Publicado el

Editoriales | Incluso mejor que la película

Recordando Spider-Man 2 (PS2)

Volver a la home

Por: Guillermo Leoz

Tags: Spider-Man
Uno de los mejores juegos de superhéroes de todos los tiempos

Yo sé que todos los fanáticos de Spider-Man estamos esperando que sea 7 de Septiembre para ver cómo es el juego exclusivo para PS4 que viene desarrollando Insomniac. Pero para hacer la espera más amena, porqué no recordar o incluso volver a lo que es, hasta ahora, considerado como el mejor juego del Hombre Araña de todos los tiempos. Sí, me refiero a Spiderman 2 de PlayStation 2, esa joya un poco adelantada a sus tiempos y que, a pesar de estar basado en la película, le pudo imprimir su propia impronta. Un nuevo clásico que vale la pena recordar.

La principal razón por la cual este juego era tan querido y tan popular tenía que ver con lo increíblemente satisfactorio que era atravesar Nueva York yendo de edificio en edificio con Spidey tirando telarañas como si no hubiera un mañana. En ese momento la sensación de velocidad era única para este tipo de juegos; te sentías en total control del personaje y creíamos que podíamos hacer lo que sea con él. Nada nos podía detener, ni siquiera las físicas no tan logradas y las limitaciones del control de PS2.

Había un abanico bastante grande de movimientos para ejecutar: podíamos saltar bien alto, correr por los edificios, trepar por ellos, usar dos postes de luz para impulsarnos cual catapulta, colgarse de helicópteros y así recorrer toda la ciudad, entre varios otros movimientos acrobáticos que para la época no tenían precedente en un juego de Spider-Man. Era un sueño cumplido para cualquier persona que disfrute de este simpático personaje. Era un simulador del Hombre Araña, como varios años después nos resultó Batman Arkham Asylum con el encapotado.

Había un sistema de combate por supuesto, pero quizás no era lo más destacable del juego. Peleábamos con enemigos genéricos en cada misión o por las calles de este mundo abierto. con un sistema de combos que aprender y “comprar”, pero que se volvía más interesante cuando usábamos la telaraña y éramos un poco más creativos. Todo esto en el contexto de un juego que seguía los hechos más importantes de la película pero que se tomaba muchas libertades a la hora de darnos misiones para hacer.

Spider-Man 2 contaba con la voz de Tobey Maguire y Kirsten Dunst, también con Alfred Molina como el Doctor Otto Octavius. Incluso tenía a Bruce Campbell como su narrador. La mítica escena del tren, algunos encuentros con el Doctor Connors y la pelea final con Doc Ock transcurrían de manera similar a la película dirigida por Sam Raimi. El resto de la aventura, sin embargo, se rellenaba con misiones donde nos enfrentábamos a Mysterio, Shocker y Rhyno o incluso interactuábamos con Black Cat. Había para todos los gustos, para las personas más comiqueras y para aquellas que sólo vieron las películas.

Pero probablemente lo que más recuerden (y lo que más odien y amen por partes iguales) sean todos los objetivos secundarios que este juego ofrecía. Sobre todo me refiero a las misiones que iban apareciendo en la calle de manera aleatoria donde teníamos que ayudar a los ciudadanos de Nueva York. A un nene se le perdía el globo y quién lo recuperaba? Spidey; a una mujer le robaban el maletín y quién tenía que ir a buscarlo? el salame de Peter Parker; se robaban un camión blindado y quién estaba ahí para salvar el día? tu amigable vecino el Hombre Araña. Sentíamos que nuestro personaje tenía que estar a disposición de la gente y había algo nuestros que de alguna manera nos obligaba a cumplir actividades tan mundanas, incluso cuando nos resultaban super repetitivas. Es el castigo de cualquier héroe.

Por otro lado en este mundo abierto había cientos de “tokens” para agarrar en edificios y también en rascacielos, algo que era extrañamente entretenido ya que involucraba lo mejor que tenía el juego a nivel mecánicas. Me refiero a todo lo que tenía que ver con trepar edificios y lo transversal. Nuestra curiosidad se exprimía al palo y el control de personaje nos impulsaba a fijarnos si debajo de cierto puente había algo por agarrar. Pasé horas y horas encontrando cada uno de estos items; no me arrepiento de nada.

Honestamente no sé cuán bien se sostenga su jugabilidad; tampoco sé qué me va a resultar ver su mundo abierto en la actualidad. Nueva York estaba recreada bastante fiel para la época, pero ahora nos debe resultar una serie de cajas una al lado de la otra sin mucho trabajo. Sin embargo, en mi corazón es uno de esos juegos que por primera vez realmente representaban lo que significaba ser un superhéroe, no sólo al controlarlo, sino también en cuanto a nuestra responsabilidad para con los ciudadanos. Un gran poder conlleva eso que ustedes ya saben y Spider-Man 2 lo entendió a la perfección.