de Bud Collyer interpretando al último hijo de Krypton.
  • 9
    El Extraño (The Stranger, Orson Welles, 1946)
    La tercera película de Orson Welles es un dramático film noir acerca del señor Wilson (Edward G. Robinson), un investigador de crímenes de guerra que logra rastrear a Franz Kindler (Welles), un alto mando del partido Nazi fugitivo, hasta un pueblito de Nueva Inglaterra. Una historia original de Victor Trivas que muestra por primera vez en las pantallas de Hollywood material documental sobre el Holocausto. El film entró al dominio público en 1973 cundo su copyright –perteneciente a The Haig Corporation- no fue renovado.
  • 8
    The Terror (Roger Corman, 1963)
    Roger Corman junta a Boris Karloff y Jack Nicholson en este thriller de terror de bajísimo presupuesto que entró casi derechito al dominio público ya que no cuenta con ningún copyright acreditado. Estamos en 1806, y Andre Duvalier (Nicholson), un joven soldado de las filas de Napoleón, queda perdido en medio de la batalla. Por suerte es rescatado por Helene, una jovencita que guarda un gran parecido con Ilsa von Leppe, la fallecida esposa del Barón von Leppe (Karloff), quien murió unos veinte años atrás. La curiosidad de Andre lo empuja a investigar la verdadera identidad de esta mujer, lo que lo llevará a descubrir el oscuro secreto de su marido.
  • 7
    La Quimera del Oro (The Gold Rush, Charles Chaplin, 1925)
    Clásico de clásicos del cine mudo (aunque fue reestrenada en 1942 con sonido), en esta oportunidad Charlot, el vagabundo (Charles Chaplin), se convierte en un buscador solitario que, como tantos otros, es atraído hasta Alaska por la fiebre del oro. Cuando se desata una tormenta se ve obligado a refugiarse en una cabaña aislada en las moñas donde se encuentra escondido Black Larsen, un asesino que acaba de fugarse. Las confusiones y los enredos no se hacen esperar, tampoco el amor hacia la bella Georgia, a quien conoce en un cabaret. La película entró al dominio público en 1953 porque los propietarios del copyright no lo renovaron de acuerdo a las leyes estadounidenses. Igual, los herederos de Carlitos hicieron todo lo posible para frenar la distribución, al menos, fuera de los Estados Unidos.
  • 6
    El Maquinista de La General (The General, Clyde Bruckman, Buster Keaton, 1926)
    Más allá de la comedia y el slapstick, este clásico del cine mudo, codirigido y protagonizado por Buster Keaton, está basado en un hecho real ocurrido en el año 1862 durante la Guerra Civil, conocido como la gran persecución en locomotora. Johnny Gray (Keaton) es maquinista en un estado del Sur y tiene dos grandes amores: Anabelle Lee (Marion Mack) y La General (una locomotora). Al estallar el conflicto bélico intenta alistarse, pero el ejército considera que será más útil trabajando en la retaguardia. Pero finalmente podrá demostrar todo su valor cuando un comando del Norte se infiltra en las líneas enemigas, robando La General y secuestrando a su chica. La película está considerada de las mejores de Keaton, pero en su momento resultó su fracaso de taquilla más ostentoso.
  • 5
    Charada (Charade, Stanley Donen, 1963)
    Cary Grant, Audrey Hepburn, Walter Matthau, James Coburn y George Kennedy, entre otros, son los protagonistas de este clásico de Stanley Donen. La comedia romántica y el suspenso se entremezclan en la historia de Regina Lampert (Hepburn), una americana con base en París, que decide divorciarse de su esposo debido a una serie de secretos y mentiras que envuelven su matrimonio. El señor Lampert muere en extrañas circunstancias antes de firmar los papeles, obvio, pero parece que tenía sus propios planes para escaparse con todo el dinero de sus posesiones. Así, la viuda descubre que su esposo escondía un pasado bastante turbio, que amenaza con regresar para hacerse con el botín desaparecido.
