Publicado el

Gratarolama | Juegos gratis para la Pascua

GRATAROLANDIA: La noche de los perritos drifteros

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Aprovechemos el fin de semana largo que se viene para disfrutar de esta nueva tanda de juegos

Estamos ante una semana corta, coronada por las celebraciones de Pascua que nos ofrecen un fin de semana largo para disfrutar en familia… o con la selección de juegos de hoy, que incluye un par de ingeniosos plataformeros, un simple pero desafiante juego de autitos, y una breve e intensa aventura en el que el audio es nuestro aliado más grande. ¿Listos? ¡A jugar!

 

Moonlight

Hay que admirar el minimalismo cromático de Moonlight, cuyo tono oscuro absoluto cubre fondos, plataformas y hasta al protagonista, un pequeño monigote de bufanda roja. Nuestra única arma contra el negro infinito es el radio de luz de la luna, que cae del cielo para volverse un orbe que podemos cargar y lanzar por ahí, luego atrayéndola hacia nosotros para recuperarla. Y eso es todo.

No se fíen, sin embargo, de que esta aventura plataformera sea sencilla. Con sus pocas y contadas mecánicas consigue mucho más de lo que uno esperaría, haciéndonos navegar por laberintos oscuros e intentando dar luz a los faroles que se ocultan en la penumbra, para así abrir el portal a la próxima escena. Su esquema de control es bien sencillo pero también muy ajustado, dándonos una jugabilidad sólida y un desafío tentador.

Simple y atrapante; una gran primera propuesta para la colección de hoy.

 

Pet the Pup

¿Mucha oscuridad? Pasemos a algo más colorido, entonces. Pet the Pup nos invita a una fiesta en la que no conocemos a nadie, pero entonces nos llega el rumor de que hay un perrito en algún lugar de la casa. ¡Hay que darle una palmadita! Con ese sencillísimo concepto nos lanzamos de cabeza a una inusual aventura en primera persona en la que nuestra misión es recorrer estas laberínticas residencias y encontrar a su canino habitante antes de que se termine el tiempo.

Para ayudarnos en nuestra odisea tendremos que valernos del oído, ya que el perrito de cada nivel ladrará cada pocos segundos, y dependiendo de la dirección del sonido y de su intensidad sabremos si nos estamos acercando, o no, a nuestro objetivo. Si damos con el adorable animalito se nos recompensará con un leve aumento de tiempo y pasaremos directo a la próxima escena. Repetir y enjuagar hasta quedarnos sin tiempo.

Hay que destacar el colorido apartado gráfico y la enorme colección de perritos a encontrar; y cada uno habilita sus datos en un listado general en el menú principal del juego. Una experiencia simpática que nos puede alegrar el rato.

 

Abskur

Uy, qué genial es este juego, y qué difícil va a ser explicarlo en texto. Digamos que si pensaban que el sistema de guía auditiva de Pet the Pup era bueno, entonces tienen que jugar Abskur y redescubrir el potencial de un excelente sistema de audio. Antes de proseguir es mi deber advertir que este juego requiere de auriculares para apreciar a pleno la experiencia; y si pueden jugar con gamepad, mucho mejor. ¿Listos? Arranquemos…

Abskur es un juego breve. Brevísimo. Es una pantalla estática colmada de paredes y nuestra misión es encontrar los tres símbolos numéricos. Eso es “todo”. La primera dificultad es que el laberinto se encuentra sumido en la oscuridad más absoluta. ¿Cómo encontramos los símbolos, entonces? Escuchando, ya que recibiremos una constante señal auditiva que nos indicará la dirección en la que debemos movernos, volviéndose más intensa cuanto más nos acercamos a nuestro objetivo.

Pero hay más. A medida que pasa el tiempo aparecerán en el laberinto algunas entidades luminosas, enemigos cuyas lumbres se proyectarán en las diferentes paredes del lugar. Si nosotros entramos al área de luz, el enemigo se “apagará” y pasará a perseguirnos en la penumbra, sintiendo nosotros su acercamiento mediante vibraciones del gamepad (no hay forma de detectarlos al jugar con teclado).