  • 4
    El Hombre del Brazo de Oro (The Man with the Golden Arm, Otto Preminger, 1955)
    Basado en la novela homónima de Nelson Algren, Otto Preminger se despacha con este film noir protagonizado por Frank Sinatra, Eleanor Parker, Kim Novak y Darren McGavin. Frankie Machine (Sinatra), experto crupier y ex morfinómano, acaba de salir de prisión y sólo quiere acomodar su destartalada vida. La idea es dejar los vicios atrás y alejarse de los juegos de cartas clandestinos; convertirse en baterista de jazz, pero la codicia de su esposa Zosch (Parker), lo amenaza con llevar, otra vez, por el mal camino. Sinatra recibe su segunda nominación al Oscar, pero se queda con las ganas.
  • 3
    ...Y la Cabalgata Pasa (Meet John Doe, Frank Capra, 1941)
    Gary Cooper y Barbara Stanwyck son los protagonistas de esta dramedia romántica dirigida por Frank Capra, una de sus obras menos conocidas, pero de las más interesantes. Ann Mitchell (Stanwyck), periodista que acaba de ser despedida después de que un poderoso empresario adquiera el periódico donde trabajaba, decide publicar una última nota con una carta falsa sobre un tal “John Doe”, otro empleado despedido que piensa suicidarse. Debido a la repercusión del artículo, la chica es recontratada, junto al ficticio Juan Pérez, ahora interpretado por un vagabundo (Cooper) que necesita el dinero que le ofrecen para guardar las apariencias. Claro que John tiene su propia filosofía y crea todo un movimiento político alrededor de su causa, aunque el empresario en cuestión tiene sus propios planes bien guardaditos bajo la manga.
  • 2
    Manos: The Hands of Fate (Harold P. Warren, 1966)
    La realización de esta ¿película? tiene una historia muy particular. Hal Warren era un vendedor de fertilizante que decidió hacer el film como consecuencia de una apuesta. La idea era producir una historia de terror de bajo presupuesto (19 mil dólares) que tuviera el debido éxito, pero viendo el resultado final, sólo podemos concluir que estamos ante una de las peores películas en la historia del séptimo arte. Una familia se pierde mientras maneja a través de un pequeño pueblo, y terminan en una cabaña alejada del bosque. Mientras son acogidos por el sirviente Torgo, desconocen que el dueño de casa forma parte de un culto clandestino que le rinde tributo a una deidad malvada conocida como Manos (¿?).
  • 1
    La Noche de los Muertos Vivos (Night of the Living Dead, George A. Romero, 1968)
    La cosa es simple: un grupo de personas se refugia en una granja luego de que los muertos decidieran volver a la vida y salir de sus tumbas en busca de carne fresca y tripas para alimentarse. Una noche de locura claustrofóbica donde lo más importante es la supervivencia. Esta oda hemoglobínica cargadita de violencia gráfica es, además, un “profundo” análisis sociocultural de las conductas humanas. Todo un paradigma del subgénero de muertos vivos (antes de que los etiquetaran como “zombies”) y una de las obras más influyentes del terror de todos los tiempos cortesía de George A. Romero, padre (y madre) de los comecerebros, en su debut cinematográfico. Durante su producción se barajaron diferentes títulos (“Night of Anubis” y “Night of the Flesh Eaters”), una de las causas por las cuales pasó a formar parte del dominio público. Walter Reade Organization, distribuidor original, no incluyó la famosa letra chiquita como marcaba la ley en su momento, y los derechos de autor fueron revocados.

1. Cortos de Superman de Max Fleischer (1941-1943)

Entre 1941 y 1943, Max Fleischer (Fleischer Studios), y más tarde Paramout Pictures, realizó una serie de cortometrajes protagonizados por el Hombre de Acero. Hablamos de la primera aparición animada de Superman, 17 gloriosos episodios –conocidos como “Fleischer Superman Cartoons”- que el mismísimo Warner Bros. decidió subir en alta calidad a su canal de YouTube. Arrancamos con “Superman” (1941), dirigido por Dave Fleischer; y no paramos hasta “Secret Agent” (1943) de Seymour Kneitel, todos con la voz de Bud Collyer interpretando al último hijo de Krypton.
Anterior Siguiente < >