Con esos pocos elementos, Abskur nos da una clase magistral de cómo generar suspenso intenso apenas con un impecable trabajo de audio y un correcto feedback desde el propio gamepad. Totalmente recomendado.

 

One Tap Drift

Mucha oscuridad, pasemos a algo más alegre. ¡Esto es One Tap Drift!, un juego con un concepto simplísimo: con apenas un botón (o un “tap”) haremos que nuestro autito de carrera gire a la derecha, haciendo drifting en esta pista circular.

No se dejen engañar, el juego es extremadamente desafiante. Uno debe aprender a iniciar y finalizar el drifting en los momentos precisos, y el hecho de contar con un único comando no lo hace para nada fácil. De hecho, no poder girar a la izquierda para corregir el rumbo implica que apretar el botón medio segundo más de lo necesario es una sentencia al game over.

One Tap Drift está diseñado para sesiones cortas, para dejar pasar algunos minutos, especialmente en dispositivos móviles; pero también hay una sensación de maestría—de autosuperación—en conseguir tomar la primera curva de manera correcta… y luego una vuelta completa… y luego dos vueltas seguidas… y todo así. Mejor aún, el juego cuenta con un par de modos especiales para variar un poquitín la experiencia, manteniendo siempre su simple esquema de control. Un gran juego para probar y entretenernos de a ratitos.

 

suteF

Ya que venimos saltando de juego oscuro a juego colorido, sigamos la tendencia y conozcamos suteF (“Fetus” al revés), una aventura plataformera de ingenio con mecánicas bastante peculiares.

En su núcleo, el objetivo de cada nivel es alcanzar la pantalla estática del televisor para así pasar a la próxima escena. El problema está en lidiar con una de las ambientaciones más opresivas en un título de este género. Pantalla tras pantalla, el juego nos va presentando nuevas mecánicas y desafíos, pero también van saltando algún que otro cambio súbito en la forma en que se presentan los niveles.

Sé que estoy sonando un poco confuso en mis explicaciones, pero es el propio juego el que dificulta hacerle justicia en su apartado audiovisual. Me limitaré a decir que suteF es un muy competente plataformero de ingenio en el que el impacto visual no es inmediatamente evidente, pero que está allí, listo a saltarnos al cuello en el momento menos esperado. Vayan y prueben… y no me culpen a mí por las pesadillas.

 

The Pedestrian (DEMO)

Culminemos la más que satisfactoria colección de esta semana con una Demo muy interesante. Se trata de The Pedestrian, una aventura plataformera en la que nuestro protagonista es… el monigote de un cartel indicador.

Sí, es así de ridículo: un monigote que puede pasar de cartel a cartel, pero que necesita de nuestra ayuda para realizar conexiones entre los mismos. Las secuencias de plataformas se ven interrumpidas por instancias de ingenio en las que debemos unir puertas y escaleras entre diversos carteles, a fin de formar un camino que nuestro monigote debe navegar. En un principio esto es bien sencillo, pero una muy correcta curva de dificultad irá complicando las cosas hasta enfrentarnos a verdaderos desafíos para pensar.

Hay que destacar la gran originalidad del título, desde su ambientación hasta su calidad en cuanto a sistemas de control. La verdad es que es una Demo muy buena y nos da muchas ganas de jugar el juego completo, que parece que va a salir a mediados de este año; aunque ya tuvo un atraso previo, el año pasado. A cruzar los dedos.

 

Nada más queda por decir, excepto que hemos pasado por otra tanda de buenos juegos gratuitos. Será hasta la próxima, entonces; una vez que hayamos superado el coma gástrico inducido por los huevos de chocolate y las roscas de Pascua. Felices fiestas a todos, y hasta que nos volvamos a dar una panzada de estas experiencias gratarolas.